miércoles, 7 de diciembre de 2016

Los independentistas gallegos se echan las manos a la cabeza

Independentistas gallegos en el banquillo
Juan Manuel Olarieta

Sí, el quinto aniversario de las detenciones de los cuatro independentistas gallegos Eduardo Vigo, Roberto Rodríguez, Maria Osorio y Antom Santos, acusados de pertenecer a “Resistência Galega” era una buena oportunidad para hacer balance, pero el artículo “Cinco años de represión y criminalización del independentismo gallego” (*) está muy lejos de haberse acercado a lograrlo.

La continua referencia a que “es la primera vez que ocurre algo así” sólo tiene un pequeño desafase de 80 años. Ni empezó en 2011, ni empezó en Galicia, ni tampoco se va quedar ahí. Lo peor que les puede ocurrir a los independentistas gallegos es que se crean el ombligo del mundo cuando ni siquiera son el ombligo de España (afortunadamente para ellos).

No hay nada más frustrante que comprobar que los nacionalistas gallegos no saben ni a qué ni a quién se están enfrentando, y cuando su adversario se esfuerza por dejarles las cosas muy claras con detenciones, juicios y encarcelamientos, meten la cabeza debajo del ala y denuncian que esas “injusticias” sólo les suceden a ellos. ¿Acaso a otros les dejan la vía libre?, ¿a los anarquistas?, ¿a los titiriteros?, ¿a los raperos quizá?

Que el Estado considera como terrorista a todo aquel que, como bien dice el artículo, “cuestione el sistema capitalista” es tan viejo como el mismo capitalismo y por eso en España la Primera Internacional se prohibió desde su aparición en 1869, o sea, hace un siglo y medio. Por eso mismo, en las cárceles purgan largas condenas quienes no se limitan a “cuestionar”, sino que luchan y se enfrentan al capitalismo y a su Estado.

De la misma manera, hay que poner de manifiesto que hay otros que no padecen esa misma represión, y el artículo debería preguntarse por qué motivo. ¿Será que hay anticapitalistas que en realidad no cuestionan el capitalismo?, ¿será que hay independentistas que no cuestionan la unidad del Estado?, ¿qué diferencia a unos, los represaliados, de los otros, los tolerados?

Si hasta 2013 Ceivar no se apercibió de que la Audiencia Nacional mantiene una cacería “de militantes de todo tipo de organizaciones que hasta ahora operaban legalmente”, como afirma el artículo, será porque sus miembros nunca han leído los periódicos, ni escuchado la radio, ni visto la televisión. Desde su mismo origen hace 40 años, es la especialidad de ese tribunal. Es más, Ceivar debería tomar nota de que ha habido organizaciones, dentro y fuera de Galicia, que nunca han podido “operar legalmente” a lo largo de su historia, lo cual les debería llevarse a preguntar: si ha habido organizaciones que han podido “operar legalmente” hasta ahora, ¿qué ha cambiado para que ya no puedan hacerlo?

El artículo incurre en una repetición de la monserga de cada día: en España las personas tienen derechos y libertades, aunque ocasionalmente los mismos resultan violados. Pero al mismo asegura que esa violación es “permanente”, lo cual es una contradicción. Pues bien, sepan que en Galicia no hay ninguna clase de derechos en absoluto para todos aquellos que luchan contra el capitalismo y su Estado centralista. En otras palabras, lo “permanente” es la falta de derechos y lo que ha ocurrido con los independentistas gallegos no es una ninguna excepción sino la regla general.

Después de 80 años es increíble que aún haya alguien en Galicia que se eche las manos a la cabeza y siga haciendo aspavientos, como si estuviera ante algo sorprendente, de tal manera que cada vez todo parezca empezar de nuevo. Lo de Alfon fue un caso único, lo de Bódalo también. Entonces hay que pedir la libertad de cada uno de ellos, y mucho mejor si es por separado, si se crea un comité de colegas para pedir la libertad de uno de ellos, o del otro, o la de los anarquistas de la Operación Pandora, o la de esos 30 que han sido acusados de enaltecimiento del terrorismo por su solidaridad con los gallegos represaliados. ¿No ha oído hablar el autor del artículo de una Operación Araña que ha conducido ante la Audiencia Nacional a decenas de “enaltecedores del terrorismo”?, ¿a quiénes incluye y quiénes deja fuera del recuento?, ¿por qué motivo?

Siempre he entendido que quienes piden la liberación de unos u otros presos, lo mismo que quienes reclaman una “amnistía social” no quieren ser confundidos con “los terroristas de verdad”, con aquellos que sí se han propuesto acabar con el capitalismo. Opino además que con su pronunciamiento lo que quieren es que los otros, “los terroristas de verdad”, permanezcan encerrados de por vida. Es una reedición de la traición de la transición: que salgan unos a costa dejar a los otros dentro.

Los independentistas gallegos, según el artículo que comento, ni siquiera llegan hasta ese punto. No exigen salir de la cárcel sino “sólo” cambiar de cárcel, que los encierren en una más cercana a su lugar de residencia. Seguramente es porque tienen bien asumida su condición de reclusos. Incluso se ha creado una asociación (Que voltem para a casa!) con tal fin, en la que es posible que califiquen como “casa” a lo que no es más que una cárcel inmunda. Si se refieren a otra cosa, ¿por qué no hablan de la liberación de los presos independentistas, o sea, de la amnistía total?

(*) https://borrokagaraia.wordpress.com/2016/12/03/galiza-cinco-anos-de-represion-y-criminalizacion-del-independentismo-gallego/

Cartel pegado en el Metro de Madrid en 1978

martes, 6 de diciembre de 2016

Turquía se dirige a China, Rusia e Irán para acabar con el imperio del dólar

El primer ministro turco Binali Yildirim ha viajado hoy a Moscú, donde se ha entrevistado con Putin para incrementar los intercambios comerciales entre ambos países, que quedaron paralizados el año pasado tras el derribo de un avión ruso en Siria.

El cerco internacional está frenando la espectacular acumulación de capital de Turquía de los últimos años. El mes pasado disminuyeron tanto las exportaciones como las importaciones. Una vez que la Unión Europea ha cerrado las puertas a Turquía de manera definitiva, el gobierno de Erdogan sólo puede contar con tres países, China, Rusia e Irán para relanzar sus exportaciones. Son los únicos que mantienen sus mercados abiertos para ellos.

Según el sitio alemán Deutsche Wirtschafts Nachrichten (*), Erdogan quiere la cuadratura del círculo: sostener su divisa nacional y mantener tipos de interés bajos. Pero el viernes la lira turca se desplomó, alcanzado sus cotas más bajas frente al dólar. Desde el golpe de Estado de este verano ha perdido una quinta parte de su valor frente a la moneda estadounidense. El mantenimiento del dólar en el comercio internacional arruina la economía turca.

Además, con una inflación del 7 por ciento el capital financiero presiona para elevar los tipos de interés y el mes pasado el Banco Central de Turquía tuvo que elevarlos.

El viernes la bolsa de Estambul anunció que, para mantener la moneda, se disponía a convertir en liras todas sus reservas de oro. Al mismo tiempo, quiere llegar a un acuerdo con China, Rusia e Irán para utilizar su divisa en los intercambios con esos tres países.

Debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, Rusia también está interesada en el uso de las dos divisas nacionales en el comercio bilateral. Si el país compra petróleo y gas en rublos y a cambio Rusia adquiere los artículos fabricados en Turquía en liras, eso contribuiría a la estabilidad de ambas divisas, dice el Deutsche Wirtschafts Nachrichten.

El Presidente turco se ha dirigido a China, Rusia e Irán para exponerles su plan. Los bancos centrales de los tres países ya están estudiando la propuesta, que cuenta con implantar la libre circulación tanto de la lira como del rublo en las transacciones de exportación e importación.

Al mismo tiempo, Erdogan ultima los pasos necesarios para incorporarse a la Organización de Cooperación de Shanghai.

(*) https://deutsche-wirtschafts-nachrichten.de/2016/12/04/tuerkei-will-russland-ausstieg-aus-dem-dollar-vorschlagen/

La campaña de la OTAN contra la libertad de expresión

Thierry Meyssan

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 vinieron, simultáneamente, un estado de emergencia permanente y una serie de guerras. Como escribí en aquel momento, la teoría según la cual todo fue concebido y organizado por un puñado de yihadistas desde una cueva en Afganistán no resiste el más mínimo análisis. Todo hace pensar, por el contrario, que los atentados del 11 de septiembre fueron organizados por una facción del complejo militaro-industrial.

De ser cierto este análisis, los subsiguientes sucesos sólo podían conducir a la represión en Estados Unidos y en los países aliados de esta potencia.

Quince años después, la herida que abrí en aquel momento sigue sin cerrarse, incluso se abrió aún más a raíz de nuevos acontecimientos. Al Acta Patriótica y las guerras por el petróleo se sumaron las primaveras árabes”. La mayoría de la población estadounidense no sólo ha dejado de creer en lo que le dice su gobierno desde el 11 de septiembre de 2001 sino que, al votar por Donald Trump, acaba de expresar su rechazo al Sistema posterior al 11 de septiembre.

Resulta que yo abrí el debate mundial sobre los atentados del 11 de septiembre, que fui miembro del último gobierno de la Yamahiriya Árabe Libia y que tengo la oportunidad de relatar –desde el lugar de los hechos– lo que está sucediendo en la guerra contra Siria. Al principio, la administración estadounidense creyó que podía detener el incendio acusándome de escribir cualquier cosa por dinero y atacándome donde duele, o sea el portamonedas. Pero mis ideas han seguido extendiéndose.

En octubre de 2004, cuando 100 personalidades estadounidenses firmaron una petición reclamando que se reabriera la investigación sobre los atentados del 11 de septiembre, Washington empezó a inquietarse [1]. En 2005, reuní en Bruselas más de 150 personalidades del mundo entero –entre las que se hallaban invitados sirios y rusos, como el general Leonid Ivashov, ex jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas de la Federación Rusa– para denunciar a los neoconservadores mostrando que el problema estaba alcanzado proporciones globales [2].

Bajo el mandato de Jacques Chirac, los servicios de la presidencia de la República Francesa se preocuparon por mi seguridad. Pero en 2007 la administración Bush solicitó mi eliminación física al nuevo presidente francés Nicolas Sarkozy. Cuando un amigo personal, oficial y miembro del estado mayor, me advirtió sobre la respuesta positiva de Sarkozy, supe que no tenía más camino que el exilio. Otros amigos –en aquel momento llevaba 13 años como secretario nacional del Partido Radical de Izquierda– acogieron mi decisión con incredulidad, mientras que la prensa me acusaba de paranoia. Pero nadie vino públicamente a prestarme ayuda. Encontré refugio en Siria y viajo por el mundo evitando cuidadosamente los territorios de la OTAN, además de haber escapado a numerosos intentos de asesinato o de secuestro. A lo largo de 15 años, he abierto debates que se han generalizado. Siempre me han atacado cuando estaba solo. Pero cuando mis ideas han encontrado eco, han sido miles las personas que se han visto perseguidas por haberlas compartido y desarrollado.

Fue en aquella misma época cuando Cass Sunstein –el esposo de la embajadora de Estados Unidos en la ONU, Samantha Power [3]– redactó con Adrian Vermeule un trabajo, destinado a las universidades de Chicago y Harvard, sobre cómo luchar contra las “teorías de la conspiración” [4], y así designan el movimiento que inicié. En nombre de la “libertad” ante el extremismo, los autores de aquel trabajo definen en su texto todo un programa destinado a liquidar la oposición:

“Podemos imaginar fácilmente una serie de respuestas posibles.

1. El gobierno puede prohibir las teorías de la conspiración.
2. El gobierno pudiera imponer una especie de gravamen, financiero o de otro tipo, a quienes difundan esas teorías.
3. El gobierno pudiera implicarse en un contra-discurso para desacreditar las teorías del complot.
4. El gobierno pudiera comprometer a partes privadas creíbles para que se impliquen en un contra-discurso.
5. El gobierno pudiera implicarse en la comunicación informal con las terceras partes y estimularlas” [5].

La administración Obama dudó en asumir públicamente esa opción. Pero, en abril de 2009, propuso en la Cumbre de la OTAN organizada en Strasbourg-Kehl la creación de un servicio de “Comunicación Estratégica”. Incluso expulsó de la Casa Blanca al célebre abogado Anthony Jones, en 2009, por haberse expresado sin rodeos sobre ese tema [6].

El proyecto de creación del servicio de comunicación estratégica de la OTAN estuvo engavetado hasta que obtuvo el apoyo del gobierno letón. Y finalmente ese servicio se instaló en Riga, bajo la dirección de Janis Karklins –por demás responsable en la ONU de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información y del Foro sobre la Gobernanza de Internet. Concebido por los británicos, ese servicio cuenta con la participación de Alemania, Estonia, Italia, Luxemburgo, Polonia y el Reino Unido. Al principio, se limitó a incrementar los estudios sobre el tema.

Pero todo cambió en 2014, cuando el think tank de la familia Jodorkovsky, el Institute of Modern Russia (Instituto sobre la Rusia Moderna), con sede en Nueva York, publicó un análisis de los periodistas Peter Pomerantsev y Michael Weiss [7]. Según ese informe, Rusia ha desplegado en el exterior un vasto sistema de propaganda. Pero, en vez de tratar de construirse una imagen favorable –como en tiempos de la guerra fría–, Moscú ha decidido ahora inundar Occidente con “teorías conspirativas” para sembrar confusión. Los autores del trabajo afirman que esas “teorías” ya no abordan solamente el tema del 11 de septiembre sino también la cobertura periodística de la guerra contra Siria.

En un esfuerzo por reactivar el antisovietismo de la guerra fría, ese informe marcaba el inicio de una inversión de valores. Hasta entonces, la clase dirigente estadounidense sólo trataba de disimular el crimen del 11 de septiembre atribuyéndolo a unos cuantos barbudos sin importancia. Ahora se trata de acusar a un Estado extranjero de ser responsable de los nuevos crímenes que Washington ha cometido en Siria.

En septiembre de 2014 el gobierno británico creó la 77 Brigada: una unidad encargada de contrarrestar la propaganda extranjera. Esa 77 Brigada británica se compone de 440 militares y más de un millar de civiles provenientes del ministerio británico de Exteriores, así como del MI6, del organismo de cooperación externa y de la Stabilisation Unit. Y no se conocen sus objetivos. Esa brigada trabaja con la 361st Civil Affairs Brigade del Ejército de Estados Unidos, con bases en Alemania e Italia. Ambas unidades militares estaban siendo utilizadas para sabotear los sitios web occidentales que tratan de dar a conocer la verdad sobre el 11 de septiembre y sobre la guerra contra Siria.

A principios de 2015, Anne Applebaum –esposa del ex ministro de Defensa de Polonia Radosław Sikorski– creó en el Center for European Policy Analysis (Centro de Análisis de la Política Europea), con sede en Washington, una unidad designada como Information Warfare Initiative (Iniciativa sobre la Guerra de la Información) [8]. Su objetivo inicial era contrarrestar la información rusa en el centro y el este de Europa. La señora Applebaum puso esa iniciativa en manos del ya mencionado Peter Pomerantsev y de Edward Lucas, uno de los jefes de redacción de la conocida publicación The Economist.

Aunque Pomerantsev es a la vez coautor del informe del Institute of Modern Russia y uno de los dos principales responsables de la Information Warfare Initiative, ahora resulta que ya no habla del 11 de septiembre y que tampoco considera ya la guerra contra Siria como un tema central sino sólo como un tema recurrente que permite “percibir” la acción del Kremlin. Este personaje concentra sus ataques sobre el canal de televisión Russia Today y la agencia de prensa Sputnik, dos órganos de prensa públicos rusos.

En febrero de 2015, le llega a la Fondation Jean Jaures –think tank del Partido Socialista francés y contacto de la National Endowment for Democracy (NED)– su turno de publicar una Nota titulada Conspirationnisme, un état des lieux [9]. Pasando por alto todo lo sucedido alrededor de Rusia, esa Nota toma el debate en el punto donde lo había dejado Cass Sunstein y propone simple y llanamente prohibir que los “conspiracionistas” puedan expresarse. Por su parte, la ministra de Educación de Francia organiza talleres en las escuelas para advertir a los alumnos en contra de los “conspiracionistas”.

El 19 y el 20 de marzo de 2015, el Consejo Europeo pide a la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, que prepare un plan de “comunicación estratégica” para denunciar las campañas de desinformación de Rusia sobre Ucrania. El Consejo no mencionaba ya ni el 11 de septiembre, ni la guerra contra Siria sino que cambiaba de objetivo para concentrarse en Ucrania

En abril de 2015, la señora Mogherini crea un Servicio Europeo para la Acción Exterior (EEAS, siglas en inglés) que no es otra cosa que una unidad de Comunicación Estratégica dentro de la Unión Europea [10]. Esa estructura está bajo la dirección de un británico agente del MI6, Giles Portman, y distribuye a numerosos periodistas europeos, dos veces por semana, toda una argumentación que supuestamente demostraría la mala fe de Moscú, argumentos que posteriormente aparecen publicados en los medios de difusión europeos.

A partir de su creación, el Centro de Comunicación Estratégica de la OTAN se vincula a un servicio del Atlantic Council: el Digital Forensics Research Lab. La OTAN redacta un Manual de Comunicación Estratégica, cuyo objetivo es coordinar y reemplazar todo el dispositivo anterior en materia de Diplomacia Pública, de Relaciones Públicas (Public Affairs), de Relaciones Públicas Militares, de Operaciones sobre los Sistemas Electrónicos de Comunicación (Information Operations) y de Operaciones Sicológicas.

Bajo la inspiración de la OTAN, Anna Fotyga, la ex ministra de Exteriores de Polonia, ahora convertida en eurodiputada, lleva al Parlamento Europeo una resolución –adoptada el 23 de noviembre de 2016– sobre “la comunicación estratégica de la Unión [Europea] tendiente a contrarrestar la propaganda dirigida contra ella por terceros” [11]. Obsérvese que existe un nuevo desplazamiento del blanco: ya no se trata de contrarrestar el cuestionamiento sobre el 11 de septiembre –asunto de hace 15 años–, ni tampoco el cuestionamiento de la guerra contra Siria sino de crear una mezcolanza entre la impugnación de los acontecimientos en Ucrania y el discurso del Emirato Islámico (Daesh). Y se vuelve así al punto inicial: quienes cuestionaban el 11 de septiembre trataban, según la OTAN, de rehabilitar a al-Qaeda; quienes le hacen el juego a Rusia tratan de destruir a Occidente, como lo hace Daesh. Pero no importa que la OTAN esté apoyando a al-Qaeda en el este de Alepo.

Dado a conocer el 24 de noviembre de 2016 en un sonado artículo del Washington Post [12], un misterioso grupo llamado Propaganda or Not? ha elaborado una lista de 200 sitios web –entre ellos Voltairenet.org– a los que el Kremlin supuestamente ha confiado la tarea de repercutir la propaganda rusa y confundir a la opinión pública estadounidense hasta el extremo de llevarla a votar por Donald Trump.

Propaganda or Not? no publica los nombres de sus responsables, pero dice reunir en su seno a 4 organizaciones: Polygraph, The Interpreter, el Center for European Policy Analysis y el Digital Forensic Research Lab.

- Polygraph es un sitio web de la Voice of America [13], la radio y televisión pública de Estados Unidos bajo control de la Broadcasting Board of Governors.
- The Interpreter es la revista del Institute of Modern Russia, ahora difundida por la Voice of America.
- El Center for European Policy Analysis es un apéndice de la National Endowment for Democracy (NED) dirigido por Zbigniew Brzezinski y Madeleine Albright.
- Digital Forensic Research Lab es un programa del Atlantic Council.

En un documento divulgado por Propaganda or Not?, esta falsa ONG nacida de varias asociaciones financiadas por la administración Obama señala al enemigo: Rusia. Y acusa a ese país de haber dado origen al movimiento a favor de la verdad sobre los atentados del 11 de septiembre y de los sitios web de apoyo a Crimea y Siria.

El 2 de diciembre de 2016, el Congreso de Estados Unidos votó un ley que prohíbe toda cooperación militar entre Washington y Moscú. En pocos años, la OTAN ha reactivado el maccarthysmo.

Notas:

[1] 100 personalidades impugnan la versión oficial sobre el 11 de septiembre, Red Voltaire, 25 de noviembre de 2004.
[2] Axis for Peace, Red Voltaire.
[3] La cara oculta de la administración Obama, por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 10 de noviembre de 2015.
[4] También llamadas indistintamente “teorías del complot”, “teorías conspirativas”, “teorías conspiracionistas” o “teorías complotistas”. Nota del Traductor.
[5] Conspiracy Theories, Cass R. Sunstein y Adrian Vermeule, Harvard Law School, 15 de enero de 2008.
[6] 11 de septiembre: Obama se separa de uno de sus consejeros, Red Voltaire, 14 de septiembre de 2009.
[7] The Menace of Unreality: How the Kremlin Weaponizes Information, Culture and Money, Peter Pomerantsev & Michael Weiss, The Interpreter/ Institute of Modern Russia, 2014.
[8] Information Warfare Initiative, sitio web oficial.
[9] El Estado contra la República, por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 9 de marzo de 2015.
[10] La propaganda de la Unión Europea contra Rusia, Red Voltaire, 5 de julio de 2016.
[11] Resolución del Parlamento europeo sobre la comunicación estratégica de la Unión para contrarrestar la propaganda de terceros en su contra, Red Voltaire, 23 de noviembre de 2016.
[12] Russian Propaganda Effort Helped Spread ’Fake News’ During the Election, Experts Say, Craig Timberg, The Washington Post, 24 de noviembre de 2016
[13] El autor se refiere a La Voz de los Estados Unidos de América, también conocida en español como La Voz de América o La Voz de las Américas. Nota de la Red Voltaire.

Fuente: http://www.voltairenet.org/article194331.html

China e Irán se convierten en los próximos objetivos de los ataques del imperialismo estadounidense

Zarif, ministro iraní de Asuntos Exteriores
La política exterior de Estados Unidos en el Pacífico siempre ha sido la clave de bóveda de toda su política exterior y, por lo tanto, sirve para medir la dosis de cambios que Trump va a poner en marcha. Hasta ahora ha anunciado que no ratificará el Tratado Trans-Pacífico que, como ya hemos expuesto, se puede interpretar de varias formas posibles.

En todas esas distintas interpretaciones está presente China y la segunda acción de Trump, su contacto con el gobierno de Taipeh, lo ha vuelto a poner de manifiesto. Es una provocación directamente enfilada contra el gobierno de Pekín, que ya se ha puesto en marcha para contrarestar la política de Trump en Extremo Oriente, que se encamina hacia una desestabilización parecida a la de Oriente Medio.

La primera reacción de China ha sido ratificar el bloque con Rusia e Irán, votando contra la propuesta española en el Consejo de Seguridad de la ONU para imponer un alto el fuego en Alepo que impida la derrota de las fuerzas yihadistas.

La segunda ha sido una decidida declaración de apoyo a Irán en contra de Estados Unidos emitida ayer por el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi: los cambios internos -ha dicho- no deben afectar a los acuerdos externos, en referencia a la discusión en el Senado de Estados Unidos de un nuevo paquete de sanciones contra el gobierno de Teherán.

Como es habitual, Estados Unidos no tiene en cuenta que en el acuerdo nuclear con Irán intervienen otras potencias, auténticos convidados de piedra. Su papel de garantes tenía por objeto -unico y exclusivo- vigilar a Irán, dejando a Estados Unidos con las manos libres.

El homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif, estaba presente en Pekín en ese momento, por lo que la indirecta del gobierno chino no lo parecía tanto. Sin embargo, los más retorcidos, como nosotros, leemos entre líneas y sospechamos que es posible que Wang Yi aludiera al propio Tratado Trans-Pacífico para decirles a los vecinos asiáticos que Estados Unidos no es un aliado fiable, que sus decisiones dependen del inquilino de la Casa Blanca.

Por su parte, el iraní habló claro, una vez más porque Estados Unidos no le deja otra opción. Después de afirmar que Irán tiene el mismo punto de vista que China, Zarif aseguró que ellos no pueden admitir una violación unilateral del acuerdo nuclear. “Pero si una parte lo hace, Irán tiene sus propias opciones”, advirtió.

Desde la “revolución verde” de 1979, Irán ha venido manteniendo el mismo planteamiento erróneo que Rusia desde los tiempos de la URSS: siempre han creído que haciendo concesiones a Estados Unidos podían calmar su voracidad. El gobierno de Irán depuso a Ajmadineyad, un “duro”, para lograr el acuerdo nuclear y salir del ostracismo y el bloqueo.

No ha servido para nada; el Senado ha aprobado otro paquete de sanciones que durarán otros 10 años y Trump está dispuesto a ceder en Siria sólo para apretar las clavijas en Irán aún más.

En Teherán los distintos gobiernos han ido tejiendo pacientemente un largo recorrido lleno de concesiones para acabar en el mismo punto en el que habían empezado. Sus esfuerzos no han servido para nada.

Más información:

lunes, 5 de diciembre de 2016

Los yihadistas de Alepo negocian su rendición en secreto

El Stalingrado sirio está a punto de caer. Según Ria Novosti (*), las milicias terroristas de Alepo han iniciado conversaciones con el ejército regular sirio para deponer las armas. La victoria del ejército sirio en Alepo es el principio del fin, de cinco años de pesadilla.

En estos últimos días el cerco sobre las posiciones yihadistas en Alepo se ha ido estrechando progresivamente. Diezmados, agotados y desmoralizados, tanto el Califato Islámico como el Frente Al-Nosra buscan un agujero para salir de la ratonera.

Ya no controlan más que una tercera parte de lo que desde 2012 fue el frente de Alepo. La población civil ha abandonado la ciudad por completo, poniendo de manifiesto, por un lado, que los yihadistas carecían de ningún apoyo en ella y, por el otro, cinco años de falsedades de la prensa mundial.

Recientemente fuentes sirias ha anunciado también una amnistía para 2.500 yihadistas que en diversas localidades se rindieron y entregaron el armamento pesado al ejército regular.

El final de Alepo es el final del mito de la “oposición moderada” en Siria. Esta tarde, en una rueda de prensa en Moscú, Lavrov ha dicho que quienes no se rindan en Alepo “serán tratados como terroristas”. Entonces, ¿cómo ha sido tratados hasta ahora?

Mientras tanto, en las redes sociales los terroristas se echan las culpas los unos a los otros, en lo que tiene todo el aspecto de una desbandada de la que les costará reponerse.

Se acusan mutamente de estar negociando y de romper la unidad que hasta la fecha había primado entre todos ellos. Hablan de traición y de cobardía al mismo tiempo. Unos dicen que los otros se han “pasado” al oeste de Alepo.

La prensa rusa dice también que, ante el inminente final, Kerry se esfuerza por llegar a un acuerdo de última hora que guarde las apariencias del mayor fracaso cosechado por el gobierno de Obama.

Pero las campanas al vuelo que llegan desde Moscú tienen poco que ver con la Navidad. Como decimos, es sólo el principio del fin. Alepo sólo acaba con el mito -tan pacientemente cultivado- de la “oposición moderada”. La experiencia de las últimas intervenciones imperialistas en Afganistán, Irak y Libia lo que demuestra es que las guerras ya no tienen fin; sólo cambian de forma.

(*) https://ria.ru/syria/20161205/1482836041.html

La Liga Árabe acusa a Turquía de haber creado el Califato Islámico

Gheit, secretario general de la Liga Árabe
La semana pasada el secretario general de la Liga Árabe, el egipcio Ahmad Abul Gheit, acusó a Turquía de permitir la creación del Califato Islámico en Siria y su extensión a Irak. Abul Gheit aseveró que Ankara permitió a miles de terroristas infiltrarse en Siria a través de su frontera con el fin de derrocar al Gobierno de Damasco.

Turquía tomó estas medidas sabiendo que los salafistas se volverían para perpetrar acciones terroristas en su territorio, añadió el dirigente árabe. En este contexto, señaló que el Califato Islámico gana dinero al vender a Turquía el petróleo que extrae de las zonas bajo su control en Siria e Irak, y añadió que los yihadistas producían 10.000 barriles de petróleo y los trasladaba a Turquía en camiones.

Abul Gheit añadió que Turquía interviene en las operaciones para la liberación de la ciudad iraquí de Mosul de manos de terroristas, las cuales comenzaron el pasado 17 de octubre bajo la orden del primer ministro de Irak, Haidar Al-Abadi, que ha rechazado la intervención turca en su territorio calificándola de violación de su soberanía.

La Liga Árabe no enseña nada que no supiéramos, con excepción de poner de manifiesto que Turquía no es capaz de salir de su aislamiento. El reciente encuentro entre Lavrov y Davutoglu, su homólogo turco, pone de manifiesto que sólo Rusia es capaz de mejorar las relaciones con sus vecinos, así como el peso creciente de los rusos en todo lo que concierne a Oriente Medio.

Las recientes declaraciones de Erdogan en las que manifestaba que el objeto de la invasión turca de Siria es lograr derrocar a Bashar Al-Assad han removido el fango del fondo. Lavrov le pidió explicaciones a Davutoglu y en Ankara todos los diplomáticos manifestaron su perplejidad, incluidos los turcos.

A partir de entonces en la prensa internacional han vuelto los análisis y contranálisis acerca de la historia más reciente de Turquía, en donde ninguna pieza encaja bien. La mayor parte de ellos aseguran que Erdogan practica una política expansionista en Siria e Irak para recrear el antiguo Imperio Otomano. Hay otros que creemos que lo que está sucediendo es todo lo contrario. Después Siria e Irak lo que ha hecho Erdogan es poner sus bigotes a remojar, o sea, lo que dice el refrán: “Cuando las barbas de tu vecino veas pelar...”

La crisis bancaria explica el apoyo de la Unión Europea a los yihadistas en Siria

La Unión Europea es el epicentro de la crisis capitalista, donde sus consecuencias se muestran de una manera más evidente. Simplemente el Viejo Continente ya no es lo que era. En particular, la crisis sacude a sus bancos más emblemáticos, como el Monte Paschi italiano, el más antiguo, y el Deutche Bank alemán, el más grande.

El Banco Central europeo ya no puede poner más dinero para rescatar un sistema financiero en bancarrota y en Bruselas han llamdo a las puertas de Qatar o, mejor dicho, del fondo soberano Qatar Investment Authority, que es lo mismo. Para poner el dinero encima de la mesa, los jeques han exigido contrapartidas que no son monetarias: exigen que la diplomacia de la Unión Europea se ponga al servicio del yihadismo en Oriente Medio, y de ahí el empeño de los dirigentes europeos contra el gobierno de Bashar Al-Assad.

El fondo soberano qatarí ya tiene importantes inversiones en empresas europeas decrépitas, especialmente en Francia, como EADS, Total, Volkswagen o el London Stock Exchange. Los mismos que financian al Califato Islámico financian a la Unión Europea.

El viernes el Monte Paschi anunció que el canje de 4.300 millones de euros en deuda por acciones le había permitido recuperar mil millones de euros, pero el banco busca otros 5.000 millones más de dinero fresco y no los va a conseguir. El fondo qatarí se había comprometido a poner mil millones en la caja del banco toscano, pero los condicionó al resultado del referéndum constitucional de ayer, que ha supuesto un revés para Matteo Renzi. Este fracaso va a sumergir a Italia en una larga crisis política, el panorama menos propicio para que nadie salga en su ayuda. En Italia sólo cabe esperar que el efecto dominó se lleve por delante todo el sistema financiero.

Lo mismo cabe decir de la bancarrota del Deutsche Bank, según informó el viernes el Wall Street Journal, agobiado por las sanciones del Ministerio de Justicia de Washington. Desde 2014 los accionistas más importantes de banco alemán están vinculados a la familia real qatarí y están dispuestos a acudir a una ampliación de capital para engordar el 10 por ciento que han llegado a controlar desde julio de este año.

La asfixia del capital financiero europeo es lo que explica que la diplomacia de Bruselas se esté subastando al mejor postor, no importando que los beneficiarios sean los sátrapas del Golfo Pérsico, cuyos manejos cuidan de mantener entre bastidores todos y cada de los medios de comunicación. En plena ola de islamofobia Europa se llena de furibundos inversores islamistas. Pero de eso nadie dice nada.

Aparecen en Suiza los restos arqueológicos saqueados en Siria

La Fiscalía General de Suiza ha decomisado varios restos arqueológicos llegados de forma ilegal desde la histórica ciudad siria de Palmira, procedentes de Qatar.

Según el diario británico The Guardian, nueve objetos arqueológicos procedentes de Libia, Siria y Yemen se encontraron en almacenes en el puerto de Ginebra.

Seis de ellos, fechados desde el siglo IV a.n.e. hasta el siglo III d.n.e. llegaron a Suiza desde Qatar y al menos uno de los restos fue enviado desde los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Tres de los restos provienen de Palmira, la ciudad Patrimonio Mundial que tras caer en manos del Califato Islámico en mayo de 2015, fue liberada en marzo de 2016 por las fuerzas sirias.

Además, hay cinco piezas arqueológicas procedentes de Yemen y una de Libia. Entre los objetos confiscados destaca la cabeza de Afrodita y dos bajorrelieves funerarios.

Según la fiscalía de Ginebra, estas piezas arqueológicas fueron almacenadas en los puertos francos entre 2009 y 2010 hasta que en abril de 2013 un control de la administración federal de aduanas sospecharon que eran de procedencia ilegal.

Dichos objetos se conservarán temporalmente en el Museo de Artes e Historia de Ginebra, hasta emitir una resolución de reenviarlas a sus países de origen, informó el representante de la Fiscalía General suiza.

El expolio arqueológico de Oriente Medio comienza con la campaña de Napoleón contra Egipto, que en el siglo XIX llenó los museos europeos de piezas robadas. Los aventureros, arqueólogos, científicos, eruditos, astrónomos, médicos, botánicos, escritores, impresores y orientalistas, formaron parte de un saqueo, que en toda la época colonial alcanzó proporciones gigantescas.

La arqueología se convirtió en una gran negocio y los diplomáticos fueron sus mercachifles, abasteciendo los grandes museos y mercados europeos de Antigüedades y tesoros, muchos de los cuales resultan destruidos. Películas de Hollywood como “Indiana Jones” hicieron una apología abierta del robo y el saqueo colonial de las riquezas de Oriente Medio.

Cuando en 2003 Bagdad cayó en manos de los imperialistas estadounidenses, vaciaron el Museo Nacional de Iraq para vender los restos arqueológicos más imoportantes que la humanidad conserva de sí misma.

Según Interpol y Scotland Yard, el mercado de arte robado y de antigüedades expoliadas representa una cifra astronómica de dólares y constituye la segunda gran fuente de criminalidad organizada tras el tráfico de drogas. Lo que la policía no dice es que los tesoros se roban en oriente y se compran en este “occidente” tan maravilloso al que tanto alaban.

domingo, 4 de diciembre de 2016

La policía francesa quiere licencia para matar

En Francia cada vez son más habituales noticias como la siguiente: ayer la policía detuvo en el barrio de Viry-Châtillon, cerca de París, a dos jóvenes de 17 y 15 años a los que acusa de vender la gasolina con la que el 8 de octubre un grupo de encapuchados prendió fuego a dos furgones de antidisturbios que se disponían a tratar de entrar en el barrio por la noche.

Hacia las 3 de la tarde un comando de unos 15 jóvenes encapuchados atacó a los furgones de la policía con cócteles molotov, hiriendo gravemente a cuatro de los agentes. El fiscal considera que el ataque es un intento de asesinato cometido por una organización de malhechores.

Desde entonces la policía viene praticando redadas indiscriminadas por el barrio, que más bien parecen operaciones de castigo contra los adolescentes. Al más puro estilo mafioso, por la noche los policías derriban las puertas de las viviendas y humillan y golpean a los padres delante de sus hijos.

El ataque contra los vehículos policiales, sobre todo en los barrios de París, es un goteo cotidiano que en cualquier momento puede acabar como en el invierno de 2007-2008, cuando los jóvenes de los barrios más pobres de las ciudades francesas prendieron fuego a infinidad de vehículos de todo tipo aparcados en las aceras.

En las redes sociales es frecuente considerar que la entrada de vehículos policiales en los barrios es una “provocación” que desemboca en redadas, registros y peticiones de documentación acompañadas de insultos y vejaciones.

En los barrios no todas las acciones contra la policía son de tipo armado, aunque proliferan las pintadas y manifestaciones pidiendo que la policía abandone las calles. La consigna más coreada es “¡Madero, fascista, asesino!” En un volante vecinal se puede leer: “Los maderos están aquí para mantener la opresión de la burguesía sobre el proletariado. Por eso todo mundo detesta a la policía”.

Sin embargo, también la policía, que se considera a sí misma como “víctima” de la violencia en los barrios, se manifiesta en las calles, aunque ya no asisten convocados por sus “sindicatos” sino por los fascistas del Frente Nacional. La policía quiere licencia para matar y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, se la va a servir en bandeja, aunque naturalmente tiene que llamarlo de otra manera, mucho más refinada: a finales del mes pasado lo calificó como un derecho de la policía a la “legítima defensa”.

Telecinco se burla de las víctimas del franquismo

El criminal Serrano Súñer
La pervivencia del fascismo en España, a cara descubierta, hace que 80 años después las televisiones sigan haciendo una apología aberrante del genocidio y las matanzas nazis en los campos de concentración.

La asociación Amical Mauthausen considera que con su miniserie “Lo que escondían sus ojos”, Telecinco se burla de las víctimas del franquismo. La ficción, estrenada la semana pasada y basada en la novela homónima de Nieves Herrero, está centrada en la figura del ministro -y cuñado- de Franco Ramón Serrano Suñer, que protagoniza una historia de amor.

La entidad, sin embargo, lamenta que la producción “olvida mencionar que el enamoradizo Ramón de la serie es poco menos que un genocida”. “No sabemos qué escondían sus ojos, pero sí sabemos de primera mano que se esconde en esta serie sobre su protagonismo: el fascismo, el odio y la muerte”.

En un comunicado, la junta directiva de la Amical Mauthausen recuerda que Serrano Suñer, que era “admirador del nazismo”, quiso “borrar” el hecho de que 9.000 ciudadanos españoles pasaron por los campos de concentración nazis, y que de éstos, unos 5.500 perdieron la vida. “5.500 muertos que son responsabilidad directa de Serrano Suñer”, dice la entidad, que señala que el ministro fue “el responsable” que muchos republicanos se convirtieran en presos de Hitler.

“Él y su cuñado, Francisco Franco, permitieron los asesinatos del nazismo, observaron tranquilamente como miles de republicanos eran encerrados y masacrados, sin mover un dedo”, añade el comunicado, y subraya que “los que sobrevivieron, el tétrico ministro no les puso ninguna facilidad”, ya que “consiguió que el régimen franquista no los reconociera como españoles y les negó el regreso al hogar que muchos anhelaban”.

Por este motivo, la entidad considera que “Lo que escondían sus ojos” constituye “una afrenta directa a las víctimas del franquismo y del nazismo y sus familiares”, y “una falta de respeto a todas las personas que trabajan por la recuperación de la memoria histórica”. En palabras de la Amical, el intento de “edulcorar” una figura como la de Serrano Suñer -a quien define como uno de los personajes “más negros” de la historia de España- “es un ataque a todos los principios democráticos”. En consecuencia, la entidad pide “la retirada inmediata” de la serie y una disculpa por parte de Telecinco.

Fuente: http://www.ara.cat/media/LAmical-Mauthausen-Telecinco-burlar-se-franquisme_0_1696630450.html