viernes, 29 de noviembre de 2013

El asesinato de Kennedy 50 años después (6)

La camarilla nazi-zarista de Dallas

Juan Manuel Olarieta


En 1949 De Mohrenschildt obtuvo la ciudadanía de Estados Unidos y se trasladó a Dallas, donde había una colonia de exiliados zaristas que formaban parte de los sectores más reaccionarios de la ciudad.

En la capital del petróleo De Mohrenschildt trabajó como geólogo para diversas empresas, entre ellas Humble Oil, propiedad de Prescott Bush, quien había financiado al partido nazi. Se hizo amigo de su hijo George H. W. Bush, que entonces era a la vez director de Zapata Off Shore y agente de la CIA. Le llamaba "Poppy", un apodo que sólo utilizaban sus más íntimos amigos.

El aristócrata ruso viajó frecuentemente por Latinoamérica y trabajó para la empresa Cubano-Venezolana Oil Voting Trust Company, fundada por William Buckley Sr. Por aquela época conoció a Jack Alston Crichton, uno de los petroleros que negociaron con Batista.

A partir de 1957 comenzaron las reuniones de De Mohrenschildt con J. Walton Moore, jefe local de la CIA en Dallas. En el expediente que conserva la CIA sobre De Mohrenschildt, que está desclasificado, constan sus informes a Moore sobre la Yugoeslavia de Tito.

En 1955 De Mohrenschildt conoció a Jeanne LeGon, con quien se casó en 1959. LeGon era socia de Abraham Zapruder, un capitalista ruso-judío que huyó de la URSS en 1920. Zapruder era uno de aquellos integrantes de la camarilla zarista de Dallas y de dos organizaciones que funcionaban como pantallas de la CIA: The Dallas Council On World Affairs y The Crusade For A Free Europe.

Zapruder filmó el asesinato de Kennedy en Dallas. Su película es la única que registró el crimen en su totalidad y, probablemente, se ha convertido en la película más vista de la Historia. Pero hay preguntas que permanecen sin contestar. En aquella época las cámaras de vídeo no eran de uso tan corriente como ahora. Si el itinerario había cambiado la noche anterior, ¿quién le informó a Zapruder para que estuviera en el sitio exacto a la hora convenida?, ¿quién le indicó que llevara una cámara para grabar el asesinato?

Henry Luce, propietario de las revistas Time y Life, compró la película filmada por Zapruder. Lo lógico es pensar que su objetivo era el de vender los derechos de imagen. Entre sus manos tenía mucho más que la primicia periodística de un acontecimiento histórico. Se trataba de una grabación en directo del asesinato del presidente de Estados Unidos. Pues bien, Luce guardó la grabación bajo llave, que no reapareció hasta que bastantes años después el fiscal Garrison reabrió el caso.

Desde que durante su juventud ambos coincidieron en la universidad, Luce era amigo personal de Bush. Su mujer Claire Boothe Luce, formó parte las operaciones encubiertas de la CIA. Cuando viajaban a Nueva York los mercenarios cubanos de la Operación 40 se alojaban en su casa.

En junio de 1963 De Mohrenschildt se trasladó a Haití, donde la CIA le consiguió un contrato con el gobierno para extraer petróleo. En la operación entraron otros especuladores de baja estofa que luego se hicieron conocidos, como Mohamed Al Fayed, a su vez socio de Bush en Singer, la fabricante de las máquinas a coser. Más tarde a Bush le relacionaron con Khashoggi (cuñado de Mohamed al Fayed y vecino de Marbella) en el asunto Irán-contra.


Los hilos de la trama van tan lejos como el camino que uno quiera recorrer.


jueves, 21 de noviembre de 2013

El asesinato de Kennedy 50 años después (5)

La aristocracia del espionaje nazi en Estados Unidos

Juan Manuel Olarieta


Entre los espías nazis que en la posguerra se pusieron a disposición de la CIA estaba George De Mohrenschildt (1911-1977), que había nacido en Bielorrusia, cerca de la frontera de Polonia. Su padre, el millonario Sergio Alexander De Mohrenschildt, era propietario de la "Branobel Oil Company" en Bakú, en la costa del Mar Caspio. Era también un furibundo zarista que fue detenido y encarcelado poco después de la Revolución de Octubre. En 1921 los bolcheviques le condenaron al destierro en Siberia, pero logró escapar con su familia a Polonia, donde en 1931 se graduó en una academia militar.

En 1938 De Mohrenschildt emigró a Estados Unidos. En Nueva York conoció a la familia Bouvier, incluida la joven Jackie, futura esposa de Kennedy, y se convirtió en un amigo íntimo de su tía, Edith Bouvier Beale.

El espionaje británico informó a la Casa Blanca sobre sus sospechas de que De Mohrenschildt trabajaba para los nazis. También fue acusado de colaborar con el gobierno francés de Vichy. Gracias a Pierre Fraiss, un fascista francés que operaba en Estados Unidos, De Mohrenschildt encontró trabajo en la empresa Shumaker de Nueva York. Trató de comprar petróleo en Texas y California para el gobierno de Petain y también mantuvo relación con personajes execrables, como el criminal de guerra nazi Klaus Barbie, el Carnicero de Lyon.

En 1941 De Mohrenschildt se asoció con la compañía de producción cinematográfica "Film Facts" propiedad de su primo, el barón nazi Konstantin Von Maydell. Gehlen reclutó a Maydell en la posguerra para colaborar en los programas de la CIA para exiliados soviéticos. También reclutó a otros miembros de la red de Maydell para trabajar con las organizaciones de exiliados de Europa del este en Estados Unidos. Maydell dirigía la AFABN (Amigos Americanos de la Naciones del Bloque Antibolchevique), una de las organizaciones más reaccionarias que orquestaba la CIA.

Un informe del FBI de 15 de setiembre de 1942 constata que en aquella época De Mohrenschildt era considerado como "muy pro-nazi". El informe también registra que De Mohrenschildt vivía en Washington con Quinten Keynes, un miembro del espionaje británico, y dos oficiales navales estadounidenses.
Hasta el ataque japonés a Pearl Harbor en diciembre de 1941 Roosevelt no ordenó a Hoover capturar a los agentes alemanes que operaban en Estados Unidos. Sin embargo, Hoover tenía su propio criterio al respecto, que era el mismo de Allen Dulles. Las relaciones de los nazis con las altas esferas políticas de Washington, especialmente con Hoover, siempre fueron estrechas. Hoover estuvo obsesionado por una supuesta "amenaza comunista" desde que en 1919 encabezó la Oficina General de la División de Inteligencia, donde cooperó con los agentes nazis que dominaban la Interpol, la policía internacional con sede en Berlín. Entre otros dirigentes nazis, Heinrich Himmler, Reinhard Heydrich, Arthur Nebe, eran miembros activos de la Interpol.

Aunque le mantuvo bajo vigilancia, Hoover libró a De Mohrenschildt de la cárcel. El espionaje es siempre un recorrido de ida y vuelta. Nunca se ponen todos los huevos en la misma cesta. El hermano mayor de George, Dimitri De Mohrenschildt era un feroz anticomunista, miembro de la OSS y uno de los fundadores de Radio Europa Libre y Amcomlib (alias Radio Liberty) de la CIA.


Todos desempeñaron a la perfección el mismo doble juego. Como buen espía el aristócrata ruso negó cualquier simpatía nazi. Lo que estaba haciendo, en realidad, era rodar una película documental sobre la resistencia en Polonia para recaudar dinero para financiarla. Incluso le dio la vuelta al asunto: solicitó unirse a la OSS y, aunque le rechazaron, se convirtió en un agente doble; ingresó en el servicios de inteligencia de Estados Unidos y siguió manteniendo sus relaciones con organizaciones nazis como ODESSA, que ocultaban a los criminales de guerra.

El artículo puede descargarse desde aquí:

sábado, 16 de noviembre de 2013

El asesinato de Kennedy 50 años después (4)

Operación Paperclip

Juan Manuel Olarieta

Cuando al final de la Segunda Guerra Mundial la avanzadilla del Ejército Soviético llegó hasta el cuartel general del espionaje nazi, lo encontraron vacío. Su máximo dirigente, el general Gehlen, con todo su Estado Mayor, se habían entregado a Allen Dulles, el agente de la OSS, Oficina de Servicios Estratégicos, en Suiza.

Tras la guerra el espionaje nazi pasó a trabajar para Estados Unidos en lo que se conoció con el nombre clave de Operación Paperclip. La OSS se convirtió en la CIA, de la que Allen Dulles fue su primer director civil en 1953. Cuando aquel año el primer ministro iraní nacionalizó el petróleo, Dulles le derrocó con la ayuda de Gehlen.

La red de contactos que Gehlen había trenzado en el interior de la URSS quedó a disposición de Dulles bajo la tapadera de la Oficina de Coordinación Política del Departamento de Estado. Una parte de ella, dirigida por Frank Wisner, se convirtió finalmente en la Red Gladio. Más allá del Telón de Acero el jefe de la CIA no movía un dedo sin preguntar antes a Gehlen. Entre 1948 y 1950 más de 200 nazis de Bielorrusia fueron trasladados a Nueva Jersey junto con sus respectivas familias. Los nazis entrenaron a la CIA en los métodos operativos de funcionamiento. Eran pioneros en la infiltración, la intoxicación y la creación de empresas ficticias para apoyar operaciones encubiertas.

Los nazis refugiados en Estados Unidos eran, ante todo, grandes capitalistas, como Karl Blessing, antiguo funcionario del Reichsbank y dirigente del cártel del petróleo Konti (Kontinentale Oil A.G.). Konti tenía importantes intereses en Oriente Medio de los que surgieron los lucrativos negocios de Allen Dulles y la familia Bush con los jeques saudíes y la familia de Osama Bin Laden.

Konti estaba asociada a IG Farben, el principal cliente nazi de Allen Dulles y McCloy, ambos miembros de la Comisión Warren. Después de la guerra, una vez al frente de la CIA, Dulles no sólo ocultó los antecedentes nazis de Blessing sino que le redactó una biografía falsa.

Lo mismo ocurrió con el capitán de las SS Otto von Albrecht Bolschwing, que había sido el brazo derecho de Gehlen en Estados Unidos. Simultáneamente Von Bolschwing trabajaba para la OSS de Dulles. Sin el apoyo de éste y de Hoover, la penetración nazi en Estados Unidos hubiera resultado imposible. Además de Dulles y Hoover, el tercer pilar de la Operación Paperclip era Nixon que empezó así su carrera política.

En 1945 Nixon era un joven oficial de la marina encargado de la tarea de supervisar los documentos nazis capturados tras la guerra. Dulles y Hoover le indicaron cómo tenía que hacer su trabajo. Debía eliminar determinados expedientes de los dirigentes nazis de la Konti así como los indicios que incriminaban a Prescott Bush en la colaboración con el enemigo durante la Segunda Guerra Mundial.

Ayudando a Prescott Bush Nixon se convirtió en un apéndice de los monopolios petroleros de Texas y California. En compensación, Allen Dulles le ayudó en 1947 a financiar su primera campaña parlamentaria en California, que fue un éxito. Dentro del parlamento Nixon tuvo un papel protagonista al lado del senador Joseph McCarthy durante la caza de brujas, logrando que la CIA quedara fuera de la investigación.

Cuando en 1952 los republicanos llegaron en el gobierno, en su condición de vicepresidente Nixon supervisó el nuevo programa de inmigración para ocultar a los nazis, a los que llegó a recibir en la Casa Blanca.

El artículo puede descargarse desde aquí: 

miércoles, 6 de noviembre de 2013

El asesinato de Kennedy 50 años después (3)

El escenario del crimen: Dallas

Juan Manuel Olarieta


Dallas era el escenario ideal, el centro más reaccionario e imperialista de Estados Unidos, donde se reunían grupos fascistas como la John Birch Society o los Minutemen. Muchos tenían vínculos con los nazis, mientras que otros eran peones de los monopolios petroleros y las industrias de defensa. El escenario no queda completo sin tener en cuenta a los pistoleros mafiosos y los grupos de contrarrevolucionarios cubanos. Eran las distintas caras de una única moneda.


Lo que Pittsburgh es al acero, Dallas es al petróleo. Kennedy tenía sus peores enemigos muy cerca, en la misma capital tejana, en el grupo de presión Suite 8F, los petroleros del partido demócrata. Para las elecciones de 1960 Kennedy les había prometido subvenciones por un supuesto agotamiento del petróleo tejano (peak oil), pero dos años después predicaba todo lo contrario.


Entre aquellos demócratas había dos marionetas de los hidrocarburos, el vicepresidente Johnson y el gobernador Connally. Éste estaba sentado delante en el mismo coche del Presidente en el momento de los disparos y fue uno de los que resultaron heridos. Había sido ministro de la Marina porque ésta la mayor consumidora de petróleo.


Kennedy tenía enemigos por todas partes, a la izquierda y a la derecha. Earl Cabel, el alcalde de Dallas, encargado de proteger la ruta y la seguridad de la caravana de automóviles en la que viajaba Kennedy, era hermano del general Charles Cabell, despedido de la CIA junto con Allen Dulles tras el fracaso de Playa Girón en 1961.


El 24 de mayo de 1954 la revista "Time" puso al petrolero tejano Clint Murchison en portada. Era el prototipo del magnate de Dallas. Con su socio Fulgencio Batista proyectó la construcción de un túnel debajo de la bahía de La Habana que la Revolución tiró por los suelos en 1959... Al túnel y a Batista.


Murchison era un conocido nazi. Él ponía el dinero para financiar al Partido Nazi de América, a la John Birch Society, a toda clase de periódicos antisemitas y la caza de brujas de McCarthy. Estaba tan vinculado al vicepresidente Johnson como a la mafia. En 1955 un comité del Senado descubrió que el 20 por ciento de la Murchison Oil Company era propiedad de Vito Genovese. También descubrió que Murchison mantenía vínculos financieros muy estrechos con el capo de la mafia de Nueva Orleans, Carlos Marcello.


Era el dueño del Hotel del Charro en La Jolla, California, cuyos huéspedes más asiduos eran los mafiosos Meyer Lansky, Santos Trafficante, Johnny Rosselli, Sam Giancana y Carlos Marcello, los políticos Johnson, Nixon, Connally y la pareja de policías Edgar Hoover y Clyde Tolson, director y subdirector del FBI respectivamente.


A finales de 1940 Murchison y otro magnate del petróleo de Texas, Sid Richardson, se reunieron con Hoover. Fue el comienzo de una amistad duradera. La pareja Hoover y Tolson invirtió mucho dinero en los negocios petroleros de Murchison. En 1952 trabajaron juntos para organizar una campaña de desprestigio contra el candidato presidencial demócrata Adlai Stevenson que, menos de una década después, se convirtió en un político muy cercano a Kennedy y representante de Estados Unidos ante la ONU. Los fascistas tejanos le acusaban de haberse vendido al organismo internacional, al que consideraban como un "instrumento de los comunistas". El día en que se celebraba el aniversario de la fundación de la ONU Stevenson fue agredido en la capital tejana por los fascistas.


Murchison era amigo de Madeleine Duncan Brown, tejana y amante de Johnson, quien el día antes del asesinato de Kennedy estuvo en una reunión en la casa de Murchison en Dallas, que describió como "uno de los más importantes encuentros en la historia de Estados Unidos".


Otras fuentes incluyen entre los invitados de la reunión a la pareja de policías Hoover y Tolson, al magnate del petróleo Haroldson Hunt, a John J. McCloy, a Richard Nixon y algunos miembros del grupo de presión Suite 8F. A última hora de la tarde también llegó el vicepresidente Johnson. Su amante narró así aquella escena:


"La tensión llenó la sala a su llegada. El grupo inmediatamente se reunió a puerta cerrada. Poco tiempo después Lyndon [Johnson], ansioso y rubicundo, reapareció. Yo sabía cómo operaba Lyndon [Johnson] en secreto. Por lo tanto no dije nada [...] ni siquiera que yo estaba contenta de verle. Apretando mi mano tan fuerte, a su juicio, aplastada por la presión, habló con un susurro callado, mascullando, en mi oído, no un mensaje de amor sino uno que siempre recordaré: 'Después de mañana los malditos Kennedy nunca me avergonzarán de nuevo; no es una amenaza, es una promesa'".


Para la reacción tejana Kennedy estaba vendiendo el país a los comunistas y a los negros. Los días anteriores a su visita habían aparecido repartidos por Dallas más de 5.000 carteles con su foto de frente y de costado, como los fugitivos, con la inscripción: "Se busca por traidor". El mismo día del atentado los fascistas tejanos insertaron en el diario republicano de la capital, "Dallas News", una hoja entera de publicidad criticando al presidente. El clima de tensión era tan alto que el jefe de policía de la ciudad tuvo que aparecer en televisión la misma mañana del 22 de noviembre para hacer un llamamiento a la calma.



Era la calma que precedía a la tormenta.

El artículo puede descargarse desde aquí:
https://mega.co.nz/#!nMA2HBza!CgM8cjioZ_GhD5-qsYm_IF-b-Nchnv26zQX9or4zolk

sábado, 2 de noviembre de 2013

El alzheimer en el análisis comunista español

José Guillén

Hace unos días llegó a mis manos, después de mucha insistencia y hasta persecución por parte de un militante del PCPE, su archiconocido periódico “Unidad y Lucha”, periódico que en las próximas fechas realizará una folclórica fiesta en el madrileño barrio de Vallekas celebrando no sé muy bien el qué, será que el movimiento comunista español ha dado un salto cualitativo y hay motivos para realizar celebraciones con cantidades ingentes de banderitas, canciones y demás, en vez de estar a pie de calle organizando la resistencia popular contra el Estado español, pero este no es el tema al que pretendo ceñirme en este texto. Una vez dispuse de un momento de tranquilidad y sosiego, le eché un ojo a la publicación en cuestión. No iré artículo por artículo porque me parece que tiene poco sentido, además de que no valen tampoco mucho la pena, pero hubo uno de los artículos que me llamó la atención nada más verlo, por la pomposidad de su título y a posteriori por su contenido que es lo que pretendo criticar en este artículo, el título era: “República Socialista: ¿Opción o necesidad?” En dicho artículo a primera vista, lo que parece entenderse es que la intención del PCPE/CJC es criticar el etapismo del PCE y su revisionismo explicando que el partido en cuestión no quiere llegar al socialismo sino quedarse en una fase intermedia, “la III República”, hasta aquí estoy de acuerdo con ellos, el PCE no es ni un partido revolucionario, ni lucha por el socialismo, pero a partir de aquí comienzan los problemas y se demuestra como el PCPE/CJC no tiene una línea política para conseguir el poder político en el estado español, su falta de memoria histórica, y que además obvia y pasa de largo el desarrollo histórico particular y propio del Estado capitalista español, yendo a rebufo de los análisis generales del capitalismo y limitándose a repetir consignas como: “Llegado el momento, esta misma burguesía podría acceder a la república sin que ello supusiera ningún quebranto de su sistema de dominación” o “Los revisionistas y oportunistas llaman a convocar a la ciudadanía para instaurar un régimen republicano a imagen y semejanza de la república del 31”.


Para nuestros buenos amigos del PCPE/CJC, parece ser que la monarquía no les afecta, y que se han tragado el cuento de la transición, del rey como florero que no pinta nada en las decisiones del Estado. Parece ser que cargarse la monarquía en este Estado no serviría de nada, todo y eso cuando tenemos la experiencia de dos repúblicas, la del 1873 y la de 1931, que han sido los momentos de mayor efervescencia revolucionaria en este Estado y donde mayor movimiento popular y democrático ha habido, hasta que a través de golpes de Estado se ha vuelto a los regímenes anteriores reaccionarios. Pero claro, esto a PCPE/CJC les da absolutamente igual. Para ellos una república española es lo mismo que una república francesa, que una italiana y que una alemana. Una buena clase de historia no les vendría mal: fíjense que ni el propio fascismo, en su momento de mayor contrarrevolución en los años 40 y 50, fue capaz de tumbar la institución monárquica, debido a la influencia que tenía dentro del propio Estado. Curioso es también que después de tumbar a la institución monárquica en el 31, todo el sistema caciquil se viniera abajo y se instaurara la primera y hasta ahora única etapa donde se respetaban y se daban derechos democráticos a las masas. Pero claro, tirar a una institución no tumba un Estado, claro que no, por eso la figura en la que el fascismo español se apoyó para perpetuarse y hacer que su Estado aguantara fue en el rey, y por eso el rey es el jefe del Ejército español. Vaya... ¿a que va a resultar que la monarquía tiene más importancia de la que dicen? En definitiva dejar claro, que si, en esencia la república española en sus puntos generales sería igual que cualquier república actual, pero en su contenido particular, ese matiz revolucionario que tienen las repúblicas en nuestro país, y que la historia ha demostrado, no lo tendría ninguna, porque el baluarte sobre el que se apoya el fascismo en este país y todo sus mecanismos represivos estatales, se centran en la figura de la monarquía y es indispensable para ello. Todo el terrorismo de Estado o el golpe de Estado del 23-F ha pasado por las manos de la monarquía previamente. El Ejército le debe lealtad a esta institución y la lucha por el socialismo en este país no puede ir separada de la lucha republicana y antifascista, tumbar a la monarquía con todo el peso que tiene en el aparato estatal español no es algo que sea precisamente fácil para los capitalistas (que ya lo intentaron en su momento) porque en España la palabra república va ligada a revolución, va ligada a democracia y va ligada a socialismo, por eso el monopolismo español no puede defender la república, porque sería estar defendiendo su propia sentencia de muerte. Esto los revisionista del PCPE/CJC es algo que no alcanzan a comprender, sencillamente porque caen un mecanicismo simplista, no hacen uso del materialismo histórico, es decir, no se paran un momento a analizar nuestro desarrollo histórico, sino a repetir palabrería que bien valdría tanto para España como para Grecia, Italia, Turquía o Kazajistán… es necesario explicar a la gente lo que es la monarquía y lo que fue la transición, aunque acabará pasando que las masas serán la que se lo acaben explicando a este partido que se autoconsidera la “vanguardia”.


Debemos extender la organización y resistencia contra el Estado fascista, no debemos olvidarnos de nuestras propias experiencias históricas, sino usarlas de fuente para el análisis, para saber valorar el desarrollo particular que tiene el Estado español como Estado capitalista, que si en lo general coincide con el resto de Estados (gobierno de la burguesía, existencia de la propiedad privada de los medios de producción, explotación del proletariado, campesinado y capas populares, etc.), en lo particular lo hace totalmente único. Y para poder conseguir la toma del poder, se deben analizar también esas cuestiones particulares y no universales. Saber entender la historia de un Estado es imprescindible para poder elaborar una línea política contra él. Claro que no quedan fases intermedias, porque España ya es un Estado imperialista, y que el único camino es el socialismo, pero para ello debemos combatir al Estado y por ende a la monarquía, no subordinarla a un segundo plano, porque es indispensable acabar con ella para llegar a la república popular y el socialismo.

viernes, 1 de noviembre de 2013

El asesinato de Kennedy 50 años después (2)

De la alta sociedad a los bajos fondos

Juan Manuel Olarieta

En 1959 Fidel, el Che y los demás habían llegado a La Habana e inmediatamente Eisenhower puso en marcha la Operación 40 para derrocar a los gobiernos progresistas del mundo y, más concretamente, al de la Isla caribeña. La Operación estaba dirigida por 86 mercenarios de la CIA encabezados por el vicepresidente Nixon, Allen Dulles y George H. W. Bush. No era una fuerza de choque sino el equipo de limpieza que después de derrocar al gobierno de turno estaba destinado a encargarse de los asesinatos, las torturas y las desapariciones de los revolucionarios.

Entre aquella camada negra estaba Félix Rodríguez Mendigutía, alias "El Gato", quien poco antes de la revolución cubana, había sido uno de los policías más próximos a Batista. Cuando éste fue derrocado y huyó a Miami, Rodríguez le acompañó y se unió a la CIA para organizar la invasión de la Isla. Años después también participó en el asesinato del Che en Bolivia.

La relación de Rodríguez con George H. W. Bush fue siempre muy estrecha. En 1976, un año después de ser nombrado director de la CIA, Bush condecoró a su viejo compañero de armas en una ceremonia solemne. No importó que Rodríguez hubiera sido detenido poco antes, en 1972, por su participación en el caso Watergate. Casi era un mérito añadido.

Entonces a Rodríguez le detuvieron en compañía de Frank Sturgis, que participó tanto en Playa Girón (1961), como en el asesinato de Kennedy (1963), como en Watergate (1972). Sturgis vivió en Cuba desde 1956, donde mantuvo relaciones con Marita Lorenz, una joven alemana que trabajaba para la CIA y que, poco antes de la revolución, se había convertido en pareja sentimental de Fidel Castro. Según reconoció Fidel, Sturgis era "el mejor y más peligroso agente de toda la historia de la CIA". A Fidel se le olvidó añadir que Sturgis, cuyo nombre originario era Frank Angelo Fiorini, también era un mafioso. En La Habana Sturgis era un asiduo de los casinos de Sam Giancana, Santo Trafficante, Meyer Lansky y los demás.

Sturgis puso a Lorenz disposición de la CIA para asesinar a Fidel. En noviembre de 1977 la alemana concedió una entrevista al "New York Daily News" en la que afirmaba varias cosas interesantes: que Sturgis y Oswald estaban en contacto, que ambos eran miembros de la Operación 40 y que estaban envueltos en un plan para asesinar tanto a Kennedy como a Fidel.

Otro de los mercenarios de Operación 40 era E. Howard Hunt, presente en los tres momentos: Playa Girón, Dallas y Watergate. E.H.Hunt exigió un millón de dólares a Nixon por tener la boca cerrada. A Hunt le pagó Bill Liedtke, socio de Bush.

Blanco y en botella: los mismos que participaron en la invasión de Playa Girón, participaron también en el asesinato de Kennedy y el robo de Watergate. Eran el último eslabón del club de los hijos de puta al que se refería Kennedy, los mercenarios y los pistoleros.

Formaban parte del doble juego. Por arriba y por abajo el Estado burgués necesita ejecutivos pulidos y ejecutores de baja estofa, la alta sociedad y los bajos fondos; jueces con toga, policías de uniforme tanto como sujetos tabernarios, sin escrúpulos. ¿Qué clase de pegamento unía a toda esa gentuza en un mismo propósito? Es lo que la película "Todos los hombres del presidente" explica al principio cuando la policía le pregunta a uno de los mercenarios sorprendidos en Watergate con la manos en la masa "¿Cuál es su profesión?", y el detenido le responde: "Soy anticomunista".

Ellos, no el presidente de Estados Unidos, eran quienes tenían el poder, tanto que no sólo le mataron sino que su crimen quedó impune.

El artículo puede descargarse desde aquí:

https://mega.co.nz/#!XJQzQZjR!XJZ0IQsJzkYCTA_foe-OdQUp9QllCkBaC35mlJbXLts