domingo, 31 de enero de 2016

Francia intenta censurar un documental sobre el yihadismo

Una película polémica que muestra la vida de los yigadistas en África, “Los salafistas”, ha obtenido el permiso de exhibición del Ministerio francés de Cultura, con una prohibición para menores de 18 años.

El documental de los realizadores Francois Margolin y Lemine Ould Salem, que había sufrido la opinión negativa del Ministerio de Interior, ha recibido finalmente luz verde de la Comisión francesa de clasificación de obras cinematográficas por la tarde, el mismo día de su estreno en Francia.

La ministra francesa de Cultura, Fleur Pellerin, ha seguido el criterio de la Comisión, decidiendo mantener un aviso para el film, “teniendo en cuenta la decisión de difundir sin comentarios escenas y discursos de una violencia extrema”.

“Mi trabajo respecto a la autorización de exhibición de toda obra cinematográfica es respetar el trabajo del autor, único responsable de su obra, siempre teniendo en cuenta la protección necesaria de la juventud”, ha declarado Pellerin, en la página del Ministerio.

En su opinión, la Comisión ha considerado que el film “no permite de manera nítida hacer la crítica de discursos violentamente anti occidentales, antidemocráticos, de legitimación de actos terroristas, y  llamadas a la muerte de los infieles personificados en los judíos y cristianos que en la película se mantienen”.

El documental llevará el anuncio de que “este film contiene lenguaje e imágenes extremadamente violentas e intolerables, susceptibles de ofender al público”, y quedará prohibido a los menores.

“Los salafistas no son simplemente un pequeño grupo terrorista sino una escuela de pensamiento, casi un Estado, que nos declara la guerra. Ellos nos conocen muy bien; nosotros a ellos, muy poco”, ha declarado Lemine Ould Salem en Radio Europe 1, considerando que los espectadores franceses son “suficientemente maduros, suficientemente inteligentes” para comprender el mensaje del film.

La película, que narra la vida cotidiana de los salafistas en Mali, Túnez y Mauritania sin ninguna voz en off, ha sido coproducida por France 3 y presentada la pasada semana en el Festival Internacional de Programas Audiovisuales /FIPA), en Biarritz. France 3 decidió acto seguido desligarse de la película, como resultado de la polémica creada en el Festival.

sábado, 30 de enero de 2016

Israel almacena en secreto drones armados con misiles

Los servicios de inteligencia estadounidense y británico han conseguido descifrar los códigos de las emisiones de los drones israelíes, en el curso de una misión de espionaje bautizada “Anarchist”, según reveló ayer el diario israelí “Yediot Aharonot”, tras la desclasificación de los documentos por el ejército del país.

Estas operaciones, que tienen lugar desde hace 18 años desde una base situada en Chipre, según precisa la mencionada publicación, permitirían a estadounidenses y británicos la observación de todas las operaciones israelíes en Gaza, en Siria e incluso en Irán. Según un alto responsable de Israel, ello supondría un “auténtico seísmo” para el país, “la filtración más grave en los anales de la inteligencia” de Israel.

Según documentos proporcionados por el antiguo agente de la NSA Edward Snowden, estadounidenses y británicos habrían seguido “en directo” los vídeos emitidos por los aviones no tripulados desde una base situada en una región montañesa de Chipre. El antiguo espía estadounidense ha proporcionado así mismo una serie de capturas de vídeo con una inusual perspectiva de la flota de drones sionistas, uno de los secretos mejor guardados por Israel.

Las imágenes muestran diferentes tipos de aviones no tripulados, incluyendo lo que parecen ser drones portadores de misiles. Aunque los ataques de drones israelíes hayan sido objeto de informaciones frecuentes, oficialmente Tel-Aviv siempre ha negado el uso de drones armados.

Según Ynet, en 2010 los analistas británicos del servicio de intercepción de comunicaciones GCHQ, con sede en Chipre, capturaron seis minutos de vídeo de lo que parece ser un Heron TP, un dron gigante fabricado por Israel Aerospace Industries. Este aparato estaría provisto de misiles, pudiendo ser utilizado en el marco de un sistema estratégico durante una operación en Irán.

“Este acceso es indispensable para mantener información sobre las maniobras y las operaciones israelíes, y, por consiguiente, para tener una perspectiva general del desarrollo de los acontecimientos en la zona”, se lee en un informe del GHCQ publicado por Snowden, cuyos documentos se refieren especialmente a las campañas ejecutadas por el ejército israelí en Gaza, y principalmente a la operación “Plomo fundido”, en 2008.

Europa vive el ocaso de su civilización

La bandera argelina ondea en París
Con 5,4 millones de habitantes, a Eslovaquia la Unión Europea le impone una cuota para acoger a 2.300 refugiados.

El gobierno ha iniciado los trámites reglamentarios ante el Tribunal Europeo de Justicia para impugnar esa decisión.

Pero no se trata de que quieran acoger menos refugiados, sino de algo muy distinto. Nada menos que en “Pravo”, una revista checa “de izquierda”, el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, ha calificado la política migratoria de la Unión Europea como un “suicidio ritual”.

Los verdaderos motivos no son de índole económica, no es un asunto cuantitativo, de más o menos refugiados, sino racial. Fico habla de “zumo” para referirse a la llegada de refugiados, con sus “costumbres y religiones” diferentes a las “nuestras”.

Pero no aclara cuáles son las costumbres y las religiones típicamente europeas, las que debemos aceptar y las que debemos rechazar, aunque todo llegará. La Unión Europea quiere reeditar el Sacro Imperio Romano Germánico, una unidad no sólo económica y política, sino religiosa y racial.

Hungría ha hecho lo mismo que Eslovaquia y el Primer Ministro checo, Bohuslav Sobotka, ha convocado una cumbre extraordinaria del Grupo de Visegrad (Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia) para adoptar una postura común contra la entrada de refugiados en la Unión Europea.

La Unión Europea no tiene fronteras; lo que tiene son barricadas. Desde Bruselas, el periodista argelino Aziuz Mojtari escribió hace un par de días un severo artículo para “Le Soir d’Algérie” titulado “Hacia el final sin gloria de los valores europeos” (*).

Los argelinos ven las cosas de manera muy diferente a nosotros y tienen toda la razón. Absolutamente. No hace falta que Europa se suicide, como dice Fico, ni que los emigrantes acaben con nuestra “maravillosa civilización” porque en Europa hace tiempo que no existe ninguna clase de civilización. Si alguna vez Europa tuvo algo de lo que enorgullecerse, la ha perdido para siempre. Ahora no es más que un pozo de mierda que convendría limpiar lo más rápidamente posible.

No se libra ningún país, aunque Mojtari pone el acento en Francia, y vuelve a tener razón: el gobierno ha presentado un proyecto de ley para privar de la nacionalidad francesa a los emigrantes que tengan dos pasaportes y para lograrlo no le ha importado ni reformar la Constitución ni despedir a su flamante ministra de Justicia Christiane Taubira que, por lo que sugiere su nombre, es de religión cristiana; pero sobre todo es negra (cuando falla una cosa, falla la otra).

En el antiguo escenario de la Revolución de 1789, la palabra “emigrante” es sinónimo de magrebí y de argelino, y Francia no puede olvidar que en 1960 la independencia de Argelia humilló la “grandeza” gala para siempre.

Es una revancha. Ni los políticos ni los medios se libran de la pesadumbre de aquella derrota a manos de lo que creían (y creen) que eran una pandilla de salvajes.

El colonialismo se ha acabado pero Europa sigue viviendo del pasado, del recuerdo de lo que fue y ya no es. ¿Valores?, ¿qué valores?, pregunta Mojtari. ¿Derechos?, ¿qué derechos?. ¿Principios?, ¿qué principios?. ¿Ética?, ¿de qué me habla?

(*) http://www.lesoirdalgerie.com/articles/2016/01/27/print-26-190761.php

Los trabajadores inmigrantes están retrasando la quiebra del Estado español

España ha pasado de ser un país de emigrantes a convertirse en uno de inmigrantes. A principios de los noventa apenas había unos centenares de miles de trabajadores inmigrantes; hoy son 5,7 millones. El rápido incremento del tamaño de la mano de obra inmigrante se ha convertido en el caldo de cultivo perfecto para el fascismo y la xenofobia.

Los fascistas dicen que los trabajadores (a los que llaman “extranjeros”) perciben del llamado “Estado del Bienestar” más de lo que aportan. Dicen también que hacen un uso abusivo de los servicios sanitarios, farmacéuticos, educativos o de vivienda. Sin embargo, en 2011 un estudio sobre Inmigración y Estado de bienestar en España, de la Obra Social de La Caixa constató que, a pesar de la crisis económica, la propaganda fascista es mentira, como no podía ser de otra forma. El estudio fue elaborado por Francisco Javier Moreno, del Instituto de Políticas Públicas del CSIC, y por María Bruquetas, profesora de Ciencia Política de la Universidad de Amsterdam.

Según los investigadores, el balance, incluso en tiempos de crisis, es contundente: los trabajadores inmigrantes residentes en España aportan al llamado “Estado del Bienestar” mucho más de lo que reciben. Aunque los autores del informe no lo cuantifican, subrayan que los obreros inmigrantes aportan hasta tres veces más de lo que reciben: “Los argumentos de sobreutilización y abuso del sistema de protección social por parte de la población están injustificados. Los inmigrantes reciben menos del Estado de lo que aportan a la Hacienda pública”, sentencian los autores. El balance se ha mantenido incluso en los peores momentos de la crisis. Los autores no lo cuantifican pero subrayan que la fuerza de trabajo inmigrante inyecta a las cuentas públicas “dos o tres veces más” de lo que percibe en forma de prestaciones sociales de todo tipo.

Los datos oficiales sobre la aportación de los trabajadores inmigrantes a las arcas públicas han quedado obsoletos. La última cuantificación de los aportes y los gastos de los trabajadores inmigrantes es anterior de la crisis. La Oficina Económica del Gobierno presentó en 2006 un amplio estudio sobre la contribución económica de la fuerza de trabajo inmigrante. Las cifras no podían ser más favorables. Los trabajadores inmigrantes fueron los autores directos de la mitad del crecimiento del PIB español entre 2000 y 2005 (con un 3,6 por ciento de crecimiento medio anual) y su aportación a las arcas del Estado fue altamente positiva: absorbieron el 5,4 por ciento del gasto público, 18.600 millones, y aportaron el 6,6 por ciento de los ingresos totales, con 23.400 millones. El saldo neto de su contribución fue de casi 4.800 millones (la mitad del superávit de entonces del conjunto del sector público). Según el informe del gobierno no había, además, posibilidad alguna de que esa posición cambiara.

Actualmente las aportaciones de los trabajadores inmigrantes siguen siendo superiores a los costes que generan para las arcas públicas. El saldo de casi 5.000 millones que recogía el informe del gobierno de 2006 es lo suficientemente cuantioso como para que se mantenga incluso en tiempos de recesión. Por su parte, el informe de La Caixa constató que algunos de los factores que hacían que la contribución de la fuerza de trabajo inmigrante fuera positiva aún se mantienen.

La inmensa mayoría de la mano de obra inmigrante que han venido son jóvenes en edad de trabajar, y el número de personas dependientes (niños y ancianos) es muy bajo.

Según el estudio, incluso en tiempos de crisis y a pesar del paro, el porcentaje de trabajadores inmigrantes entre los afiliados a la Seguridad Social ha permanecido prácticamente estable, en el entorno del 10 por ciento, con 1,8 millones de trabajadores inmigrantes que pagan sus cotizaciones al sistema público.

Con sus cotizaciones los trabajadores inmigrantes han contribuido a elevar la proporción a 2,5 cotizantes por cada pensionista, y con ello han retrasado en casi cinco años la previsible entrada en déficit del sistema español de pensiones, de 2023 a 2028.

Los datos desmontan los estereotipos que trata de inculcar la propaganda fascista: no consumen más servicios sanitarios, copan menos gasto social que su peso demográfico y aplazan el déficit del sistema público de pensiones.

Lejos de abusar de los servicios sanitarios, los trabajadores inmigrantes hacen un uso muy inferior al que por su peso demográfico le correspondería: los extranjeros consultan un 7 por ciento menos al médico de cabecera que los españoles, y un 16,5 por ciento menos al médico especialista, según datos de la Encuesta Nacional de Salud.

En paralelo, tan sólo el 6,8 por ciento del total de las inversiones de los servicios sociales se dirigen a inmigrantes. Y de éstas, el 60 por ciento tiene por objeto informarles de sus derechos o derivarles a otras instituciones.

Los trabajadores inmigrantes sólo concentran el 11,2 por ciento de los receptores de rentas mínimas de inserción, por lo que el rango de cobertura es considerablemente inferior al que proporcionalmente le correspondería dado que los trabajadores inmigrantes están entre los más explotados de la clase obrera.

La presencia de la inmigración ha supuesto un revulsivo para la incorporación de la mujer española al mercado laboral. La concentración de mujeres inmigrantes en las labores domésticas y en el cuidado de niños y mayores ha facilitado la compatibilización de la vida laboral y familiar de las trabajadoras españolas, con el consiguiente impulso en términos laborales y fiscales para la economía española.

En enero del año pasado se publicaron más datos que desmienten el bulo xenófobo de que los trabajadores inmigrantes saturan el sistema público de salud, y que por tanto elevan el gasto sanitario y bloquean las consultas.

Mientras el 57,7 por ciento de la población española ha acudido al menos una vez al médico en el último año, sólo lo ha hecho el 12,7 por ciento de los trabajadores inmigrantes.

El 52,3 por ciento los españoles padecen enfermedades crónicas, frente a sólo el 27,5 por ciento los trabajadores inmigrantes.

El gasto farmacéutico por paciente es de 374 euros por cada español y sólo de 73,7 euros por cada extranjero.

El gasto público de la sanidad empleado en los trabajadores inmigrantes es sólo un 6,5 por ciento.

Menos del 1 por ciento de los beneficiarios de pensiones en España son extranjeros, y más de la mitad de éstos son ciudadanos de la Unión Europea.

Sin embargo, la propaganda fascista le ha dado la vuelta a la realidad, creando un rechazo irracional hacia los obreros inmigrantes. Según el informe Evolución del racismo y la xenofobia en España, elaborado por iniciativa del Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia (Oberaxe) a partir de encuestas del CIS, el 37 por ciento de los españoles se mostraba en 2009 reacio a los trabajadores inmigrantes, frente a un 33 por ciento de tolerantes y un 30 por ciento de ambivalentes ante el fenómeno.

Una vez más el fascismo está ganando la batalla propagandística. La mentira se impone sobre la realidad.

viernes, 29 de enero de 2016

La ‘oposición’ siria boicotea las conversaciones de paz de Ginebra

Staffan de Mistura, emisario de la ONU
Ayer se abrieron en Ginebra las negociaciones de paz de Siria sin la presencia de miembros de la llamada “oposición”. Uno de sus portavoces, Riad Hijab, ha justificado su ausencia por el rechazo de sus condiciones previas, a las que califican de “humanitarias”. Sin embargo, no rechazan presentarse con posterioridad.

Desde Riad los “opositores” han exigido, además, el cese de los bombardeos. Los miembros del autodenominado Alto Comité Negociador insisten también en que son la única oposición al gobierno de Damasco, por lo que exigen al emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, que les de explicaciones de los motivos por los cuales ha invitado a otras delegaciones.

Entre los participantes rechazados por el Alto Comité Negociador está Haytham Manna, copresidente del Consejo Democrático de Siria, un alianza de opositores árabes y kurdos que ha acudido a Ginebra.

Rusia ha sido especialmente insistente en la necesidad de que una delegación kurda esté presente. En Ankara afirman que la exigencia rusa no tiene que ver con la defensa de Kurdistán sino que se trata de una ofensa dirigida contra Turquía.

Por su parte, Staffan de Mistura grabó un vibrante vídeo dirigido al pueblo sirio a fin de que presione a los delegados para lograr un acuerdo.

Estados Unidos se ha desmarcado del boicot del Alto Comité Negociador, a quienes Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado, ha presionado para que acudan a Ginebra “sin condiciones previas”, por legítimas que sean, ha dicho.

El jueves Rusia propuso una reunión en Munich del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, del que forman parte 17 países. Desde finales del año pasado el referido Grupo se ha reunido tres veces en Viena y Nueva York y ha aprobado una hoja de ruta para salir de la guerra de Siria.

Dicho documento fue aprobado el 18 de diciembre por el Consejo de Seguridad de la ONU en la resolución 2254 que establece un alto del fuego, un gobierno de transición en seis meses y elecciones en el plazo de 18 meses.

Siglo XX Cambalache. ¿Y el XXI?

Darío Herchhoren

El título que he elegido se corresponde con el de un famoso tango de Enrique Santos Discépolo, que asqueado por la situación argentina de la década de 1930, conocida como "década infame", se recuerda en ese país como algo terrible y corrupto.

Pero estamos en el siglo XXI, y en estos días asistimos al espectáculo inmundo de la corrupción que acecha por todas partes al PP (Partido Podrido), y lo más llamativo son los esfuerzos dialécticos que despliegan sus dirigentes para darnos explicaciones de lo que no se puede explicar.

Las últimas elecciones han dado unos resultados endiablados para la formación de un gobierno que goce de cierta estabilidad y viabilidad, y si miramos como entomólogos veremos a unos bichos muy feos retorciéndose en una especie de terrario con el único objeto de hacerse con alguna presa para comérsela.

Sin duda el espectáculo es lamentable. Pero todo apunta a que hay en marcha una operación del propio sistema para depurarse y soltar lastre, con el objeto de evitar un grave estallido social que podría ser en cierta medida incontrolable. Hace pocos días el periodista Jesús Cacho en su diario digital Voz Populi dio a conocer algo que exponía como un ejemplo y nada más que eso, donde planteaba que Pablo Iglesias era en realidad un hombre del CNI (Centro Nacional de Inteligencia), continuador del antiguo CESID.

El estallido del último escándalo de Valencia, que es un torpedo en la linea de flotación del PP, proviene de una denuncia que en su día efectuara un concejal de IU, y que la UCO (Unidad Central Operativa) de la Guardia Civil llevó adelante. ¿Casualmente? aparece en estos días cuando el registrador de la propiedad y presidente en funciones Mariano Rajoy, sigue rehuyendo sus obligaciones de intentar formar gobierno. En política no hay casualidades.

Mientras tanto, Pablo Iglesias manda un órdago a la grande al PSOE, para la formación de un nuevo gobierno, y se ofrece como vicepresidente de ese gobierno. Se trata sin duda de un regalo envenenado.

Pedro Sánchez, que tiene una situación complicada en su propio partido, no puede decir que no a esa invitación. Pero tampoco puede decir que si. Su situación es harto embarazosa.

Mientras tanto Albert Rivera, que podría ser el recambio que la derecha necesita para sustituir al PP, el cual ya está amortizado, sigue proponiendo un gobierno con el PP, pero sin Rajoy, y con el PSOE, a sabiendas que es inviable.

Y como telón de fondo, existe suficiente información de que en los próximos días saldrá a la luz, el Valencia II, y que es muy posible que se haga público un informe de la UDICO (Unidad de Delincuencia Internacional y Crimen Organizado) de la Policía Nacional que involucre a altos cargos del gobierno del PP, entre los cuales estaría el propio registrador de la propiedad.

Por ahora, los sufridos ciudadanos de este país asistimos a lo que parece un fin de fiesta. La Gurtel, Bárcenas, los sobres con billetes de 500 euros de color marrón, los ERE de Andalucía, el embajador en la India Gustavo de Arístegui cobrando comisiones junto a un diputado del PP por Segovia, el saqueo de Castilla La Mancha; se parecen como dos gotas de agua al famoso tango: Siglo XXI Cambalache.

El Papa es infalible pero esta vez ha metido la pata

Bergoglio lava los pies de una mujer
La Federación Luterana Mundial y el Consejo Pontifical para la promoción de la unidad de los cristianos han anunciado conjuntamente que el próximo 31 de octubre el Papa celebrará en Suecia el 500 Aniversario de la Reforma Protestante.

Los católicos se han quedado estupefactos. En 2012 el cardenal católico Kurt Koch, presidente del referido Consejo Pontifical, afirmó rotundamente que los católicos no podían en ningún caso festejar el inicio de una herejía. Ahora dice lo contrario, por lo que católicos y luteranos rezarán cogidos de la mano.

Como dirían los fascistas, el acto es esencialmente antiespañol porque nadie como España se ha opuesto siempre con tanta tenacidad a cualquier clase de reformas, incluida la protestante. ¿Para qué inventamos la Inquisición más que para evitar este tipo de fiestas? En su basílica de Gipuzkoa, San Ignacio de Loyola estará tirándose de los pelos...

¿Acaso la religión católica ya no es la única verdadera?, ¿han vencido los protestantes 500 años después? No sabemos a dónde quieren ir a parar los católicos...

No es que Lutero tuviera un par de divergencias sino 95 nada menos con la teocracia romana. Es evidente que ahora el Vaticano no puede darle la vuelta a la historia católica y celebrar un acontecimiento en el que los protestantes les imputaron 95 acusaciones del peor tipo de corrupción que uno se pueda imaginar, que es la del alma.

La religión católica ya no es lo que era. El lavatorio de los pies para la misa “in cena Domini” del Jueves Santo determina que se limpien a “duodecim viros selectos” (doce hombres seleccionados). Pues ya tampoco es así. Ahora el Vaticano dice que también a las mujeres hay que lavarles los pies (*).

Nosotros no ponemos en duda que este Papa sea infalible. Pero los recientes cambios del Vaticano nos llevan a pensar que los anteriores han estado equivocados durante 2.000 años.

(*) http://w2.vatican.va/content/francesco/it/letters/2014/documents/papa-francesco_20141220_lettera-lavanda-piedi.html

Por fin han llegado los robots políticos

El profesor Valentin Kassarnig, de la Universidad de Massachussetts Amherst, ha creado un algoritmo matemático para que un robot dotado de “inteligencia artificial” pueda redactar discursos políticos (1).

El algoritmo se ha creado a partir de 4.000 discursos reales extraídos de 53 debates del Congreso de Estados Unidos. Aislando 50.000 frases de una media de 23 palabras, Kassarnig ha creado una base de datos “inteligente” que integra la adscripción política como uno de sus componentes.

El cyborg es tan neutral como el álgebra de Boole y el lenguaje Phyton en el que se fundamenta. Está por encima de las clases y de la lucha de clases. Se puede definir como un perfecto oportunista: es capaz de argumentar una tesis y la contraria con la misma convicción.

“Presentamos un sistema que puede generar alocuciones políticas para un partido político dado. Es más, el sistema permite especificar si el discurso debe sostener o denunciar un opinión dada”, ha asegurado el creador del invento.

Su capacidad de argumentación es tan sutil que introduce pequeños matices destinados a agradar los oídos, tanto de un auditorio de derechas como de uno de izquierdas.

Un diagrama analiza cada letra, cada palabra y cada frase del discurso y, mediante el cálculo de probabilidades, predice la quinta palabra cuando el orador lleva pronunciadas las cuatro primeras. A partir de ahí es capaz de seguir por sí mismo. Una maravilla.

En la política convencional cada tribu tiene su tics, sus gestos, sus claves y su retórica, que se pueden mecanizar a gusto del consumidor. Kassarnig los ha estudiado y analizado hasta convertirlos en axiomas matemáticos de tipo euclídeo: “Por un punto exterior a una recta sólo se puede trazar una paralela”.

Todo lo demás deriva de ahí, de unos pocos teoremas y reglas generales de inferencia. El algoritmo del profesor de Massachussetts incluso tiene en cuenta lo que pueda decir el rival político, anticiparse a él como si fuera una partida de ajedrez.

Kassarnig no ha querido patentar su invento. Ha tenido el buen gusto de poner a disposición de los usuarios el código fuente de su programa (2), por lo que cualquiera puede disponer de él y mejorarlo.

En España ya tenemos precedentes de robots políticos de esta naturaleza. El pionero fue el PSOE, que ha diseñado un cyborg de segunda generación perfectamente programado al que llaman Pedro Sánchez, capaz de convertirse en el próximo Presidente del Gobierno. Los robots anteriores no eran mejores que él.

Ahora deberíamos pedir a la autoridad competente que introduzca los cyborgs de segunda generación en Las Cortes Españolas. Son más inteligentes, más baratos y aprueban leyes como churros.

(1) http://arxiv.org/abs/1601.03313
(2) http://github.com/valentin012/conspeech


El Califato Islámico provocó las violaciones de Año Nuevo en Alemania

Desde el primer momento fue bastante evidente que las violaciones contra mujeres de Año Nuevo en Colonia y otras ciudades de Alemania estuvieron sincronizadas, como artefactos explosivos predestinados a reventar al mismo tiempo, un determinado día a una determinada hora.

No respondían al perfil de otras tantas agresiones sexuales cometidas de forma individualizada. Ni antes ni después esos hechos se han vuelto a reproducir en la misma forma. Tanto el ministro alemán de Interior Thomas de Maizière, como el de Juticia, Heiko Maas, han reconocido que se trataba de “una nueva dimensión del crimen” y que todo estaba “organizado y predestinado”.

Lo que no dijeron es quién lo había organizado, contra quién se había organizado y por qué motivos. El 12 de enero el diario suizo “Les Observateurs” aseguró que las instrucciones partieron del Califato Islámico.

La policía alemana fundamenta sus sospechas en el descifrado de los mensajes de los yihadistas que han circulado por las redes sociales en varios idiomas que, según el diario suizo, contenían un llamamiento dirigido no sólo a los refugiados sino a todos los musulmanes que viven en Europa.

Los medios de comunicación alemanes empiezan a salir del mutismo “políticamente correcto” que habían mantenido hasta finales del año pasado sobre lo que realmente está ocurriendo con los refugiados, dice “Les Observateurs” con buen criterio, porque se trataba justamente de eso: de acabar con la ola de solidaridad de los alemanes hacia los refugiados, de invertir la situación, de volver a los ghettos, a la discriminación y al racismo institucionalizado.

De la avalancha que llegó a Europa el año pasado cabe decir lo mismo que de las violaciones: no son actos espontáneos sino que responden a un plan bien meditado. En el flujo de cientos de miles de personas no hay un antes y un después. Da la impresión de que a todos ellos se les ocurrió venir a Europa en las mismas fechas. Al mismo tiempo.

Da la impresión de que tampoco se dispersaron aleatoriamente por el Continente sino que todos llevaban una ruta determinada de antemano.

El plan, del que el artículo de “Les Observateurs” forma parte, sigue adelante. No es más que una reedición corregida y aumentada del III Reich. Es el viejo fascismo de toda la vida, es la xenofobia, es el racismo, son los campos de concentración... Eso es lo que aplauden quienes dicen no ser racistas, pero...

... Pero esta vez tampoco vamos a admitir la más mínima insinuación ni contra los emigrantes, ni contra los refugiados, ni contra nadie. No vamos a tolerar otra farsa, como la quema del Reichstag o de los albergues, para justificar los progroms, la caza de brujas, las persecuciones, el saqueo de los bienes y ningún tipo de discriminación por razones de origen.

No debemos dejar pasar mi media. Nosotros nos diferenciamos de los fascistas en que somos internacionalistas y desde aquí hacemos un llamamiento a todo el proletariado europeo, a todos los antifascistas y a todos los solidarios para seguir defendiendo a los emigrantes y refugiados como lo que son, una parte de nuestra clase, de nosotros mismos:

¡ Proletarios del mundo, uníos!

jueves, 28 de enero de 2016

Israel no logra que la ONU equipare a los palestinos con los yihadistas

Kharroubi Habib

Debido la denuncia del secretario general de la ONU Ban Ki-moon ante el Consejo de Seguridad de la decisión tomada por las autoridades sionistas, consistente en relanzar de forma corregida y aumentada la colonización en Cisjordania y Jerusalén este, y que ha calificado de provocación para la comunidad internacional, está siendo el blanco de una violenta campaña de injurias por parte de las autoridades sionistas y de su maquinaria propagandística.

A ello se añade su consideración de que la revuelta palestina en curso en Cisjordania y en Israel no tiene nada que ver con el terrorismo salafo-yihadista de Al-Qaeda o del Daesh, sino que tiene su explicación en las frustraciones engendradas por medio siglo de ocupación y de parálisis de los procesos de paz.

Son afirmaciones que, manifestadas por el secretario general de la ONU, han resonado en los oídos de Benjamin Netanyahu como una descalificación radical del intento de Israel y sus aparatos de propaganda de hacer creer a la comunidad y a la opinión internacional sensibilizadas por el terrorismo yihadista que el Estado sionista se enfrenta a la misma barbarie.

Aún deplorando la violencia en curso en Cisjordania e Israel, Ban Ki-moon comprende necesariamente que el aumento de la tensión y la reacción de un pueblo oprimido, a quien se niegan todos sus derechos.

El disgusto es grande entre los sionistas, a los que se dice a la cara y en el Consejo de Seguridad que la revuelta palestina nada tiene que ver con el antisemitismo en que la envuelven los autoridad israelíes, que presentan a sus protagonistas como si persiguieran matar a los judíos por el hecho de ser judíos.

La ONU, en nombre de la cual se ha manifestado Ban Ki-moon, también se ve atacada por estos sionistas que, olvidando que es esa ONU la que permite la existencia del Estado de Israel, ahora la acusan de haber perdido su “poder moral”, por no apoyar sus propósitos.

No se privan de gritar, amenazar y utilizar la infame acusación de antisemitismo. No consiguen convencer de su teoría de que la revuelta palestina es una acción terrorista cuyo objetivo es la destrucción del Estado de Israel.

Ban Ki-moon se ha limitado a comunicarles que la comunidad internacional no se deja intimidar por sus presiones y los anatemas criminalizadores que lanzan contra los que niegan su versión respecto a las tensiones y revueltas que marcan las relaciones entre palestinos e israelíes.

En su furia ante el fracaso de su intento de asimilar a los palestinos en rebeldía a terroristas partidarios de la indefendible causa salafo-yihadista, matriz del terrorismo internacional, las autoridades israelíes mantendrían hasta el final que sus enemigos apoyan a éste, y lo utilizarán como pretexto para rechazar la solución política del conflicto palestino-israelí, maniobrando de manera que adquiere una vertiente en la que predomine el aspecto religioso, pintando con visos de verosimilitud la amalgama que hacen entre la revuelta palestina y el terror salafista y yihadista.

Fuente: http://www.lequotidien-oran.com/index.php?news=5224278

Las conversaciones de paz sobre Siria se abren en un clima de tensión

Mañana comienzan en Ginebra las conversaciones para poner fin a la guerra de Siria y a lo largo de la semana se han producido varios cruces de palabras que ponen de manifiesto que más de uno va con el cuchillo entre los dientes.

La semana se abrió con unas declaraciones de Ahmet Davutoglu, el Primer Ministro turco, que pretende imponer sus condiciones: los kurdos no puede sentarse en la mesa de negociaciones bajo ningún concepto porque son terroristas. Además, al gobierno turco no le basta con que Bashar Al-Assad dimita, sino que tiene que salir de Siria. Incluso en Ankara la prensa sugiere que podría pedir asilo político en Rusia.

Le ha contestado Serguei Lavrov, el ministro ruso de Asuntos Exteriores: ni una cosa ni la otra. Si la paz en Siria depende de un acuerdo entre Rusia y Turquía, es evidente que nunca se llegará a nada.

Por otro lado la “oposición” es una jaula grillos. Ayer en una rueda de prensa en Riad, el autodenominado Alto Comité para las Negociaciones, apadrinado por Arabia saudí, dijo que quiere ser reconocidos como interlocutores únicos.

Anunciaron la designación de Mohamed Aluch, dirigente de Jaich Al-Islam, como jefe de la delegación. En Damasco dicen que dicha organización es un grupo terrorista que no puede sentarse en la mesa.

A su vez, Aluch se niega a que participe el partido kurdo de Siria, al que no consideran como oposición sino como una prolongación del propio gobierno de Damasco.

El emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha enviado las invitaciones para participar en las negociaciones de Ginebra, pero no ha revelado quiénes son los invitados. Se sabe que habrá delegados de Irán y Rusia, y que Damasco estará representada por dos diplomáticos del más alto nivel.

Algunas fuentes hablan también de la presencia de Kadri Jamil, antiguo Viceprimer Ministro de Bashar Al-Assad hasta 2013, cuya presencia la “oposición” considera innecesaria ya que le consideran como sumiso a las órdenes del Kremlin.

A pesar de las amenazas de boicot por parte de Turquía, del lado kurdo intervendrá Haytham Manna, copresidente del Consejo Democrático Sirio y de las Fuerzas Democráticas Sirias, apoyadas por Estados Unidos e integradas principalmente por las milicias de YPG (Unidades de Protección Popular).

Sin embargo, ayer el PYD kurdo desmintió haber recibido ninguna invitación para participar en las conversaciones de Ginebra.

A lo largo de esta semana, portavoces oficiales de Moscú han insistido en que sin la participación de los kurdos las negociaciones nunca saldrán adelante.

Lo mismo que Turquía, el Alto Comité para las Negociaciones también ha exigido la salida de Bashar Al-Assad de Damasco como condición previa para iniciar el periodo de transición.

Esta exigencia es cada vez más descabellada en la medida en que el ejército regular avanza en todos los frentes, aunque lentamente. El lunes cayó Cheij Miskin, una encrucijada estratégica que abre el camino hacia el norte, hacia Damasco y hacia el este, hacia la ciudad de Sueida.

Bashar Al-Assad no sólo estará presente de manera indirecta en las negociaciones sino que es el actor principal de las mismas por la propia situación actual de los frentes.

En los barrios rojos de Estambul (y 3)

Mahir Çayan, fundador del DHKP-C
Juan Manuel Olarieta

El barrio de Çayan debe su nombre a Mahir Çayan, fundador del DHKP-C, asesinado por la policía en 1972 cuando sólo contaba 26 años de edad. A pesar de su juventud, tradujo varias obras de Marx, Engels y Lenin al turco y junto con Ibrahim Kaypakkaya y Deniz Gezmiş constituyen las figuras más importante del comunismo turco y kurdo surgido a finales de los años sesenta.

Para asentarse en Çayan los revolucionarios tuvieron que hacer frente a lo que llaman “la mafia”, que son las inmobiliarias, que pretendían derribar las viviendas de los vecinos para construir grandes bloques de apartamentos y centros comerciales. Hablaron con los especuladores para convencerles de que abandonaran sus pretensiones, pero “la mafia” recurrió a lo que mejor sabe hacer: intimidar.

“Nos vimos obligados a sancionarles”, me dice un veterano del barrio. “¿Sancionarles?, ¿qué significa eso”, pregunto. “Ellos llamaron a sus matones y en dos ocasiones dispararon en plena calle a los jóvenes revolucionarios. A uno le hirieron en una rodilla”, me explica. Entonces las milicias mataron al propietario de la inmobiliaria. Esa fue la sanción impuesta a los mafiosos.

Las calles de Çayan son bulliciosas. Los peatones y vehículos se mezclan de manera caótica y los vendedores ambulantes ocupan las aceras. Casi en cada edificio la silueta de Mahir Çayan, acompañada de siglas y consignas, recuerda el comienzo de todo.

La Tayad, la asociación de familiares de los presos políticos, ocupa una de las casas bajas que hay en el centro del barrio. Las habitaciones y los pasillos están repletas hasta el techo de revistas que esperan a los distribuidores para que las hagan llegar a cada uno de los vecinos.

En Turquía todas las organizaciones revolucionarias se vuelcan por aquellos que han perdido a sus familiares en la lucha o los tienen encarcelados. Es más que una preocupación: es una dedicación permanente, un recuerdo constante. Las luchas de hoy se nutren de las de ayer.

Una mujer fuerte se sienta a hablar conmigo en medio de aquellos paquetes de propaganda. Es la madre de un preso político. Me cuenta el origen del movimiento a comienzos de los años ochenta, sus reuniones, sus discusiones, sus movilizaciones, sus reivindicaciones... Mientras sonríe y gesticula con las manos, habla suavemente pero con una convicción rotunda: “Nosotros empezamos defendiendo a nuestros hijos y ahora defendemos su causa”, asegura.

Se cumplen 15 años de la lucha de los presos políticos turcos contra el aislamiento penitenciario, una larga huelga de hambre en la que murieron 122 de ellos. Todo lo que me cuenta me suena familiar y cercano. Es como recordar a las madres de la AFAPP hace 30 años sujetando una pancarta en la calle, bajo un frío glacial o un sol tórrido. Es la eterna estampa de aquellas mujeres de pelo blanco a las puertas de cualquier cárcel remota, siempre cargando con las pesadas bolsas de comida, de ropa, de libros...

Las cárceles son siempre las mismas y a miles de kilómetros de distancia me siento partícipe del relato de aquella madre de gesto firme y trato cercano. Como los familiares de la AFAPP, también ella estuvo detenida y condenada a tres años de reclusión por defender a los presos políticos.

Ella percibe la cercanía igual que yo. “¿Existe algo parecido a Tayad en España?”, me pregunta. “Naturalmente”. Las cárceles son iguales en todas partes y los que están encerrados en ellas también son iguales, o muy parecidos: aislamiento, dispersión, organización, reunión, movilización...

“Pero a diferencia de Tayad, en España la AFAPP nunca ha sido legalizada”, le respondo, por buscar alguna diferencia. “Tres veces pidieron su legalización y nunca se la concedieron porque oficialmente en España no hay presos políticos y, por lo tanto, no puede una haber una asociación de presos políticos”.

No puedo evitar un chiste: “Tampoco existe dios y, sin embargo, hay cientos de asociaciones religiosas legalizadas”. Pero en España la autoridad competente sólo está para dos cosas: prohibir y poner una excusa para hacerlo. No se le puede pedir que, además, sea un poco más ingeniosa.

La madre se muestra interesada en las similitudes y diferencias que encuentro entre ambos países, así que me lanzo: “Como consecuencia de la total ausencia de derechos, en España la represión contra los presos políticos se extiende a sus familias, lo mismo que en Turquía”. Sólo los bocazas no entienden que la lucha de clases no es gratuita. Se paga con cárcel y con muerte. En Turquía no hay tanto bocazas porque la persecución política está generalizada, mientras que en España es discriminatoria. A algunos sí les sale gratis. El precio cero desvaloriza la lucha de clases; la convierte en “política”, un comercio propio de charlatanes y demagogos que harta a las masas.

Nos despedimos con un largo abrazo y al salir veo enfrente del portal una excavadora en un solar. Me cuentan que los vecinos acaban de derribar el centro social y están poniendo los cimientos de otro mejor, más amplio y más moderno.

Creo que es la mejor metáfora de la misma revolución. Hay quien cree que los vecinos del mundo no merecen más que este sucio y ruinoso Estado que hemos heredado del pasado. Por el contrario, los revolucionarios quieren lo mejor para ellos. Quieren poner la excavadora en funcionamiento, derribar el viejo Estado y construir otro, el que los obreros se merecen, mejor, más espacioso, más iluminado, más moderno, más confortable... No un Estado comprado en una inmobiliaria sino construido con sus propias manos.

miércoles, 27 de enero de 2016

La crisis bancaria italiana amenaza con hundir el euro

La crisis bancaria de Italia lleva mucho tiempo incubándose y ya está en su punto crítico. La economía italiana se ha contraído un 10 por ciento desde 2009.

En noviembre cuatro pequeños bancos tuvieron que ser rescatados. El 18 por ciento de las deudas italianas son incobrables. La morosidad es del orden de los 200.000 millones de euros. La relación deuda-PIB de Italia es más de 132 por ciento y se ubica en el segundo lugar después de Grecia.

El tercer banco más grande y más antiguo, Monte dei Paschi Di Siena (fundado en 1472) ha sido rescatado dos veces por el gobierno italiano desde 2009. Durante el año pasado perdió la mitad de su valor.

Los préstamos en mora y los préstamos de dudoso cobro realizados por el Monte dei Paschi llegan a unos 45.000 millones de euros, el 22 por ciento del total.

Los cuatro bancos italianos rescatados en noviembre equivalían sólo al 1 por ciento de los depósitos bancarios, y sus accionistas perdieron unos 790 millones de euros. Los problemas del Monte dei Paschi son de una magnitud mucho mayor.

Las acciones de los bancos italianos han caído en todos sus frentes pero el Monte dei Paschi es el que se lleva la peor parte. Para evitar su desplome la Commissione Nazionale perle Società e la Borsa (Consob) prohibió la venta a corto plazo de sus acciones.

Draghi dará nuevos estímulos al capital financiero, como ocurrió a mediados de 2012 cuando quiso desactivar el pánico con su promesa de hacer “lo que sea necesario para salvar el euro”.

Pero cada nuevo rescate del euro no hace más que prolongar la agonía de la moneda europea. El derroche se hace con cargo al contribuyente y mientras la banca es la que se queda con todos los beneficios, obligará a varias generaciones de contribuyentes a pagar la cuenta y la crisis jamás se resolverá.

La Comisión Europea rechazó en octubre el plan italiano de crear un “banco malo” que se hiciera cargo de las deudas incobrables. Los objetivos de este plan eran fomentar la inversión en los bancos de Italia, y crear un instrumento, respaldado por garantías públicas, para la venta de la morosidad en el mercado.

Este plan propone dar a los bancos italianos la posibilidad de comprar las garantías públicas, lo que les permite descargar sus préstamos morosos en una especie de sociedad de gestión de activos. Pero la creación de cualquier vehículo que absorba la enorme cantidad de activos incobrables puede afectar a la capacidad del sistema en su conjunto para prestar.

Estos planes trasladan el riesgo de los bancos al gobierno italiano, y esto es precisamente lo que la Unión Europea quiere evitar. Quiere que los tenedores de deuda italiana y los depositantes estén en la primera línea de defensa con sus fondos, y no el gobierno.

¿Por qué? Muy posiblemente porque el gobierno italiano no es capaz de absorber el riesgo de los préstamos incobrables.


El turbio montaje del asesinato del espía Litvinenko

Alexander Litvinenko
La llegada de Putin a la Presidencia de Rusia en 1999 se produjo en medio de una dura batalla, no sólo contra lo que entonces la prensa internacional llamaba “independentistas” chechenos, sino también interna contra los caballos de Troya del Kremlin.

En sólo 15 días, entre el 31 de agosto y el 16 de setiembre de 1999, en Rusia se produjeron cinco atentados mortíferos cometidos por los yihadistas chechenos, que no eran otra cosa que la quinta columna del imperialismo contra Rusia.

Los sangrientos atentados de 1999 hay que encuadrarlos en el contexto del giro que Putin da a la política interna e internacional de Rusia.

Entonces el borracho de Yelsin era Presidente de la República Federativa y Putin era su Primer Ministro y se disponía, según sus propias palabras, “a buscar a los ratones en su madriguera”, en referencia a la tercera guerra contra los chechenos, que a la postre resultó definitiva.

Pocas semanas después cayó Yeltsin y Putin tomó las riendas con el apoyo del conocido oligarca Boris Berezowski, entonces en la cúspide de su poder.

En aquel momento un oscuro espía del FSB, Alexander Litvinenko, feroz enemigo de Putin, abandonó Rusia para venderse a la CIA y cuando la CIA le repudió, se ofreció al MI-6 británico, que le acogieron con los brazos abiertos.

Se instaló en Londres, donde dio rienda suelta a su fobia contra Putin, jaleado por la prensa internacional y por... Berezovski, que había roto con Putin y también se había instalado en Londres, sumándose a la campaña anti-rusa. En Moscú a Berezovski le acusaban de haber apoyado a los yihadistas chechenos, de lo cual había varios indicios.

En Londres el espía Litvinenko de lealtades oscilantes, se puso a escribir un libro en el que acusaba al FSB de provocar los atentados de 1999. El libro se titulaba “Blowing up Russia: terror from within” (Explosiones sobre Rusia: el terror desde dentro) y su publicación fue financiada por el oligarca Berezovski.

Resumiendo: en Rusia se prohibió la difusión del libro y el oligarca Berezovski apareció muerto en 2013, aparentemente ahorcado.

Por su parte, Litvinenko falleció envenenado en 2006 con polonio, una sustencia radiactiva.

Pocas semanas antes de fallecer, Litvinenko se reunió con dos antiguos colegas del FSB, Andrei Lugovoi y Dmitri Kovtun, con quienes tomó el té en un hotel de Londres. Según Scotland Yard, fue en ese momento cuando resultó envenenado, de donde resulta la responsabilidad del FSB y, por elevación, de Putin.

Rusia se ha negado a extraditar a Lugovoi y Kovtun. Incluso ha condecorado al primero de ellos por los “servicios a la patria”. La situación ha degenerado en una escalada de la tensión entre ambos países. Gran Bretaña ha expulsado a cuatro diplomáticos rusos y Rusia ha hecho lo mismo con otros cuatro británicos y, además, ha interrumpido la extensión de visados para viajar y la colaboración antiterrorista entre ambos países.

Para presionar al Kremlin, en 2014 el gobierno de Londres recurrió a una argucia legal que no existe en otros países: la posibilidad de revisar documentos secretos a puerta cerrada no con fines judiciales sino a los efectos de conocer los hechos y sin ninguna clase de consecuencias judiciales.

Este tipo de asuntos seudojudiciales los manejan muy bien los gobiernos imperialistas para lavarse la cara ante la prensa. El año anterior el gobierno de Londres se había negado a la revisión de los documentos sobre el caso Litvinenko. ¿Qué había cambiado de un año para otro? La anexión de Crimea, la guerra del Donbas, la caída del vuelo MH-17... En fin, un interés claro por tensar la cuerda con Rusia.

Como buen pelele, el juez encargado del caso, Robert Owen, se presta a esta manipulación y su argumentación es cualquier cosa menos un acto jurídico: “Es probable que la operación del FSB contra Litvinenko fuera aprobada por Nikolai Patruchev [el antiguo jefe del FSB] y también por el Presidente Putin”.

Si, probablemente eso sea cierto y, por lo tanto, también es posible lo contrario, algo que hasta el más idiota sabe que no tiene nada que ver con una decisión jurídica. En definitiva, estamos en presencia de una manipulación política a escala internacional.

“El hecho de que el señor Litvinenko haya sido envenenado con polonio-210 fabricado en un reactor nuclear sugiere que los señores Lugovoi y Kotvun actuaban por cuenta de un Estado más que de una organización criminal”, añade el juez.

A los jueces les gusta alimentarse de “sugerencias”, cuando no de ensoñaciones, lo cual los políticos británicos y luego la prensa mundial han convertido en certezas absolutas.

V Jornadas por la amnistía en Madrid

Un año más acudimos a la cita solidaria con los presos políticos, convocando las V Jornadas por la Amnistía, que se celebrarán en Madrid en el mes de febrero. Estas Jornadas antirrepresivas se han consolidado y constituyen ya un lugar de encuentro y debate para todos los antifascistas y solidarios con los presos políticos. La lucha por la amnistía es cosa de todos, porque la represión nos alcanza a todos. No hace diferencia entre comunistas, anarquistas, sindicalistas o nacionalistas. No hace diferencia entre trabajadores, estudiantes, desahuciados, parados, emigrantes... Toda aquella persona o colectivo popular que defienda sus derechos o reivindique justicia social de forma coordinada es duramente reprimido. Los presos políticos son la punta de lanza de esas luchas sociales.

Están presos por luchar contra la explotación, por tratar de construir un mundo más justo y solidarios. Son un ejemplo de dignidad y resistencia. Son la demostración de que, aún en las peores condiciones, es posible mantenerse firme; y eso, es muy peligroso para el Estado, porque demuestra que es vulnerable. Por eso son aislados, dispersados lo más lejos posible. Tratan de ocultarlos, de silenciar su voz. Toda organización popular realmente democrática, realmente antifascista, debe reivindicar la libertad de los presos políticos sin distinción. No por una cuestión humanista, sino por coherencia política. La crisis política y económica es cada vez más profunda y descansa sobre nuestras espaldas. La pobreza y la miseria crecen. No solo entre los parados. Tener un trabajo asalariado no garantiza hoy poder comer. Continúan los desahucios, desaparecen las becas, se privatiza la sanidad y los servicios públicos, se reducen las pensiones...

Y mientras, los grandes bancos reciben miles de euros del Estado o se facilitan los despidos y la explotación laboral. Para tratar de controlar el descontento social, se han endurecido las penas, no solo las condenas de cárcel, también la aplicación de grandes multas que suponen el estrangulamiento económico de los condenados y de los colectivos solidarios. El número de trabajadores y de miembros de colectivos populares que han sido juzgados y condenados crece día a día. Las leyes antiterroristas son aplicadas indiscriminadamente con dureza en cualquier movilización social para tratar de aislar las luchas, y se criminaliza y persigue la solidaridad. Este año, además, se cumple el 80 aniversario del triunfo del Frente Popular en las elecciones generales de 1936. Dicho Frente representaba la unidad de todos los partidos de izquierda y de los sindicatos. Republicanos, socialistas, comunistas, anarquistas y sindicalistas, por primera vez, unidos en torno al programa democrático-revolucionario que las masas obreras y populares venían demandando. Uno de los puntos esenciales de ese programa unitario exigía la libertad de los presos políticos. Tras la victoria, una de las primeras medidas del gobierno del Frente Popular fue la libertad de los 30.000 presos políticos que entonces poblaban las cárceles del Estado. Esta experiencia histórica de lucha y unidad popular está hoy plenamente vigente y nos enseña que para conquistar una sociedad más justa y democrática es imprescindible nuestro esfuerzo conjunto y la exigencia de la libertad de todos nuestros presos.

No puede haber libertad ni justicia donde el pueblo tiene presos políticos. La lucha por la amnistía es una cuestión fundamental para cualquier demócrata y antifascista. Por todo ello, queremos invitar a todos los colectivos solidarios y antifascistas para que acudáis y participéis activamente en las V Jornadas por la Amnistía que se celebrarán el próximo mes de febrero en Madrid.

¡Amnistía total para los presos políticos!
¡Libertad para los presos políticos enfermos, ya!
¡La solidaridad y la unidad nos hace invencibles!
¡Viva la República Popular!


Las monjas católicas secuestran a menores de edad en la India

El Juzgado de Instrucción número 1 de Santiago de Compostela investiga el secuestro de tres menores originarias de la India en el convento de clausura de las Mercedarias de la capital gallega.

El Juzgado recibió el viernes un atestado de la Comisaría General de Extranjería informando de la denuncia de una joven que aseguraba que ella y otras mujeres estaban secuestradas en el convento de clausura compostelano.

Tras la denuncia, la jueza autorizó el sábado un dispositivo para comprobar que las mujeres que vivían allí lo hacían por voluntad propia. Tres jóvenes manifestaron en ese momento su  “voluntad de abandonar el centro”, algo que hicieron el mismo día.

La jueza investiga si las mujeres que decidieron abandonar el sábado el convento tenían acceso a su permiso de residencia para poder hacerlo de forma efectiva y si estaban siendo coaccionadas para seguir allí.

Las mujeres llegaron a la congregación compostelana procedentes de la India hace unos 15 años, cuando todavía eran menores de edad. A pesar del dilatado periodo de secuestro, la prensa manipula los hechos hablando de “retención”.

A su llegada les amenazaban con la deportación si abandonaban el convento. De hecho, el Juzgado investiga los motivos por los que fueron deportadas otras dos jóvenes indias de la misma congregación en 2011, a pesar de tener permiso de residencia.

Las mujeres secuestradas permanecen en un centro de acogida bajo tutela judicial.

A pesar la gravedad de los delitos, no han detenido a ningún jerarca católico. Si los secuestradores hubieran sido imanes en lugar de monjas, hubieran convertido el asunto en un escándalo mediático de grandes proporciones: tráfico de menores de edad, secuestro grave, robo de documentos personales...

Los militares británicos se quedarán permanentemente en Polonia

El jueves de la semana pasada el ministro de Defensa de Polonia, Antoni Macierewicz, afirmó que el Reino Unido estacionará de forma permanente a 1.000 militares en el país, en una aparente contradicción con el anuncio de Londres de que los ejercicios militares en territorio polaco era puramente temporales.

El miércoles el Ministerio de Defensa de Reino Unido indicó que enviaría 1.000 militares para participar en ejercicios defensivos en Polonia, como parte de un acuerdo con Varsovia para fortalecer sus lazos de seguridad.

Sin embargo, Macierewicz ha asegurado que el acuerdo contempla que las tropas estén desplegadas en el país de forma permanente a partir de 2017. "Serán rotativas, pero la presencia de 1.000 soldados será permanente", agregó.

Polonia, que acogerá una cumbre de la OTAN en el mes de julio, ha reclamado en numerosas ocasiones al organismo que incremente el número de tropas en su territorio, argumentando que son necesarias para hacer frente a Rusia tras su papel en Ucrania.

Por contra, la OTAN se ha mostrado reticente ante esta posibilidad, ya que el despliegue de tropas en Europa central supondría una violación de su acuerdo con Rusia, firmado en 1997, sobre el número de fuerzas de la alianza imperialista desplegadas en los países del antiguo Pacto de Varsovia.

Pese a ello, Macierewicz ha argumentado que el despliegue de tropas británicas es "realista". "No hace mucho se nos dijo que sería imposible conseguir bases permanentes [de la OTAN], que no era una petición realista. Bien, resultó ser realista", remachó.

En los barrios rojos de Estambul (2)


Juan Manuel Olarieta

En el parque de Gazi, otro de los barrios obreros de Estambul, los revolucionarios han asaltado el salón de bodas para crear un centro de atención a los drogodependientes. El carácter suntuario del lugar contrasta con sus ocupantes, entre ellos un anciano de barba blanca que camina lentamente y me saluda sonriente cuando me cruzo con él: ¡Merhaba! (¡Hola!). Tiene el rostro atravesado por los surcos del alcohol, una plaga desconocida hasta ahora en los países de cultura islámica.

El centro alberga a unos 20 toxicómanos, muy jóvenes la mayor parte de ellos. Cuentan con el apoyo de los revolucionarios, de las familias, de los vecinos y de los que han superado su adicción.

En los barrios de la metrópoli turca ha comenzado una guerra contra las drogas y los que trafican con ellas. La semana pasada las patrullas encontraron un enorme alijo junto a una comisaría, lo llevaron a la plaza del pueblo y llamaron a los vecinos para quemarla en su presencia.

Mientras la policía protege a los traficantes, las patrullas se encaran con ellos y les proponen acudir al centro de rehabilitación. Si no lo hacen, no pueden vender drogas en el barrio y tienen que marcharse.

El centro lleva dos años funcionando. “La puerta está abierta, tanto para entrar como para salir”, me dice Demir, el portavoz, un joven de unos 24 años, antiguo adicto que ahora se dedica a apoyar a otros.

“Aquí hacemos vida en común: comemos juntos, charlamos entre nosotros, limpiamos y nos ayudamos unos a otros”. A la mayor parte de ellos los han traído las patrullas. Les informan a las familias que los han localizado y hacen un trabajo político de propaganda y organización.

“El periodo de estancia es de un mes, pero pueden estar tanto tiempo como quieran”, me cuenta Demir. En los barrios populares apenas circula la cocaína y sus derivados, cuyo precio astronómico la reserva para los adinerados. Sobre todo circula el “bonsai” y la heroína.

Llaman “bonsai” a una hierba que se obtiene de la verónica. En los barrios se vende muy barata, el equivalente de un euro y medio, porque es una planta que prolifera en las regiones frías, donde sus infusiones siempre se emplearon con carácter medicinal.

“¿Con qué tipo de sustancias tratáis las crisis de abstinencia?, ¿con metadona?”, le pregunto a Demir. “Con cariño”, me responde. No se si he entendido bien, pero Demir insiste: “Nosotros no sustituimos unas drogas por otras”. En los momentos más agudos de crisis, le duchan al adicto con agua fría y le dan masajes.

¿Es una terapia exitosa? Rotundamente sí. “Las instituciones oficiales fracasan en un 97 por ciento de los tratamientos que emprenden; nosotros en un 30 por ciento solamente”, me asegura Demir.

Lo del cariño me ha dejado con la boca abierta, pero lo voy entendiendo a lo largo de la conversación. Es la confianza en la persona, en su capacidad de cambiar, de lograr todo aquello que se proponga con la ayuda de los que le acompañan. “Aquí no preguntamos a nadie por lo que ha sido sino por lo que quiere ser”.

De esta manera muchos antiguos toxicómanos se han incorporado a las filas revolucionarias, junto con sus familiares. Recientemente la policía mató a uno de ellos cuando denunciaba el tráfico de drogas en el barrio.

Cuando terminamos de hablar, atravieso una sala presidida por una larga mesa en la que los toxicómanos comen en compañía de los responsables del centro, de sus familiares, amigos y vecinos del barrio.

A la salida del centro hay un enorme edificio de varias plantas recién construido. Demir lo señala con el dedo: “Dentro de poco lo ocuparemos también. Tenemos intención de crear un conservatorio para que los vecinos aprendan música”. De momento el edificio está vacío. “¿Por qué no lo habéis ocupado ya?”, le pregunto. “Porque es tan grande que sería imposible amueblarlo”, me responde. “Estamos esperando a que lo llenen de muebles para apoderarnos de él”.

La justificación para construir un edifico público tan grande son los discapacitados, que jamás disfrutarán de sus instalaciones. El verdadero negocio está en su edificación. Lo que luego hagan con él no le importa a ningún organismo público. La única excepción es esa: que una organización revolucionaria lo ocupe para destinarla al disfrute de los vecinos. Entonces se rasgarán las vestiduras.

martes, 26 de enero de 2016

Arabia saudí podría vender bonos de Estados Unidos para salir de la crisis

En medio de la profunda agitación del sistema financiero mundial, la autocracia saudí podría convertir sus reservas a corto plazo en activos líquidos para cerrar los compromisos presupuestarios y apoyar su moneda, y quedarse con los bonos a largo plazo.

Tan sólo el año pasado, Arabia saudí vendió casi 100.000 millones de dólares en reservas de divisas para tapar su mayor déficit presupuestario en un cuarto de siglo. Por primera vez, también está considerando la venta de un pedazo de su joya de la corona: la petrolera estatal saudí Aramco. Estos signos están provocando preocupación por la enorme posición de Arabia saudí en el mercado de bonos estadounidense. El gran riesgo es que la autocracia saudita venda algunas de sus tenencias del Tesoro, que se consideran entre las más grandes del mundo, para recaudar los dólares necesarios.

El monto de la deuda de Estados Unidos que posee Arabia Saudí, es secreto. Es un vestigio de una época de escasez de petróleo y petrodólares poderosos. Pero ahora esa pregunta –sin respuesta desde la década de 1970, en virtud de un apagón informativo mantenido por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos– ha pasado a primer plano, al estar Arabia Saudí presionada por el desplome de los precios del petróleo y sus costosas guerras en Medio Oriente.

El Tesoro nunca ha revelado la cuantía de bonos estadounidenses en manos de Arabia saudí porque durante mucho tiempo ha sido un aliado clave en Oriente Medio, y a la vez forma parte con otros 12 de la OPEP, incluyendo Kuwait, los Emiratos Árabes Unidos y Nigeria a los cuales se les guarda el secreto. De los demás -más de un centenar de otros países, desde China al Vaticano- el Tesoro ofrece un desglose detallado de la cantidad de deuda de Estados Unidos que tiene cada uno de ellos.

Aparte de los jeques saudíes, sólo un puñado de funcionarios del Tesoro y de la Reserva Federal saben la cuantía de deuda de Estados Unidos en manos de Arabia saudí y si están subiendo o bajando.

Este tratamiento especial, que nace de la crisis del petróleo 1973 tras el embargo árabe, es sólo una pequeña concesión entre muchas que los gobiernos estadounidenses han hecho en los últimos años para mantener la relación estratégica de Estados Unidos con la familia real y el acceso a las reservas de petróleo.

La excepción que hace el Tesoro de Estados Unidos se extiende a otros 12 países exportadores de petróleo, todos de Oriente Medio o África. En base a datos publicados esta semana, ese grupo ha recortado sus participaciones en bonos por unos miles de millones de dólares desde marzo y a partir de noviembre posee unos 289.000 millones de dólares.

Debido a la sospecha de que la cuantía de bonos es la mayor, los movimientos de Arabia saudí se miran con lupa, especialmente por los bancos centrales de los mercados emergentes que venden bonos del Tesoro y recaudan efectivo en defensa de sus monedas. El Tesoro no informa si los tenedores son privados o públicas, pero se considera que cerca de dos tercios de las tenencias extranjeras están en manos de instituciones oficiales, como los bancos centrales.

Estas ventas de bonos estadounidenses han tenido un impacto pequeño, pero visible en los costes de financiación de los Estados Unidos. Desde marzo del año pasado, la venta de los bancos centrales extranjeros ha añadido 0,3 puntos porcentuales a los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años.

Las propias cifras del Saudi Arabian Monetary Agency muestran que el año pasado los activos de reserva en valores extranjeros se han reducido en la cifra récord de 108.000 millones de dólares. En noviembre el Banco Central de Arabia, que no da a conocer cifras separadas para los bonos del Tesoro, reconoció tener 423.000 millones de dólares en valores extranjeros.

Los acontecimientos de los últimos meses -el acuerdo nuclear de Obama con Irán y la ejecución en Arabia saudí de un prominente clérigo chiíta que desafió a la familia real- desafía las relaciones entre Estados Unidos y Arabia saudí. La alianza también se ha socavado por el auge petrolero en Estados Unidos, que ha hecho que sea menos dependiente de las exportaciones saudíes.

Fuente: http://www.bloomberg.com/news/articles/2016-01-22/u-s-is-hiding-treasury-bond-data-that-s-suddenly-become-crucial

Un francotirador está matando a los jefes del Estado Islámico en Libia

Un francotirador desconocido mató el pasado sábado a un jefe del Califato Islámico en Libia cuando salía de una mezquita en el centro de Sirte, la ciudad mimada por el coronel Gadafi que ahora se ha convertido en la capital libia de la organización yihadista. Abdulah Hamad al Ansari, un tuareg originario de Obari, fue llevado rápidamente a un hospital, donde ingresó cadáver.

Según “The Libya Herald”, la muerte de Al Ansari provocó una intensa y precipitada búsqueda del francotirador, sin resultado. Los yihadistas empiezan a estar muy preocupados porque en diez días tres de sus jefes han caído bajo las balas del misterioso tirador, que lleva camino de ser venerado en las redes sociales.

El pasado 15 de enero por la noche caía el sudanés Hamad Abdel Hady, alias Abu Anas al Muhajir, en la carretera de Bengasi o cerca de ella.

“El terror se instalado entre las filas del Califato Islámico tras la muerte de Al Muhajir, disparan al aire para atemorizar a la población al mismo tiempo que buscan al francotirador”, publicaba entonces Libya Prospect citando fuentes locales.

La primera víctima de este tirador de precisión fue, al parecer, Abu Mohamed al Dernaui, muerto el 19 de enero cerca de su casa. Los tres lugares donde ha actuado están muy alejados unos de otros. Al Ansari, abatido la noche del sábado, se encontraba cerca de la universidad de Sirte y el Centro Uagadugou, el antes lujoso recinto de conferencias y eventos donde resistieron Moamar Gadafi y sus leales en el 2011 y donde ahora han sentado sus reales los yihadistas.

Según el periodista italiano Daniele Raineri, tanto Al Ansari como Al Dernaui -ambos libios, el primero procedente de la provincia de Fezzan y el segundo, de la ciudad de Derna, en el este- eran militantes de Ansar al Sharia en Sirte antes de que el Califato Islámico irrumpiera en la ciudad, hace un año. Miembros de Ansar al Sharia fueron pasándose al Califato Islámico cuando esta organización tenía aún escasa presencia en el país, básicamente en Derna. Raineri recuerda que un líder religioso del Califato Islámico, Husein al Qarami -también ex Ansar al Sharia- fue asesinado en julio de la misma manera cuando salía de una mezquita.

Sobre la identidad de nuestro hombre se cree que podría tratarse de un especialista que causó estragos entre los defensores de Gadafi en los últimos días de la batalla de Sirte, de la que los francotiradores fueron protagonistas tanto en el bando rebelde como en el gadafista. El caso es que tampoco se sabe quién fue aquel tirador.

“The Libya Herald” especula con la posibilidad de que exista una red de apoyo al francotirador. Un especialista de este tipo no solo necesita ser capaz de colocarse en el lugar más adecuado y tener vías de escape aseguradas después de efectuar su disparo mortal sino que necesita, sobre todo, información fidedigna sobre dónde y cómo encontrar a sus blancos. De momento, salvo Al Qarami, ninguno de los asesinados por el tirador de elite figura en la lista de los líderes del Califato Islámico en Libia, donde la organización yihadista dispone de más de 2.000 combatientes.

Esta matanza selectiva se produce en vísperas de una anunciada operación militar encabezada por Estados Unidos contra el Califato Islámico en Libia, que podría comenzar en unas semanas.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/internacional/20160126/301676084112/jefes-estado-islamico-libia-matando.html

No son ni piratas

Bianchi

La molicie y podredumbre a la que estamos asistiendo es espectacular. Y ello en el sentido de que somos, como dirían los "situacionistas", espectáculotariado. No -eso pretenden- pueblo, no hay masas, no hay clase obrera (y, si la hay, parece estar idiotizada, como se ha sugerido por aquí, algo que no compartimos en absoluto, porque, caso de estarlo, yo prefiero "idiotizarme" con las masas antes que ir de "enterado" por la vida), pero sí "multitud" (la penúltima parida del prestímano A.Negri, que ya estará "performando" la siguiente para obnubilar al personal) y "gente", que diría "El Koletas" ávido de tocar "poder" -esa sensación, al menos- autonombrándose vicepresidente de la "neocasta". Sólo hay "público". Así nos quieren: público de mirada atónita y présbita. Y ello mediatizado por prolíferos tertulianos. que fingen escandalizarse ante un show del que forman parte. Igual que la vaca que mira el paso del tren con mirada bovina, vacuna, así nos quieren. Así nos querrían.

Todo es moda, pasajero, efímero. Si la Revolución soñada fuera algo así, el capitalismo la compraría -la Revolución- confiando en la obsolescencia del producto para (re)inventar -y vender- nuevas "revoluciones" (de colores o daltónicas, a gusto del consumidor). ¿Qué fue de los "escraches", se acuerda alguien? ¿O de expropiar -esta es la palabra justa- víveres en los grandes súpers? Los más lerdos los condenan. Los más ladinos, más inteligentes, los que saben de qué va esto, los pasean por la tele. Y la tele tiene televidentes, público, espectáculo. Así nos quieren, aborregados. O así nos pintan.

Se roba mucho en este Estado. Y se defrauda. No roban más porque entonces nadie tendría un euro para comprar una barra de pan y no habría panaderos y los ladrones tendrían que comerse todo el pan, y como no pueden, van a robar a otro lado, inversión le llaman, y si les sale mal, especulan o qué ostias, cobramos sobresueldos que esto es jauja y vivalavirgen, aunque algún pringao expíe y se sacrifique por nosotros por aquello de que el "sistema" funciona. Hay que aparentar.

Como los piratas. ¿Cómo los piratas, dije?  Si los ladrones van a la oficina -como decía una serie televisiva-, los piratas son gente honrada: tenían un código. Tenían "las reglas del diablo", sin necesidad de leer al gran RL Stevenson y su "Isla del tesoro". El llamado “código pirata” es considerado como una serie de reglas de conducta comunes a todos los piratas y, además, escritas, o sea, como la Constitución española, sólo que el código pirata se cumplía... como los maitines de un monasterio medieval.

No todos los códigos piratescos eran iguales (como bucaneros, filibusteros y corsarios no eran lo mismo), pero sí tenían un mínimo común denominador (o máximo común divisor porque cada maestrillo, cada capitán, tenía su librillo). Extramuros de la legalidad, hilvanaban la suya propia y, así, consideraban delitos graves la ocultación de parte del botín, el robo a los "compañeros", hacer trampas en el juego (al naipe); desertar en la batalla o no tener las armas listas en el momento del abordaje. El "gato de siete leguas", dizque el látigo, el corbacho -el "knut", en ruso-, no era tan habitual como se ve en las películas hollywoodienses de los años 40-50.

Dejar a alguien en una isla desierta, sí. Tenían hasta una especie de seguridad social que cubría con una suerte de indemnización a los piratas mutilados en el fragor de la "batalla", sólo que estos no iban uniformados, como los mercenarios de ahora, privados o profesionales. Celebraban asambleas y podían destituir al capitán por "ineficaz" (como el vestuario del Madrid a Rafa Benítez, perdonen la licencia). Había carpinteros y cirujanos que cobraban más en el reparto del botín que era, acabáramos, el objetivo de la cosa: el botín, como hoy saquear el erario público, otro botín. Ocurre que el código pirata establecía normas de cómo había que repartirse el (emilio) botín, unos caballeros.

Los modernos piratas que vemos hoy, impertérritos, se reparten el botín, pero sin código ni pata de palo ni parche en el ojo tuerto. Entran a saco. Como Carlos V en Roma (1527). Ni siquiera juran, como hacían los piratas, ante un vaso de ron y una Biblia (hoy la Constitución). Bueno, ante una copa de ron, sí, cosa que ahora mismo me dispongo a hacer.

A su salud.


Rebelion censura un artículo crítico con Podemos

El pasado miércoles, día 20 de enero, Rebelión publicó un artículo de mi autoría -Hipócritas y mentirosos, dos palabras que definen muy bien a los dirigentes de Podemos- para, sin previo aviso, retirarlo a las pocas horas. Acababa de consumarse una censura en toda regla. Obviamente, exigí explicaciones por tan lamentable suceso y, tres días después, se me envío una nota confirmándose la censura, por supuesto que sin nombrar esa palabra.

Para defender su indefendible postura recurrieron a acusaciones tan ridículas como falsas. Decían en su “alegato” que “una amplia mayoría del consejo editor consideró que el texto excedía con mucho la crítica y entraba en la agresión verbal”, añadiendo ya al final que con su actitud salvaguardaban “una de sus máximas, que es la de publicar críticas o debates donde se impongan los argumentos y las razones desde el respeto y no los insultos, los ataques ad hominem o los exabruptos verbales”. Casi nada. Y con esta sarta de mentiras se quedaron tan anchos.

El texto mío censurado es sin duda contundente, pero esta palabra dista mucho de ser sinónimo de irrespetuoso. Faltan a la verdad acusándome de serlo, cuando en ningún momento falto al respeto de nadie, y de insultar, cuando tampoco he insultado a nadie; tan solo he llamado a las cosas por su nombre, y es evidente que mi “atrevimiento” les ha molestado bastante. ¿Se habrán sentido directa o indirectamente aludidos? En cuanto a la carencia de argumentación y de razón, que también de eso me acusan, resulta que, lejos de estar ausente, ésta abunda por doquier a lo largo de todo el artículo apuntalando a mis afirmaciones.

He llamado hipócritas y mentirosos a los dirigentes de Podemos, cierto, pero es que ¿acaso no lo son? Decir a alguien que es lo que es puede resultar incómodo o nada agradable para el señalado -“es amarga la verdad, quiero echarla de la boca...”, escribió Quevedo hace muchísimos años-, pero de ahí a que se incurra en lo irrespetuoso y en el insulto hay un abismo.

Se mire como lo mire, acusar a la CUP de algo que Podemos ha practicado hasta la saciedad es una actitud indudablemente hipócrita. Y eso Podemos lo ha hecho. Lo mismo que es de mentirosos decir que se va a hacer algo concreto cuando casi de inmediato se hace justo lo contrario. Un ejemplo bien claro de esto último que digo -para que no se me vuelva a acusar de carecer de argumentos- es la propuesta que el pasado viernes Pablo Iglesias hizo al PSOE, en la que incluye no solo favorecer la investidura de Sánchez, sino participar en el Gobierno de este señor. En campaña electoral, Iglesias repitió hasta la saciedad que nunca participaría en un Gobierno dirigido por Sánchez si Podemos no sacaba más votos y escaños que el PSOE. ¿Señalar una verdad es acaso incurrir en lo irrespetuoso y en el insulto? No sé los responsables de Rebelión, pero yo siempre he oído decir que la verdad es revolucionaria.

La socialdemocracia se define por facilitar mareantes ganancias al gran capital, aplicando a las víctimas más castigadas de éste -para que, “pobrecitas”, no sufran demasiado- “medicinas” que alivian pero que nunca curan sus grandes males. Podemos -no yo- anunció su programa económico calificándolo de socialdemócrata. Cuando se puede repartir de manera muchísimo más equitativa y no lo hacen, ¿no son acaso los socialdemócratas “repartidores de limosna”?

Solo he utilizado tres palabras “mal sonantes” en todo el artículo censurado: joder, chusma y jodido. Y, sinceramente, ni aunque el Consejo editor de Rebelión estuviese formado por monjas y curas, no creo que esto sea motivo para retirar de esa manera tan vergonzosa e indignante un texto ya publicado y que lo estaba leyendo no poca gente.

Intuyo, pues, que en el citado Consejo editor -harto clandestino, por cierto- hay mucha alma podemista, de otra manera no se entiende que el artículo haya provocado tan moralista malestar entre sus miembros y, mucho menos, su censuradora actitud.

A lo largo de los años, en Rebelión he leído muchísimos artículos infinitamente más contundentes que el mío, sin que estos hayan sido censurados -si no aporto títulos y autores no es porque no existen, sino porque no quiero meter a nadie en este embrollo-. Lo que sucede es que, en la mayoría de esos casos, la “ausencia de argumentación y de razón”, “los ataques ad hominem” y los “exabruptos verbales” iban dirigidos contra personas y grupos políticos e ideológicos no afines al medio.

Los responsables de Rebelión podrán hacer lo que quieran con su diario -porque es de ellos, y no del Consejo, los colaboradores y los lectores, como les gusta decir-. Pero, por si no se han dado cuenta, que tengan muy claro una cosa: no acepto su infumable explicación, porque, carente de razón, ésta sí que es agresiva e insultante.

Fuente: https://baragua.wordpress.com/2016/01/25/rebelion-org-censura-un-articulo-y-recurre-a-la-mentira-para-justificar-lo-injustificable/#more-12764

En los barrios rojos de Estambul

Dilek Dogan
Juan Manuel Olarieta

Con sus 20 millones de habitantes, Estambul es un territorio imposible de recorrer. Con un pie en Asia y otro en Europa, sus edificaciones se aplastan sobre un terreno sinuoso. Muchas de ellas, que cubren barrios enteros, recuerdan al viejo Pozo del Tío Raimundo de Madrid. A su lado se alzan suntuosos rascacielos.

Cuando era un solar, el barrio de Armutlu (“Los Perales”, en turco) fue enteramente ocupado para que los arquitectos e ingenieros vinculados al DHKP-C construyeran allí las viviendas que hoy ocupan los vecinos. Se levanta sobre una colina con una vista majestuosa del Bósforo, donde los barcos esperan su turno para llegar al Mar Negro.

Los autobuses se detienen a la entrada del barrio, sometido día y noche a la vigilancia de patrullas revolucionarias. No hay propaganda electoral. Sin embargo, casi en cada pared, los murales y pintadas homenajean a la revolución y a la lucha contra el imperialismo.

Tropas especiales de la policía derriban las barricadas para ejecutar operaciones fulgurantes de castigo contra la población de manera periódica. Cuando llego veo algunos restos de ellas a izquierda y derecha. “La policía ha estado aquí hace un hora”, me dicen en el centro social del barrio, una modesta casa baja en el que la juventud monta guardia y vigila. Para combatir el intenso frío, queman maderas en un viejo barril y cantan y bailan cogidos de la mano alrededor de la hoguera.

Lo que el barrio tiene no se lo ha regalado nadie, ni el Estado, ni el ayuntamiento. Es suyo. Lo han construido con sus propias manos. Al lado del centro, los vecinos levantan un centro deportivo para los niños y un generador eólico de electricidad para no depender de los enganches clandestinos.

Para tratar de cualquier asunto, los vecinos se reúnen en el centro social, cuyas paredes retratan a la clase trabajadora turca. Los carteles revolucionarios conviven con cuadros del profeta Alí armado de una temible espada, “la más importante del islam”, según dice una inscripción. En una religión alérgica a cualquier iconografía, sólo puede ser algo típico de los alevis, el equivalente turco y kurdo de los alauitas sirios y libaneses.

Pregunto a los vecinos por aquella extraña coexistencia de símbolos religiosos y ateos, que hoy parece tan singular. Me explican que el centro es de los vecinos y que cada uno de ellos quiere verse reconocido en el lugar. Los alevitas no se oponen a la revolución socialista, sino al contrario. Tienen creencias comunes a la humanidad, como son la igualdad y la lucha contra la injusticia.

Recuerdo que los católicos tienen una iconografía parecida en el Arcángel San Miguel, a quien también representan con la espada que empuñó para luchar contra el dragón, símbolo del Mal y del demonio.

También recuerdo que está muy próximo el 40 aniversario de la matanza de Vitoria, cuando cinco obreros fueron asesinados al atacar la policía la iglesia en la que se reunían. La mezcla de escenarios políticos y religiosos parece ser bastante común en casi todas partes.

Los murales del barrio recuerdan uno de los últimos crímenes de la policía: el asesinato a sangre fría de Dilek Dogan, una obrera volcada en las actividades políticas y sociales de los vecinos. La policía asaltó su casa de madrugada y ella salió a su encuentro en la puerta, diciéndoles que aquello no era una cuadra.

En las viviendas turcas es costumbre quitarse el calzado antes de entrar y Dilek les mostró a la policía que tenían las botas puestas. El oficial al mando sacó una pistola y, sin mediar palabra, disparó tres tiros. Me los muestra el padre de Dilek cuando voy a visitarle a su casa. Uno atravesó la puerta del servicio, otro se alojó entre los azulejos de la ducha y el tercero impactó mortalmente en el cuerpo de Dilek, privándonos de su sonrisa para siempre.

Cuando salgo de la vivienda me abrigo porque nieva copiosamente. Mientras me calzo, el asesinato de Dilek me parece ejecutado aún con más sangre fría; pero no es sólo por el viento que recorre la lengua de agua del estrecho...

A la mañana siguiente me informan de que después de marchar, la policía hostigó al barrio durante toda la noche. Su obsesión es derribar la carpa con la que los vecinos homenajean a Dilek. El mismo empeño ponen unos en ocultar el crimen como otros en mantener vivo el recuerdo de una vecina a la que todos apreciaban.