domingo, 27 de diciembre de 2015

Inminente ataque del ejército irakí contra el Califato Islámico en Ramadi

Esta mañana las tropas irakíes se han preparado para desalojar al Califato Islámico de las posiciones que ocupan en Ramadi, a unos 100 kilómetros al oeste de Bagdad.

Los yihadistas han colocado explosivos en los lugares estratégicos de la ciudad para impedir el avance del ejército.

En mayo el ejército irakí se apoderó de la provincia de Anbar, una de sus victorias más importantes en la lucha contra los yihadistas, que se apoderaron de un tercio del territorio irakí el pasado año.

Un portavoz del ejército irakí, Sabah al Numani, ha asegurado que en 24 horas esperan expulsar al Califato Islámico de sus posiciones en Ramadi.

Si la ofensiva tiene éxito, sería la segunda victoria después del asalto a Tikrit, que cayó en poder de la fuerzas gubernamentales en abril de este año.

No obstante, Ramadi es sólo una escala en el camino hacia Mosul, que privaría al Califato Islámico de su centro más poblado, tanto en Irak como en Siria, así como su más importante fuente de ingresos.

Ayer un mensaje de audio de Abou Bakr Al-Baghdadi difundido por internet aseguraba que los bombardeos de Rusia y la coalición “internacional” no han debilitado al Califato Islámico.

El dirigente del Califato Islámico también menciona a la coalición formada recientemente en Riad: “Si fuera una coalición islamista, se habría emancipado de sus amos judíos y cruzados y habría transformado la muerte de los judíos y la liberación de Palestina en su objetivo”, dice Al-Baghdadi.

La agencia Reuters no ha podido confirmar la autenticidad del mensaje, que se ha difundido en las cuentas de Twitter que normalmente utiliza el Califato Islámico para difundir sus comunicados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario