lunes, 28 de diciembre de 2015

Los kurdos de YPG prefieren colaborar con Estados Unidos antes que con Rusia

Rusia ha estado tratando de incorporar a las milicias kurdas de YPG (Unidades de Protección Popular) al frente de lucha contra el yihadismo en Siria. Pero después de cinco encuentros, no han alcanzado un acuerdo porque YPG prefiere colaborar con el imperialismo estadounidense.

Los encuentros entre los rusos y los kurdos tuvieron lugar a semana pasada en el aeropuerto Humaimim. Las YPG estuvieron representadas por Redor Khalil, su portavoz oficial. La delegación rusa estaba formada por un general y cuatro oficiales. Estaba previsto que a las reuniones se incorporaran también oficiales sirios.

Los rusos aprovecharon el viaje para visitar Hasaka y otros puestos avanzados de la región. Recorrieron las zonas controladas por los kurdos y otras dominadas por el ejército regular sirio.

Las milicias kurdas exigen como condición previa el reconocimiento por el Estado sirio de la autonomía antes de iniciar cualquier tipo de colaboración. También piden hacer el servicio militar en la YPG, que están situadas en la provincia de Hasaka, y no en las filas del ejército sirio.

Asimismo reclaman la aceptación de la lengua kurda y permitir enseñarla. A cambio ofrecen 50.000 combatientes para luchar contra el Califato Islámico de manera coordinada con el ejército sirio. Sin embargo, los kurdos no tienen más de 25.000 combatientes.

Da la impresión de que los rusos llegan tarde porque la cooperación de los kurdos con Estados Unidos se ha ampliado en las últimas semanas. Estados Unidos ha reparado el aeropuerto Abu Hajar, en Hasaka, para que puedan operar helicópteros. Militares y técnicos estadounidenses trabajan para restaurar otro aeropuerto al norte de Rmelan, también en Hasaka, para recibir aviones militares de carga.

La campaña de reclutamiento forzoso de las YPG ha producido situaciones tensas en algunas zonas. Los árabes, e incluso los kurdos que militan en otros partidos políticos, no quieren combatir en las YPG. En el pueblo de Al-Suwaidiya, en la zona rural de Al-Malikiya las YPG detuvieron a muchos jóvenes que se negaban a incorporarse a filas. Los vecinos respondieron atacando las patrullas del Al-Asayesh (policía), salvando a 9 jóvenes de la detención y expulsando a las patrullas kurdas, aunque éstas pidieron refuerzos que cercaron al pueblo y detuvieron a 38 de los que se manifiestan contra el servicio militar obligatorio.
Las milicias YPG se crearon hace más de tres años y se las considera como el brazo armado del Partido de la Unión Democrática (PYD). Una parte de sus combatientes son militantes -turcos y kurdos- del MLKP, el Partido Comunista Marxista-Leninista de Turquía.

Las YPG controlan zonas que alcanzan los 24.000 kilómetros cuadrados, es decir, el doble del área del Líbano. Paulatinamente se han convertido en una fuerza importante en la guerra contra los yihadistas, así como en uno de los pilares de la autonomía en las regiones kurdas del norte de Siria.

1 comentario: