martes, 27 de diciembre de 2016

Dinamarca abona el paro a los terroristas que han combatido en las filas del Califato Islámico

Palani, combatiente danesa en Kurdistán
El gobierno danés ha pagado el seguro de desempleo a decenas de sus conciudadanos que marcharon a Siria a combatir en las filas del Califato Islámico, mientras que ha detenido a una mujer que luchó en el bando contrario, según informa el American Herald Tribune (1).

Al destaparse el pastel, la prensa danesa dice ahora que el gobierno va pedir a los “parados” que devuelvan lo que han estado cobrando mientras cortaban cabezas en Siria. El diario Ekstra Bladet (2) cifra en 36 los yihadistas daneses que estuvieron a Siria mientras cobraban de su gobierno.

De ellos 34 percibieron prestaciones sociales de los ayuntamientos y otros dos de fondos privados que, a su vez, están subvencionados por el Estado.

Sólo han pedido el reembolso a 29 de los yihadidtas porque los otros 7 están desaparecidos y se les da por muertos en combate.

No es la primera vez que Dinamarca financia a los terroristas, En 2014 los servicios secretos divulgaron una información sobre otros 28 terroristas que obtenían prestaciones sociales mientras combatían en Siria y no se sabe si el Estado llegó a exigir el reembolso del dinero abonado. Tampoco se sabe si la lista actual de los 36 36 tiene alguna relación con aquella de 2014.

Al menos hay 135 daneses contabilizados se unieron a las filas del Califato Islámico en diferentes guerras de Oriente Medio, según el servicio secreto danés. Después de Bélgica es el país europeo que suministra más carne de cañón al Califato Islámico, en proporción a su población.

En Irak hay una unidad de 150 soldados daneses dentro de la llamada “coalición internacional”, por lo que hay casi tantos daneses en un bando que en el contrario.

El contrapunto es una información publicada hace una semana en Dinamarca (3) sobre la detención de Joanna Palani, una joven de 23 años, por infringir las leyes que impiden a los daneses ir a combatir a países extranjeros. La diferencia es que Palani estuvo combatiendo en contra del Califato Islámico. Marchó en 2014 y regresó el año pasado.

De origen kurdo e iraní, a Palani la fiscalía le puede pedir hasta seis meses de cárcel y confiscarle el pasaporte. La joven ha contado a la prensa que tanto su padre como su abuelo también eran soldados y que desde los nueve años siempre ha vivido rodeada de armas.

(1) http://ahtribune.com/world/europe/1405-danish-isis-unemployment-benefits.html
(2) http://ekstrabladet.dk/nyheder/samfund/36-danske-syrienskrigere-knaldet-draeber-paa-kontanthjaelp/6462575
(3) http://ahtribune.com/world/north-africa-south-west-asia/1396-isis-danish-girl.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario