jueves, 31 de marzo de 2016

La masacre de Odesa dos años después

Jean-Pierre Garnier

[...] Decenas de miembros y partidarios del movimiento anti Maidan que estaban refugiados en la Casa de los Sindicatos de Odesa el 2 de mayo de 2014, fueron quemados vivos o asfixiados. Otros fueron rematados a golpes de barras tras arrojarse por las ventanas para escapar de las llamas.

Calificados de “pro rusos”, fueron objeto de una operación de “limpieza” instigada por grupos neo-nazis. Ya se habían ilustrado en Kiev algunas semanas antes, en la seudo revolución orquestada en la capital para derribar por la fuerza el gobierno elegido democráticamente. Sin estos grupos y su encuadramiento como punta de lanza de las manifestaciones, no hubiera existido nunca una “revolución” en la plaza Maidan.

En cuanto a Odesa, no solamente activistas ucranianos de obediencia fascista constituyeron las tropas de choque acorazadas y protegidas con cascos que asaltaron e invadieron la Casa de los Sindicatos para “liquidar a la chusma pro-rusa”, como testimonian numerosos vídeos filmados por personas que no tenían nada que ver con el FSB. La operación no se hubiera podido efectuarse sin la intervención de las autoridades locales. La policía, presente en el lugar de los hechos, dio pruebas de una notable pasividad, mientras que los bomberos, cuyo cuartel se halla cerca, batieron el récord de lentitud para acudir al lugar.

Sin duda, el gobierno de Kiev se vio obligado a proceder a algunas dimisiones de responsables locales, empezando por el gobernador de la región de Odesa, ante el peligro de perder en el exterior una legitimidad democrática ya dudosa. Pero los culpables directos o indirectos de la carnicería parecen beneficiarse aún, dos años después de los hechos, de una impunidad total. Algunos de ellos continúan patrullando y desfilando por las calles de Odesa, a pie o en vehículo, continuando la caza a los “pro-rusos”, amenazando a los habitantes que podrían declarar, y esto hasta en los tribunales. Resultado: los padres y amigos de las víctimas aún están a la espera de que se haga la luz sobre las condiciones de su desaparición. Término a tomar en sus dos acepciones, ya que los cadáveres de algunos de ellos aún no han sido recuperados.

Para que se haga justicia se ha creado una Asociación de Madres de los asesinados, con el fin de realizar una investigación seria sobre lo que sucedió en Odesa el 2 de mayo de 2014. Justicia que, hasta ahora, parece desgraciadamente ser una misión imposible. En este aspecto predomina la parodia. Únicamente un activista “pro ucraniano”, es decir, anti ruso y muy probablemente simpatizante si no militante del Pravy Sektor o de Svoboda, ha sido acusado, mientras que los asaltantes y los que asediaron la Casa de Sindicatos se contaban por docenas. Al contrario, pero de forma complementaria, 20 manifestantes clasificados como “pro rusos” fueron investigados. “Opaca investigación judicial”, titularía un periodista de Le Monde, diario sin embargo cercano a las posiciones pro-europeas y neoliberales de los nuevos dirigentes ucranianos. Esa investigación contemplaba la creación por un cierto número de personalidades de un “Grupo 2 de Mayo”, que llevaría sus propias investigaciones. Sin embargo, aunque compuesto en principio por personas de “todas las opiniones políticas”, y siendo su trabajo “considerado objetivo y serio” según el mismo periodista, (que por otra parte no precisa porque este trabajo merecía esa consideración), no parece que el esclarecimiento de los hechos del 2 de
mayo de 2014 al que ha llegado haya dado plena satisfacción.

Hay que decir que la versión de los hechos compilada por este “Grupo 2 de Mayo” concordaba un poco demasiado (lo que no disgusta al enviado de Le Monde) con los intentos de todos aquellos que en Odesa y Kiev desean que el vergonzoso asunto del masivo asesinato perpetrado por los ultranacionalistas en un país europeo, del que se felicitan en el extranjero por su reunión con la gran familia de las “democracias”, sea lo antes posible acallado, enterrado y olvidado. Por ejemplo, el arranque de los enfrentamientos fue imputado a los activistas “pro rusos”, que habrían atacado una manifestación pacífica pro ucraniana, es decir, nacionalista, organizada espontáneamente por los hinchas de dos equipos de fútbol a la salida de un partido. Los dos primeros muertos de la jornada procederían de sus filas, alcanzadas por las balas de tiradores “rusófilos”, sin que esto se haya demostrado todavía. Un escenario que recuerda el fabricado por disparos contra la multitud de la “revolución de Maidan”, antes de que se descubriera que, en realidad, los francotiradores que dispararon contra la policía y contra los manifestantes el 20 de febrero de 2014 formaban parte de un “grupo clandestino” en el “estaban implicados, directa o indirectamente, la extrema derecha (Pravy Sektor, Svoboda) y un partido oligárquico pro-occidental (Patrie)”, con el objetivo, por medio de un “asesinato masivo de falsa bandera”, de “ganar en el conflicto asimétrico de Maidan y tomar el poder en Ucrania”.

La continuación del relato no desluce su principio. Los “dos bandos” habrían después “intercambiado cócteles Molotov, provocando el incendio destructor debido a la cantidad de combustible almacenada por los anti Maidan en el edificio”. En fin, los comandos provistos de barras o de bates que rodeaban el edificio en llamas habrían tratado “en su mayor parte de salvar a las personas atrapadas”, en lugar de rematarlas como atestiguan las escenas filmadas por múltiples vídeos [...]

Un grupo de miembros del Parlamento Europeo [...] preocupados por la ausencia de datos fiables relativos a la masacre, demandaron en mayo de 2015 al primer ministro Arseni Yatseniuk “hacer todo lo posible para hacer públicos los resultados de las investigaciones sobre las muertes cometidas en Maidan y las muertes masivas perpetradas en Odesa”. No valió de nada. En un informe muy crítico publicado en octubre de 2015, los expertos europeos de un comité consultivo internacional creado a iniciativa del secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, consideraban que la investigación efectuada en Ucrania con el fin de establecer las circunstancias exactas de la masacre y evaluar el trabajo de los servicios municipales de urgencia el día de los hechos “no respondía a las exigencias de la Convención Europea de Derechos del Hombre”. Por añadidura, además de que no podía “ser calificada de independiente y eficaz”, estimaban que el “contexto general” que reinaba en Ucrania impedía a los investigadores “realizar serios progresos en la elucidación de la tragedia de Odesa”.

Es por tanto comprensible que las madres de las víctimas de la carnicería no tengan hoy otro recurso que dirigirse a las Naciones Unidas para que no quede impune. De ahí su petición a la instancia competente de este organismo en materia de protección de derechos humanos, encargada de los casos de tortura, ejecuciones sumarias, desapariciones forzadas y detenciones arbitrarias, para que una comisión internacional, realmente independiente y objetiva pueda al fin aclarar la verdad sobre lo que pasó en Odesa el 2 de mayo de 2014, y que sus responsables sean castigados.

Todo lo anterior el motivo por el que el día 21 de marzo se ha celebrado una conferencia seguida de un debate, en los locales de la ONU en Ginebra al margen de los trabajos del Consejo de Derechos Humanos [...] El fin de esta conferencia era por un lado seguir la evolución de Ucrania desde la “revolución” de la plaza Maidan, exponer el impacto sobre el país del cambio de régimen que siguió, situar la matanza de Odesa en este contexto socio-histórico, tanto nacional como internacional, y perfilar el papel de los diferentes actores de este drama. Por otro lado se trataba de dar a conocer a partir de testimonios no solamente el desarrollo de los sucesos, sino también los múltiples obstáculos encontrados para que se haga la luz sobre las responsabilidades directas e indirectas de las autoridades de la ciudad en la violencia sin precedentes en Odesa.

Sin embargo, hay que pensar que esta búsqueda de la verdad no gustaba a todo el mundo, y menos aún la idea de crear una comisión de investigación libre de la presión del poder en Ucrania. Tras la tentativa de un tal Mykola Cusin, presidente de un Comité de Defensa de la Democracia en Ucrania, rama europea del Comité de Ucranianos de América del Norte, para conseguir la anulación de la conferencia [...]

Recuperada la calma, Elena Radzikhovskaiya ha podido expresar, en nombre de las madres que como ella fueron privadas de sus hijos por lo que se debe denominar asesinato colectivo, su deseo de que el mayor número de personas de otros países se solidaricen con ellas para que los culpables, sean quienes sean, se identifiquen, se persigan, sean juzgados y castigados.

Que aquellas y aquellos que rechazan unirse a la cohorte de los imbéciles o de criminales, en el sentido en que Bertolt Brecht les definía, firmen esta llamada. Las madres de los ucranianos asesinados en el 2 de mayo de 2014 se lo agradecerán.

Fuente: http://www.comite-valmy.org/spip.php?article7003

Del Código Penal al Pecado Original

Ayer el Presidente de la República francesa, François Hollande, renunció definitivamente a lo que alguien ha calificado, acertadamente, como un “golpe de Estado constitucional”. Otros dicen que ha tratado de introducir el estado de emergencia dentro de la Constitución.

El discurso fue el típico de la socialdemocracia de hace 100 años. Si pero no... A pesar de las declaraciones grandielocuentes, Francia ha quedado seriamente tocada por los atentados del año pasado. Los yihadistas han ganado la partida. Además de introducir el estado de emergencia han obligado a Hollande a cambiar la Constitución o, al menos, a intentarlo:

“He decidido [...] cerrar el debate constitucional pero no me desviaré de los compromisos que he contraído [...] para asegurar la seguridad de nuestro país para proteger a los franceses contra el terrorismo. Es mi deber y es mi responsabilidad. Lo asumiré hasta el final y con la fuerza necesaria”, dijo después de recibir a los presidentes de la Asamblea y del Senado.

Pero para llevar adelante su reforma constitucional, Hollande no ataca a los yihadistas sino a la oposición. Necesitaba 3/5 partes de los votos en ambas Cámaras y no los ha logrado. Lamenta más la oportunidad perdida que los 130 muertos en los atentados.

Hollande desvía los tiros. El problema no es la oposición, desde luego. Tampoco son los yihadistas, ni los 130 cadáveres. El verdadero problema es que se ha encontrado con una protesta creciente contra el estado de urgencia. A su vez, las manifestaciones en las calles en su contra han crecido porque todos se han dado cuenta de los continuos abusos policiales.

La costra política estaba de acuerdo en constitucionalizar el estado de emergencia, es decir, en liquidar los pocos restos de derechos y libertades que quedan en Francia, pero ponían pegas a la pérdida de nacionalidad para las personas condenadas por terrorismo. En el Senado algunos querían que eso sólo fuera posible si el condenado tenía doble nacionalidad. Cualquier otro cambio supondría declararle “apátrida”.

“Cuatro meses después constato que la Asamblea nacional y el Senado no se ponen de acuerdo sobre un mismo texto y que el compromiso sobre la pérdida de nacionalidad para los terroristas es imposible. También constato que una parte de la oposición es enemiga a cualquier revisión constitucional sobre el estado de urgencia o incluso sobre la independencia de la judicatura. Deploro profundamente esta actitud”, dijo el Presidente francés.

Por si a alguno le suena, hay que decir que la pérdida de nacionalidad no tiene límite temporal, es decir, que se trata de una condena perpetua. Lo mismo que en España, se trata de crear personas condenadas para toda la vida, es decir, más bien un Pecado Original que un Código Penal. Son castigos que sólo se acaban con la muerte.

Como en todo este tipo de reformas fascistas, el terrorismo no es más que la excusa ideal. Aprovechando que el Sena pasa por París... ese tipo de condenas perpetuas no sólo se pueden imponer en los delitos de terrorismo sino también en los delitos cometidos contra la policía y contra menores.

Decimos fascistas de una manera deliberada porque en Francia el origen de la legislación antiterrorista es el Gobierno de Vichy, como en España también tiene su origen en el franquismo. Esa es la esencia del “golpe de Estado constitucional” que Hollande ha pretendido llevar a cabo. Lo que se lo ha impedido no ha sido la oposición, ni la derecha, sino las riadas de gente en la calle.

miércoles, 30 de marzo de 2016

El rompecabezas sirio necesita tantas negociaciones como batallas

Israel Adam Shamir

El masivo ataque terrorista en Bruselas llegó como una respuesta más bien lenta al “misión cumplida” de Vladimir Putin. Parece que el mundo necesita más intervenciones rusas en Medio Oriente si se quiere detener a los negros criminales del desierto. Afortunadamente, Rusia no tiene prisa para irse por completo. Por lo que oigo en Siria, la prometida retirada es más bien un figura retórica. Unos rusos se van, y otros rusos se quedan.

Ya se que muchos de nuestros colegas, caballeros de la prensa libre, ya explicaron y justificaron la repentina declaración de Putin. Escribieron que Putin dijo en septiembre que la campaña duraría hasta primavera, por lo que para ser hombre de palabra tiene que mantener su promesa. Escribieron que Rusia ha hecho todo lo que podía o debía, y que su misión está efectivamente cumplida. (Lo que es curioso, porque el terrible Daesh y su horrorosa hermana Al-Nosra están vivos y coleando). Otros dijeron que los rusos son inteligentes para irse mientras todo va bien, antes de la amenazante invasión conjunta en Siria de turcos y saudíes. Las plumas hostiles (a Rusia) explican la decisión de Putin por la severa resistencia de los yihadistas en el terreno (Al-Nusra en Alepo, el Daesh en Raqqa) mientras las mentes más intrépidas adeptas a la alta conspiración hablan de un ultimátum presentado por Kerry y Erdogan a Putin, que dice “O se van ahora o sellaremos los estrechos del Bósforo a sus barcos”.

Sin embargo, ha pasado ya algún tiempo, y sabemos y entendemos más que hace una semana. Parece que la retirada es limitada; es más una señal que algo auténtico. Algunos cazas y algunos soldados han vuelto a Rusia, en donde se necesitaban para las celebraciones del aniversario de la reunificación de Crimea el 17 de marzo. Recibieron las medallas; un vínculo entre el episodio de Crimea y la campaña siria se hizo visible. La declaración ha enviado una útil señal a sirios y a otros árabes, de que no pretenden colonizarlos. Otra cosa es que los rusos están aún en Siria y permanecerán ahí por un tiempo considerable, aún manteniendo un perfil bajo.

De todas formas, los aviones estratégicos TU-22M3 han efectuado sus salidas desde sus bases en Rusia y ahora, dicen, hay escasez de objetivos que merezcan el lanzamiento de una bomba inteligente que lleva colgada la etiqueta de 1.000.000 de dólares. El bombardeo sobre el transporte de petróleo también ha finalizado. Aún existe mucho petróleo que es exportado ilegalmente desde el Kurdistán iraquí y desde los oleoductos del Daesh, pero una respetable parte de este tráfico de petróleo también es usado por los sirios para producir electricidad y extraer agua.

Los bombardeos eran divertidos (tal vez), pero los sirios solicitaron su suspensión.

¿Por qué se hizo la declaración de retirada? Era un recordatorio al presidente Al-Assad de que no tiene todo el tiempo del mundo a su disposición para hacer las paces con sus adversarios. Rusia experimentó frustración ante las tácticas dilatorias de sus generales. Parece que la cúpula directiva siria ha sacado una conclusión totalmente equivocada: la de que los rusos seguirán luchando por los sirios hasta que Bashar Al-Assad recupere el control total del país. Eso no es así: los rusos están deseosos de ver progresos reales en las negociaciones.

“Bashar Assad es flexible, pero sus generales no. Piensan que solo hay dos salidas posibles: derrota o victoria. Esto no es realista. Los generales comprenderán el mensaje cuando nos retiremos”, me dijo un oficial ruso destinado en Latakia.

La declaración de retirada ha sido premeditadamente realizada el primer día de una nueva ronda de conversaciones en Ginebra. Era una prueba tangible de que Rusia no buscaba una victoria militar, sino basarse en medios diplomáticos. La declaración envió más señales a todas las partes: Turquía lo pensaría dos veces antes de invadir Siria mientras los rusos supuestamente se retiran. Los europeos no acusarán a las bombas de Rusia de enviar nuevas olas de refugiados a sus territorios. La retirada es una señal a Irán, también, ya que ese país retiró el grueso de sus fuerzas en Siria y no aceptó la propuesta rusa para cortar la producción de petróleo.

Los rusos no quieren llevar el peso de la guerra sobre sus espaldas. Es lo que dicen a los iraníes, e incluso se lo dicen más a Bashar Al-Assad y a su pueblo. En encuentros privados, los generales sirios se felicitaban de lo inteligentes que eran por conseguir que los rusos lucharan para ellos. El ejército sirio esquiva la batalla, dicen los oficiales rusos en Siria, esperando que los rusos les saquen las castañas del fuego. Los oficiales sirios no prestan atención a las instrucciones de los consejeros rusos, no quieren entrar en el fragor de la batalla. A veces huyen ante la más mínima amenaza del enemigo. Los consejeros rusos se vieron obligados a luchar contra el Daesh directamente, en vez de hacer su trabajo, que es el de operar el material militar avanzado.

Los rusos se sienten molestos debido a que los sirios no tiran de su carga en lo que se refiere a negociaciones con los grupos armados de la oposición. Las negociaciones van por dos pistas: una, remota e internacionalizada, en Ginebra, en donde el gobierno sirio habla con los grupos de emigrados a través de Staffan de Mistura. Ambas partes están encalladas, y tampoco está claro la influencia real que tienen estos emigrados.

La segunda y más prometedora pista es local. Son las negociaciones con los grupos locales armados, y hay centenares de ellos. Cada vez es mayor el número de ellos que acepta el alto el fuego, pero cada acuerdo requiere compromisos, condiciones especiales y un tira y afloja. Hasta la declaración de retirada, los funcionarios sirios no eran entusiastas respecto a este duro trabajo. Por qué tenemos que molestarnos cuando podemos derrotarlos a todos con la ayuda rusa, decían. Ahora, tal vez, pondrán más esfuerzos en las negociaciones locales.

Los rusos dicen que el gobierno sirio debiera hacer algún examen de conciencia respecto a las causas de la guerra civil. Claramente, los saudíes, los turcos y Estados Unidos son culpables en gran medida, pero hay factores locales que contribuyen: la división en clanes, el severo aparato de seguridad, la dolorosa falta de elementales acuerdos democráticos. Eso debe cambiar, y lo antes posible. Siria nunca regresará a la forma. previa a la guerra, de dominio de una familia, y la gente de Assad debiera interiorizar el mensaje lo antes posible. La retirada rusa debiera centrar su atención en estos temas.

Esto no significa que Rusia vaya a estar de acuerdo en las demandas de la oposición de eliminar a Al-Assad. Nada de eso. Tiene resistencia, pero un hombre más débil no hubiera sobrevivido cinco años de guerra. La cooperación ruso-siria continua imbatida. Rusia bombardeó duramente el área de Palmira, y las tropas sirias avanzaron en sus antiguos barrios. La conquista (¿o liberación?) de Palmira será un visible avance para el ejército sirio y un regalo para los cristianos sirios para la Pascua. La más antigua comunidad cristiana del mundo ha perdido medio millón de miembros entre muertos, heridos y refugiados.

La situación se ha complicado con los kurdos pro norteamericanos en Siria, que han declarado su “autonomía”. A los rusos no les agrada, en tanto que no concuerda con su visión de una Siria unida. Para los turcos, la creación de un Kurdistán autónomo e independiente en Siria es un “casus belli”, una buena razón para la guerra. Es probable que ello provocara una intervención turca, cuando las cosas ya están bastante complicadas. Turquía sufrió un episodio de guerra civil en su propio territorio contra los kurdos. Algunas fuentes indican que hasta 20.000 personas resultaron muertas en la guerra. Un Kurdistán sirio independiente encendería a los kurdos turcos, dice Turquía.

Rusia no apoya el levantamiento kurdo, pese a sus antiguos lazos históricos con algunos movimientos kurdos. Aparentemente, Rusia debiera ser capaz de estar en paz con Turquía, y los turcos así lo quieren: fueron los primeros en enviar sus condolencias ante el desastre de la mina de carbón de Vorkuta. Turquía está en curso de una reevaluación de sus políticas sirias, y sus políticos y su prensa han estado abogando por un giro de 180 grados, por el reconocimiento de la integridad territorial siria y por su reconciliación con Rusia. Yo abogué por una reconciliación con Turquía en la prensa rusa, pero las respuestas fueron tenues. Los protagonistas de las políticas rusas no se entusiasmaron. El poderoso lobby armenio presionó para el rechazo de la apertura turca a la reconciliación, y los tradicionales sentimientos de Rusia desde los días de los zares son más bien hostiles a Ankara. Sin embargo, aparecen algunos cambios en el muro de rechazo, y se pueden tener esperanzas de que los puentes entre Rusia y su gran vecino sean pronto reconstruidos.

Los iraníes no esperaron a ello, sino que comenzaron su ofensiva de paz con Turquía. Propusieron olvidar sus diferencias y volver a las buenas relaciones que mantenían antes de los problemas en Siria. Simultáneamente, retiraron allí el grueso de sus tropas, tras haber sufrido muchos daños en la guerra. Continuarán financiando a Siria y armando a Hezbollah, la milicia chiíta libanesa, una fuerza pequeña pero eficaz.

Los enemigos de un acuerdo en Siria están todavía muy activos. Los saudíes han gastado más de 90.000 millones de dólares en la guerra civil y en el cambio de régimen. Es una suma considerable incluso para este reino super rico. Aun siguen echando buen dinero a favor de los malos. Animados por la declaración rusa, comenzaron a transferir dinero y equipamiento a la oposición armada.

Estados Unidos sigue intentando poner las cosas a su favor, pero parece que la Casa Blanca es menos hostil a Rusia de lo que era hace medio año. Los políticos y dirigentes europeos son en su mayoría pro norteamericanos y anti rusos; incluso el horrible atentado en Bruselas produjo que el ministro de Asuntos Exteriores de Lituania convocara el envío de más tropas de la OTAN a su frontera con Rusia (¿!). Con todo, se pueden detectar pequeñas señales de cambio, según la economía rusa mejora, el rublo se acerca al dólar y al euro y los europeos sufren la pérdida de los pedidos rusos.

Israel es otro enemigo-amigo, o “socio” en palabras de Putin. Israel espera trocear Siria en varios mini Estados, o por lo menos “federalizarlos”, como los norteamericanos. Israel tiene una buena relación con los islamistas radicales de Siria; ni un solo bien judío o israelí ha sido atacado por ningún grupo del Daesh ni de Al-Nosra, situados estos en la frontera israelí, y protegidos con los cañones israelíes. Al mismo tiempo, Israel tiene buenas relaciones con Rusia. El presidente Putin es bastante suave respecto a Israel; desde luego no al nivel de los candidatos presidenciales en Estados Unidos, pero Rusia no tiene un AIPAC (el lobby American Israel Public Affairs Committee). (La comunidad oficial judía rusa es un montón de gente que amasa fortunas y elogian a Putin).

El presidente Rivlin visitó Moscú hace unas semanas, tras la declaración de retirada. Dijo a Putin que Israel lamenta que los rusos se vayan, porque eran un factor estabilizador en Siria. Putin sonrió y dijo que no se iban a ir muy lejos. A Rivlin le preocupaba que la partida de Rusia creara un vacío que permitiera a Hezbollah (tuvo suficiente tacto como para evitar mencionar a Bashar Al-Assad) tomar posiciones en la frontera israelí. Hezbollah volverá al Líbano cuando Siria esté en paz, le consoló Putin.

Es un pequeño alivio para Israel, ya que ahora mismo el Estado judío discute el lanzamiento de un ataque preventivo contra Hezbollah en el Líbano. El mejor amigo de los judíos en Oriente Medio, Arabia Saudí y sus aliados del Golfo declararon a Hezbollah como “grupo terrorista”, y retiraron 4.000 millones de dólares de ayuda que habían prometido previamente al Líbano. Respaldado por el apoyo saudí y el disgusto libanés por la perdida del dinero, Israel planea un ataque contra los indomables guerreros chiítas.

Lo hicieron en 2006 y fueron rechazados. El sueño israelí de venganza ha ido madurando en odio en estos diez años. El ejército israelí recibió y gastó muchos miles de millones de dólares a estos efectos (lo llaman “aprender las lecciones de 2006”). Ahora se han enterado de que Hezbollah ha perdido 1.300 efectivos en Siria; un alto número para una pequeña fuerza, y su deseo de matar al resto se ha hecho irresistible.

El dirigente de Hezbollah, Hassan Nasrallah, ha avisado a los israelíes de que pagarán un horrible precio si se atreven a atacar. Sus misiles producirán un cataclismo en las fábricas israelíes, en sus almacenes de armas nucleares, biológicas y químicas y en sus instalaciones de petróleo y gas de la bahía de Haifa. Ese ataque puede matar a millones, dijo, así que no comiencen la guerra.

Es una proposición sensata hecha por un hombre sensato que toma la estrategia del erizo: no le toques y no te molestará. Pero los israelíes tienen una mentalidad diferente. El Estado judío es bastante similar al Estado Islámico. Solo se fían de la debilidad y la derrota, y no están satisfechos hasta ver a sus enemigos sometidos a su piedad, y tal vez ni entonces, como prueba el destino de los palestinos. Sería bueno que la crisis siria se solucionara pronto: ahora Líbano está lleno de refugiados sirios, y en caso de ataque israelí contra el Líbano, tendrán que correr hacia algún sitio, preferiblemente hacia Siria.

Solo se puede esperar que la presencia rusa tenga un efecto calmante, no solo sobre los yihadistas islámicos, sino también sobre los judíos. Y los rusos han aprendido algo de los judíos, que solían decir que un inglés se va sin decir adiós, y que un judío dice adiós, pero no se va. Ahora es el turno de Rusia: se despiden, pero se quedan en Siria.

Fuente: http://www.unz.com/ishamir/russia-bids-farewell/

El capitalismo es malo para la salud

La dentista Cristin Kearns
La dentista Cristin Kearns es un personaje muy singular en el mundo actual. Al terminar la carrera de Odontología trabajó en una consulta privada durante un año y luego otros cuatro más en el Inner City Health Center de Denver, un centro de salud que atiende a las personas más humildes de aquella ciudad tejana.

En el centro de salud, los pacientes eran muy diferentes de los que atendía en la consulta privada. Sus enfermedades bucales eran muy serias. No se podían pagar limpiezas regulares ni reconocimientos dentales. Había pacientes que nada más entrar en la consulta les tenía que extraer todos los dientes.

En una Conferencia de dentistas le entregaron un folleto con consejos para los diabéticos que hablaba de “aumentar el consumo de fibra, reducir el consumo de grasas, reducir el consumo de sal, reducir las calorías ingeridas, pero no decía nada de disminuir el azúcar”, dice Kearns, que comenzó a reflexionar por qué un folleto publicado por el gobierno no mencionaba lo que parecía más obvio: que la caries dental y la diabetes están relacionados con el consumo excesivo de azúcar. La mano invisible del capitalismo saltaba a la vista.

El trabajo de dentista le produjo una lesión en el cuello y Kearns no pudo seguir ejerciendo su profesión. Se puso a trabajar en la Fundación Kaiser, donde intentó contratar unos seguros dentales baratos y accesibles para los pacientes con bajos ingresos. Pero pronto se desilusionó, debido a la excesiva burocracia de la institución.

La negativa de Kearns a aceptar el pensamiento convencional, los estereotipos y los clichés le llevó a profundizar sobre la negativa a reconocer el vínculo entre el consumo de azúcar, la caries y la diabetes. Empezó a buscar documentación sobre las actividades de las empresas azucareras.

“Realmente empiezo a comprender lo que la industria azucarera ha estado haciendo, y ahora es el objeto de mis empeños”. Cuando era dentista no podía pensar siquiera en abordar un asunto así. “Por cada 10 personas que atendías, aparecían otras 10. Un cuento sin fin”. Tiene la esperanza de romper ese círculo vicioso descubriendo el origen de los problemas de salud de las personas.

La dentista ha encontrado apoyo en el periodista Gary Taubes, que llevó a cabo una tarea parecida en relación con los esfuerzos de las empresas tabacaleras para encubrir los vínculos de ciertas enfermedades con el tabaco. A finales de 2012 ambos publicaron un artículo en la revista Mother Jones sobre los esfuerzos de las empresas azucareras para crear un cuerpo de “investigaciones” capaz de cuestionar los vínculos entre el consumo de azúcar, la diabetes y las enfermedades cardiacas.

La conclusión no sólo conduce a establecer que el consumo excesivo de azúcar es perjudicial para la salud, sino también que para ocultar dicha evidencia, los capitalistas han estado financiando un basurero seudocientífico.

La primera pista fue un ejemplar de un extraño libro titulado “Zoology Reprints” en el que aparecía el nombre del nutricionista Ancel Keys y una serie de panfletos sobre el azúcar de una empresa. Uno se títulaba “El azúcar es el fundamento de la vida” y otro “Algunos datos sobre el azúcar de la Fundación de Investigación, Inc., y su programa de Concesión de Premios”.

Los monopolios fabricantes de azúcar estaban financiando “investigaciones” para demostrar algo imposible: que el consumo de azúcar es bueno para la salud.

Rebuscando Kearns encontró la correspondencia de Roger Adams, profesor de química orgánica de la Universidad de Illinois y miembro del Consejo Asesor de la Fundación de Investigación del Azúcar. Cuando murió, Adams dejó sus cartas en la Universidad, incluyendo memorandos e informes que había intercambiado con la Fundación. Tras explorar esta montaña de documentos, el año pasado Kearns publicó un estudio en PLoS Medicine, mostrando que la Fundación y otros grupos monopolistas estaban luchando por silenciar a la corriente partidaria de reducir el consumo de azúcar para preservar la salud.

Uno de los “científicos” a sueldo de la industria azucarera fue Frederick Stare, fundador del Departamento de Nutrición de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Entre 1952 y 1956 la Fundación financió 30 estudios del Departamento de Stare. En la década de los setenta dirigió un estudio denominado “El azúcar en la dieta humana” que la FDA utilizó para imponer normas reguladoras del azúcar en la alimentación.

Apoyados por el dinero de la industria azucarera, algunos “científicos” lanzaron la peregrina iniciativa de que solución a la caries era algún tipo de vacuna. La Fundación invitó a las científicos estadounidenses a participar en una conferencia científica para determinar qué estudios debía financiar el gobierno y cuáles no, que era ciencia y qué no era ciencia.

Naturalmente que “ciencia” era lo que dijeran los capitalistas del azúcar, y las instituciones académicas y sanitarias bailaban según se repartiera el dinero. Por ejemplo, Kearns ha demostrado que el Instituto Nacional de Investigación Dental asumió el 78 por ciento de las recomendaciones de los fabricantes de azúcar.

A finales de los setenta los nutricionistas debatían sobre las causas de la diabetes y las enfermedades cardíacas. ¿Comían los estadounidenses demasiada grasa, colesterol y azúcar, o era una combinación de las tres cosas? Cada vez se hizo más evidente que el exceso de azúcar contribuía a la obesidad y la diabetes, pero los nutricionistas empezaron a mirar hacia otro lado, a ocuparse de otras causas y de otras cosas. Los papeles de Rogers demuestran algo que sólo los “científicos” quieren ignorar: que es el dinero el que dirige la investigación “científica”.

El dinero dirigió la atención de la “ciencia” hacia la grasa y el colesterol, a los que echaron todas las culpas. Luego esa repugnante “ciencia” es la que aconseja a las instituciones de salud pública que imponen las normas y dicen lo que debemos comer y lo que no, lo que es bueno y lo que es malo para la salud de millones de personas.

Hasta hace poco, organismos como el Departamento de Agricultura (USDA) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), no habían emitido recomendaciones sobre la cantidad de azúcar que una persona debe consumir, a pesar de que siempre las han dado sobre el consumo de grasa y de sodio, por lo menos desde hace 20 años. Kearns atribuye este retraso a los esfuerzos de los monopolistas del azúcar, de los refrescos y otras empresas alimentarias.

Mientras tanto, entre 1980 y 2010 el consumo medio de azúcar de los estadounidenses creció un 10 por ciento. El consumo de bebidas azucaradas sólo hace muy poco que ha empezado a descender.

Las empresas de bebidas y alimentación han contribuido a los altos índices de obesidad y enfermedades crónicas. El periodista del New York Times Michael Moss ha escrito varios artículos acerca de cómo los fabricantes de alimentos diseñan sus patatas fritas y bebidas azucaradas para que la gente consuma más. Su colega Anahad O’Connor ha destapado un programa de Coca-Cola para “demostrar” que es el ejercicio y no la reducción del consumo de calorías lo que favorece la pérdida de peso.

El capitalismo no sólo es malo para la salud sino también para la ciencia. “La mayoría de las enfermedades no transmisibles son propagadas por las grandes empresas”, asegura Stanton Glantz, investigador de salud pública famoso por su análisis de los documentos de la industria tabacalera en la década de 1990, “porque el comportamiento de maximización de beneficios les lleva a comercializar productos que terminan causando enfermedades”.

Para controlar las enfermedades, además de tratar de comprender los mecanismos moleculares, hay que “mirar hacia afuera y ver qué es lo que está provocando esa enfermedad, ya que [los capitalistas] están amasando una enorme cantidad de dinero con ello”, dice Glantz.

Fuente: http://www.psmag.com/health-and-behavior/the-former-dentist-uncovering-sugars-rotten-secrets

El imperio de la ‘shariá’ cristiana

La revista FronteraD publica una carta de Juan José Aguirre (*), misionero católico y obispo de Bangassou, en la República Centroafricana, en la que relata un reciente ataque del LRA (Ejército de Resistencia del Señor) contra dos monjas de su diócesis.

Los asaltantes pisaron el velo blanco consagrado de las monjas, quizá un asunto de ínfima importancia frente a los secuestros y asesinatos masivos de niños que lleva a cabo dicha organización armada en Centroáfrica pero, sobre todo, en Uganda.

Sigue contando la crónica que inmediatamente después del asalto llegaron en un helicóptero tres estadounidenses a los que acompañaban soldados ugandeses:

“La cosa huele a chamusquina. Parece como si no les interesara acabar con el LRA. Saben quiénes son y los dejan hacer, no entran en la selva a buscarlos excusándose en los jóvenes secuestrados que el LRA pondría como escudos humanos en caso de ataque. Tienen fotos de los líderes, saben dónde se esconde Joseph Kony [máximo dirigente de la organización] desde hace años (en un rincón entre el Sudán del Sur y el del norte al sur del Darfur llamado Kafia Kingi), pero nadie mueve un dedo para neutralizarlo con la complicidad del gobierno sudanés. Los ugandeses presentes en Centroáfrica ‘juegan a la guerra’ y son mejor pagados por el gobierno ugandés que en su propio país. Antiguos LRA reintegrados en el ejército ugandés son reenviados a Bangassou e incluso son reconocidos por antiguos secuestrados, con el trauma que esto supone para ellos. Los americanos, con la excusa del LRA, ya tienen media docena de bases en Centroáfrica desde donde controlar, creo yo, el petróleo del Sudán y el coltán del Congo. Me da la impresión de que chupan del bote, que el ‘control’ de los rebeldes del LRA es la punta del iceberg que esconde cantidad de otros intereses que los engrasan gratuitamente. Intereses geopolíticos, económicos u otros en donde ya me pierdo”, reconoce el obispo.

¿Eso les suena?, ¿parece una crónica de Oriente Medio?, ¿otro paripé de los imperialistas? Naturalmente. Se trataba, como dicen el obispo, de una verdadera “puesta en escena”. El Séptimo de Caballería había llegado un poco tarde, pero se desvivió atendiendo a las monjas agredidas para que éstas relataran luego la necesidad de que los gringos siguieran ocupando Centroáfrica.

Hasta aquí todo es correcto. Sin embargo, el relato va seguido por otro referente a la Semana Santa en que el obispo saca los pies del tiesto.

No es extraño que eso ocurra en un país, como la República Centroafricana, en donde el imperialismo también ha enfrentado a los cristianos con los islamistas. Como es natural, el obispo se decanta por los primeros frente los segundos, que nunca dejan de estar acompañados de la palabra “odio”, ni les falta el adjetivo de “radicales”.

Dicha asociación es posible a costa de ocultar la existencia de un cristianismo “radical”, porque la agresión contra las dos monjas de Bangassou la cometieron los miembros del Ejército de Resistencia del Señor, que se llama así en honor al Señor Jesucristo.

Se trata de una organización armada fundamentalista cuyo objetivo es imponer en Uganda la “shariá” cristiana, es decir, el imperio de los 10 Mandamientos de la cristiandad.

La caverna fascista repite infatigable que los ataques del Califato Islámico se dirigen contra los cristianos, un verdadero martirio de la era moderna. Para ellos los salafistas representan al islam.

Pues bien, si eso así, entonces el Ejército de Resistencia del Señor representa al cristianismo y esperemos que ahora informen a los cuatro vientos de que los cristianos también matan a los cristianos. Tanto por lo menos como los islamistas matan a los islamistas en Oriente Medio.

Fuente: http://www.fronterad.com/?q=bakouma-pasada-a-saco-por-ejercito-resistencia-senor-carta-desde-republica-centroafricana

El extraño caso del nazi que se alió con los sionistas

Otto Skorzeny
Según el diario israelí Haaretz (*), Heinz Krug, un científico desaparecido misteriosamente en 1962, fue asesinado por el oficial de las SS Otto Skorzeny, el mismo que liberó a Mussolini cuando fue encarcelado en 1943.

El mercenario nazi, que entonces vivía en España, fue contratado por el Mosad, el servicio secreto israelí, para asesinar a Krug porque colaboraba con los egipcios en la fabricación de armamento.

La investigación pone de manifiesto un vínculo entre los nazis y los sionistas bastante más complejo de lo que leemos habitualmente en los medios de intoxicación.

El periódico fundamenta sus conclusiones en varias entrevistas de antiguos dirigentes del Mosad y personas que han tenido acceso a los archivos clasificados de Tel Aviv.

Otto Skorzeny, el nazi que asesinó a Krug, era un teniente coronel de la Waffen SS, conocido por haber dirigido el comando que en 1943 liberó a Mussolini de la prisión en la que permanecía recluido.

El periódico relata que el día de su desaparición Krug, un científico que también trabajó para los nazis como integrante del equipo de Werner von Braun, tenía una cita con Skorzeny. Le había pedido ayuda porque se sentía amenazado por su colaboración con los egipcios.

Fue asesinado en un bosque cercano a Munich. Su cuerpo lo disolvieron en ácido y enterraron los restos en una fosa cubierta de cal.

El nazi sólo fue el brazo ejecutor; el coordinador del operativo fue Isaak Shamir, entonces dirigente de las operaciones especiales del Mosad y posteriormente Primer Ministro de Israel.

Nazis y judíos: “una alianza con el diablo”, concluye Haaretz. Pero, ¿quién es el diablo?, ¿los nazis?, ¿los sionistas? El diablo no es cualquiera. Si los sionistas se refieren a Skorzeny, se trata de un criminal que nunca dejó de ser nazi. Nacido en Austria, lo mismo que Hitler, Skorzeny fue detenido por los aliados al final de la Segunda Guerra Mundial, pero le absolvieron de los crímenes de guerra y se escapó... o lo dejaron escapar de la cárcel en 1948.

Se instaló en España, un verdadero paraíso para los nazis desde siempre. Aquí creó ODESSA, una organización para ayudar a huir a los nazis perseguidos durante la posguerra. También vendía armas y ejecutaba misiones por encargo a cambio de dinero.

En 1962 aceptó uno de esos encargos del Mosad... pero esta vez no fue sólo por dinero. Quería que Simon Wiesenthal, el cazador de nazis, retirara su nombre del listado de los fugitivos más buscados, lo que era una señal de que le seguían los pasos para matarle.

No fue así. Como tantos otros nazis y colaboracionistas, falleció plácidamente en Madrid pocos meses antes que Franco.

La complicidad entre el Mosad y los nazis ya era conocida. En su obra sobre el servicio secreto israelí, escrito en 1991, Ian Black y Benny Morris ya lo pusieron de manifiesto. En dicha colaboración participó Skorzeny desde el principio de la “Operación Damocles” cuyo objetivo eran los científicos alemanes de la posguerra.

Como es de rigor, el asesinato de Krug estuvo acompañado de la correspondiente campaña de intoxicación de la prensa. El Mosad se encargó de suministrar a los periódicos y radios de la época informaciones falsas que apuntaban a los egipcios como autores de un supuesto secuestro de Krug. Las víctimas aparecieron como victimarios. Una vez más la prensa le dio una vuelta de 180 grados a la realidad.

(*) http://www.haaretz.com/israel-news/1.711115?v=D1C792888EBD437CAA620933907C9345

Los partidarios de la URSS ganaron el referéndum hace 25 años

Mijail Gorbachov
Dimitri Novikov

Llevamos  un cuarto de siglo sin la URSS. Pero la agonía de su destrucción no sale de los ex ciudadanos soviéticos. Por otra parte, se transmite a sus descendientes, los que atrapados, de alguna manera, no tuvieron tiempo de vivirla plenamente. ¿Por qué sucede esto? Porque hoy en día el tema de la unión es algo más que nostalgia. Tiene que ver con el debate y las necesidades del momento político actual.

Por supuesto, los anti-soviéticos gritan con regularidad que están en contra de la reactivación de la Unión Soviética “¡De ninguna manera!”, dicen. Pero el quid de la cuestión es que los intereses de estas personas son extranjeros. ¿Es posible que Koch, Kasyanov Jodorkovski y Bozhenov Rynska sean seriamente considerados como compañeros? Su relación con Rusia no es más que una convención. Ellos mismos por lo general no lo ocultan, sino que con alegría, muestran su “golpeteo” con Occidente. Y no sólo no  van a ninguna parte, sino que intentan vincular su destino con el de la patria.

El número de partidarios de la Unión no disminuye. Por otra parte, en una serie de ex repúblicas soviéticas hay casi más defensores de la URSS que en Rusia. Y ello ocurre en el contexto de una poderosa corriente de propaganda que se nos vierte en la televisión, en los periódicos y a través de nuestros ordenadores y tabletas.

La propaganda celosamente sugiere que las personas no quieren volver al “pasado totalitario oscuro”. Pero, ¿quién no lo quiere, entonces? ¿Los que miran hacia occidente con la boca abierta mientras se alimentan con sus manos? ¿Los que extraordinariamente se han enriquecido con las privatizaciones a escala nacional? ¿Los que siguen exprimiendo al país en su propio beneficio? Sí, son ellos los que no quieren. Algo que incluso se puede entender. Pero, ¿cuál es el deseo de los pueblos de Rusia?

Hoy en día, con la experiencia capitalista de muchos ciudadanos, se comprende más profundamente. Entender que Rusia no va a abandonar su lugar importante en este mundo sin un Estado fuerte y una economía altamente desarrollada. Entienden que “los socios occidentales” fueron tiburones, listos para hacernos pedazos. Entienden que no hay justicia ni igualdad en el capitalismo. Ellos han experimentado que los llamados derechos humanos se aplican de forma directamente proporcional al espesor de los bolsillos.

El hechizo liberal de un Estado de Derecho, donde un oligarca con una banda de matones gobierna fácilmente, sin ningún problema para comprar incluso a un funcionario del gobierno, o a un juez, se opone al hombre que vive de su trabajo.

El 17 de de marzo de 1991 la mayoría votó por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Fue el voto de más de las tres cuartas partes de los votos de los ciudadanos. El estado de ánimo en la sociedad soviética era evidente. La gente, en su mayor parte, sentían la dignidad del sistema socialista y abogaron por su preservación.

Estaban en una pesadilla que no podrían haber imaginado: el capitalismo oligárquico estaba loco por venir. Una oligarquía que pensaba que era hora de cambiar. Pero hacia el rechazo al socialismo y su desarrollo.

En seis repúblicas soviéticas -Lituania, Letonia, Estonia, Moldavia, Georgia y Armenia- las autoridades negaron a los ciudadanos el derecho a participar en el referéndum. Los que gritaban exigiendo la democracia, fueron tan “democráticos” que privaron a las personas de la oportunidad de hablar.

Sólo que aquí la ausencia de un voto a diferencia del resto de las repúblicas estaba encaminada a la secesión de la Unión. En realidad, sus gobernantes los últimos días tuvieron la oportunidad de votar, recibir el resultado deseado y utilizarlo en sus juegos políticos.

Sin embargo, se negaron a realizar un referéndum. Y por lo tanto, hay muchas razones para creer que tenían miedo a su posible resultado. Y de hecho, si los resultados hubiesen mostrado que el pueblo no quería el fin de la República, ¿qué hubiese hecho esa banda de sinvergüenzas con ganas de separación?

Al negarse a celebrar un referéndum, las direcciones nacionalistas burguesas de las seis repúblicas violaron directamente la Constitución y otras leyes de la Unión Soviética. De hecho, en la práctica de aquella arbitrariedad cometieron un acto de traición. El Presidente de la URSS se vio obligado a detener todos los requisitos de las autoridades estatales por no haberse cumplido las directrices de las autoridades centrales, para no actuar.

Fue aquí cuando el propio Gorbachov, que más tarde lo admitió, había urdido planes de sustitución de la Unión por alguna forma nueva. Por lo tanto estuvo inactivo y rehuyó el ejercicio de sus funciones políticas y penales necesarias a aplicar en plena conformidad con la ley.

Sin embargo, se llevó a cabo un referéndum sobre la preservación de la Unión. Los resultados fueron más que convincentes. Esto, sin embargo, no impidió que se aplastara  la voluntad del pueblo e ir a la colusión. Lo mismo Yeltsin, en 1991, que nunca pensó en cumplir la voluntad de los participantes del referéndum.

Los miembros del Comité de Emergencia fueron engañados por Gorbachov y desanimados no se atrevieron a usar la fuerza. Por lo tanto, por desgracia, no sólo han perdido la oportunidad política, sino que destruyeron la perspectiva histórica de trescientos millones de ciudadanos soviéticos que vivían en un país unido, próspero y poderoso.

A veces oímos la pregunta: ¿por qué la gente se resistió a la caída de la Unión Soviética? Y aquí vale la pena hacer una parada, porque el pueblo no ha perdido toda la memoria. Sí, la sucesión de Gorbachov está llena de traiciones -Karabaj a partir de Vilnius- desmoralizando a su paso a la gente.

Lenin no recordó accidentalmente que en momentos así, de protestas de masas, es esencial la organización. En el interior del partido se habían producido procesos que permitieron contar con su recuperación. Y de hecho es por eso que las actividades del Partido Comunista el 29 de de agosto de de 1991 provocaron respuestas contundentes. Pero luego lo prohibieron, el 6 de noviembre, con el ilegal decreto de Yeltsin. El país fue privado de una fuerza política importante, potencialmente capaz de dirigir la protesta.

Y sin embargo, a pesar de todos los destructores de la resistencia el partido fue creciendo con cada mes que pasaba. La primera demostración de la protesta roja se llevó a cabo en el mismo año de 1991, el 7 noviembre. Y en el primer aniversario del referéndum -el 17 de marzo de 1992-, en el centro de Moscú se llevó a cabo una asamblea en una enorme Cámara de alcance nacional. El mar de gente llenó la plaza Manege por completo. Y fue una protesta contra los protagonistas de la destrucción ilegal de la URSS, de su país, y contra la restauración del capitalismo.

Al haber usurpado el poder el yeltsinismo respondió con terror. En contraste con el “golpe de Estado”, no dudó en utilizar la fuerza. Acciones de masas de la oposición de izquierda patriótica fueron dispersadas ​​violentamente. Fue el 23 de febrero y el 22 de junio de 1992. Y el estrangulamiento pico de la indignación popular se produjo el 1 de mayo de 1993, y luego  contra la “revolución” antisoviética de septiembre-octubre de 1993. Los patriotas que protestaban a favor de la patria soviética fueron aplastados con tanques. Así que la palabra protesta no suena lo bastante ofensiva para las víctimas y los afectados por los trágicos sucesos.

Durante un cuarto de siglo, la actitud de la gente hacia la Unión Soviética ha cambiado. Numerosos sociólogos confirman en encuestas que la mayoría de los ciudadanos lamentan la destrucción de la Unión Soviética y lo consideran una gran tragedia.

Una desviación de los principios del socialismo se convirtió en la principal causa de la destrucción de la URSS. El anti-sovietismo se reanimó en los primeros años de la perestroika notoriamente. Hasta entonces se había disfrazado como condena de la “represión estalinista”. Ideológicamente, se convirtió en el principal instrumento de la desmembración de un gran país.

La más reciente encuesta de opinión muestra que el 81 por ciento de los encuestados no fueron capaces de decir nada bueno acerca de las actividades de Gorbachov. El 24 por ciento, al mismo tiempo lo considera un criminal. Y las principales quejas hacia este personaje consisten precisamente en el hecho de que “destruyó la URSS”.

Esto fue mencionado por un 36 por ciento. Todas las demás reclamaciones han sido menos significativas. Incluso el hecho de que Gorbachov “haya llevado a una disminución del país” indicado sólo por el 10 por ciento de los encuestados. Resulta que la pérdida del gran hogar de nuestros conciudadanos, la URSS, es considerada más relevante que una caída muy dolorosa en el nivel de vida del país.

Veinticinco años de capitalismo nos han enseñado a todos nosotros los ejemplos más brillantes de la injusticia en términos de estratificación de clases.

¿Lo que impidió la preservación de la Unión Soviética, fue su renovación sobre la base del socialismo? Las causas internas y externas fueron muchas. Aquí destacamos sólo una importante: en los principales órganos del partido había un gran número de gente hostil a las ideas comunistas.

Eso fue sólo un colapso ideológico centrado del equipo de trabajo de Yakovlev.  La traición de Gorbachov no permitió un partido estrictamente centralizado para organizar y luchar contra la venganza burguesa.

Y así, un cuarto de siglo más tarde, mirando los intentos de la política de los patriotas en la sociedad capitalista, es bien visible: después del colapso de la Rusia zarista no había otra forma de independencia nacional, sino la socialista. Entre los llamados “socios” extranjeros son demasiados los motivos para desear la destrucción del territorio del país, con su riqueza mineral, su carácter multinacional. Y  pretenden combinar estas decenas de millones de personas sobre la base de un nacionalismo burgués imposible. Su lógica siempre representará una amenaza para el colapso de la Federación de Rusia, así como contribuyó a la destrucción de la URSS.

Millones de personas sueñan con el restablecimiento de la Unión. Y, por supuesto, sólo puede ser socialista. Después de todo, la historia de nuestro país ya ha demostrado que para resistir la embestida del imperialismo hostil sólo se puede desde una sociedad basada en los principios de justicia social, trabajo libre, patriotismo soviético, internacionalismo proletario y solidaridad.

Fueron los burgueses en armas y con agrupaciones nacionalistas como tomaron el poder en muchas de las repúblicas de la Unión. En sangrientas disputas interétnicas comenzaron la demolición de nuestro país. Hoy en día los pueblos de la URSS se dividen en fracciones nacionales desestructuradas. Robaron, humillaron y se ventilaron el uno al otro.

Las chaquetas acolchadas y la guerra de “eneldo” en Donbass se hace por los ex soviéticos y sus hijos. Ahora, entre los aplausos de occidente, se matan entre sí con la ayuda de herramientas creadas por armeros soviéticos. Estamos pagando un precio terrible por haber fallado en proteger la voluntad popular expresada en marzo de 1991.

Sin embargo, el referéndum sólo en el hecho de la historia no se activa el 17 de marzo. Su importancia política no se agota en la actualidad. Nadie legítimamente pudo refutar los resultados de la consulta en toda la Unión.

El destino de Transnistria, Abjasia y Osetia del Sur, Crimea y Sebastopol están directamente relacionados con la aplicación de la posición que la gente expresó hace un cuarto de siglo. Por lo que la voluntad de los pueblos de la Unión Soviética es un factor esencial de la política real. Y en algún momento, su efecto puede ser aún más poderoso.

Por lo que la sagrada memoria de los tiempos de la Unión Soviética se convierte, cada vez más,  en nuestra memoria del futuro, el punto de referencia en el que la gente de Rusia está comprometida.

¿Quién lo está haciendo en secreto? Alguien conscientemente. Y las ideas que capturaron las mentes de millones de personas, tienden a tomar carne de nuevo.

Se disparan los robos cometidos por ancianos en Japón

Los robos y hurtos a tiendas cometidos por ancianos se han incrementado en Japón. El gobierno nipón ha señalado que la mayoría de los ancianos detenidos por este crimen son reincidentes. El incremento en los delitos podría colapsar el sistema de prisiones japonés.

Al menos el 35 por ciento de los robos a comercios en Japón son cometidos por personas mayores de 60 años de edad, según las cifras de 2013. El 40 por ciento de los ancianos detenidos cometieron el delito, al menos en seis oportunidades, un 460 por ciento más que en 1991, informó el diario “Financial Times”.

De acuerdo al investigador Akio Doteuchi, “la situación social en Japón ha empujado a las personas de avanzada edad a cometer crímenes”. En opinión del experto, ésta podría ser la razón por la cual los ancianos cometen los robos buscando terminar en las cárceles y, de esta manera, mejorar sus condiciones de vida.

Expertos han señalado que los robos y hurtos a tiendas por parte de ancianos irá en aumento porque al ser enviados a las cárceles se les provee de comida y asistencia sanitaria gratuitos, situación que amenaza con desatar una crisis presupuestaria en el sistema penitenciario de Japón.

Según la tendencia demográfica del país, para el 2060 el 40 por ciento de la población japonesa tendrá más de 65 años. El gasto promedio de un jubilado japonés es un 25 por ciento mayor que la pensión básica, que es de 780.000 yenes anuales (casi 7.000 dólares).

Fuente: http://www.telesurtv.net/news/Aumentan-robos-en-Japon-cometidos-por-ancianos-20160328-0015.html

martes, 29 de marzo de 2016

¿Quién asesina a los ‘sin techo’ en España?

Juan Andrés Pérez Rodríguez

Cada semana muere en España alguna persona sin hogar. De ese total, al menos una pierde la vida, mensualmente, por agresiones violentas.

Así lo reconoció el ministro de Sanidad español, Alfonso Alonso, en la presentación de la Estrategia Integral para Personas Sin Hogar. Un proyecto que desde el pasado año “forma parte del Plan de Inclusión Social” y “cuyo objetivo es -oficialmente- prevenir, mejorar la atención, reducir el número de personas que viven en la calle y restaurar su papel en la sociedad”.

Según datos publicados por el Centro de Acogida Assís, cada cinco o seis días muere en España una persona sin hogar en la calle y cada 20 otra como consecuencia de una agresión.

Conforme a los datos del último informe, basado en entrevistas a personas sin hogar, del Observatorio Hatento y otras organizaciones que estudian las agresiones a los “sin hogar”, un 47,1 por ciento de las agresiones registradas se han debido al odio hacia los pobres (aporofobia). De ese total, un 60 por ciento han sido agresiones físicas, mientras que el otro 40 por ciento  han quedado en insultos y tratos vejatorios.

Destaca en el informe que en el 28,4 por ciento de los casos los agresores eran jóvenes, mayoritariamente varones.

En dicho informe se recoge, asimismo, el patrón que caracteriza a este tipo de agresiones de odio, llamadas también de “ocio”: a altas horas de la madrugada grupos de jóvenes salen de un lugar de ocio, buscan o encuentran a una persona durmiendo en un parque, en un cajero o en un banco de la calle y a “divertirse”...

Según relata  Maribel Ramos, coordinadora del Observatorio Hatento, después de los insultos muchas veces les orinan encima,  les pegan y  “siempre hay risas”.

Estas personas - reitera la activista- “se convierten en un juguete más en mano de estos jóvenes, que a menudo lucen esvásticas, lo cual, a la hora de perseguir el delito, puede convertirse en un problema”.

Primero -apunta- porque escapa a “los datos de delitos de odio que ya recopila el ministerio del interior” y, segundo, porque a pesar del esfuerzo por “sensibilizar” a los cuerpos de seguridad, éstos no identifican las situaciones de violencia como tales. Suelen culpabilizar a la víctima -subraya  Ramos- argumentado que se trata de reyertas en las que al agredido no es una víctima inocente.

En este sentido, y tras los sucesos en la Plaza Mayor de Madrid con los cerca de 3.000 fanáticos holandeses del club de fútbol PSV, que lanzaron monedas a varias señoras que estaban pidiendo entre los turistas y visitantes, el Observatorio Hatento se ha preguntado: “En qué medida la intervención policial hubiera sido la misma si en lugar de mujeres en situación de exclusión social, las víctimas no hubieran pertenecido a un perfil de exclusión tan extremo”.

Los datos que acabamos de ver constituyen, sin lugar a dudas, una pequeña muestra del conflicto de clases que divide a la sociedad española y que la grave crisis económica desnuda con crudeza.

Por los estudios socio-psicológicos sabemos que la competencia económica induce en quienes aún están a salvo de la ruina económica a la autocomplacencia frente a los “perdedores de la vida” como una forma de reforzar el propio “éxito”. En algunas personas se activa entonces el menosprecio y la insensibilidad que motivan asesinatos tan despreciables y canallas.

Sin embargo, y a pesar de la hoja de parra que representa la Estrategia Integral para personas Sin Hogar que impulsa el gobierno ultra conservador del Partido Popular, las causas de esas muertes continuarán provocando más desdichas como estas.

Muertes y desdichas como las que pudiera provocar el cumplimiento de la orden de desalojo que el pasado 14 de marzo, certificara el alcalde del municipio grancanario de Santa María de Guía,  Pedro Rodríguez contra las 77 familias alojadas en unos bloques de viviendas abandonados en nombre de la “seguridad” de los hombres, mujeres, ancianos y niños que allí viven.

Los vecinos de la comunidad “La Esperanza” lo tienen claro: “Nos quiere desalojar porque los edificios son un peligro para nuestra seguridad. Algo imposible de creer, teniendo en cuenta que lo que quiere es enviarnos a morir o a vagar por las calles con nuestro centenar de niños”. ¿Lo tendrá claro el alcalde?

http://canarias-semanal.org/not/18066/-quien-asesina-a-los-sin-techo-en-espana-video-/

La policía es lo primero y lo más importante

Tras la captura de Salah Abdessalam en Bruselas, la fiscalía belga organizó una conferencia de prensa para agradecer a los periodistas que no hubieran informado de una noticia que era conocida por anticipado.

Los periodistas se miraron unos a otros desconcertados y quienes no estaban al tanto del secreto, que eran la mayoría, se indignaron, tanto por su marginación como por la autocensura de sus colegas.

Pues sí, señoras y señores; la libertad de expresión tiene esa insospechada faceta: la de saber algo y callarse, es decir, la de publicar lo que les da la gana.

Ustedes no sabían -por eso se lo contamos nosotros- que hay algo mucho más importante aún que la libertad de expresión: que la policía detenga a un delincuente. Eso es algo que merece algunos sacrificios.

Habrán escuchado mil veces afirmar que hay una contradicción entre la libertad y la seguridad y que ésta es más importante que aquella. Esto es más falso que un billete de tres euros. Verán:

1. La tarea de los fiscales es perseguir a los malvados
2. Para cumplir con esa tarea deben mantener la boca cerrada
3. Si son unos bocazas, incumplen con su función
4. La tarea de un periodista es informarse para informar a otros
5. Si no lo hacen también incumplen con su tarea

Se trata, pues, de un incumplimiento por partida doble: nadie hace sus deberes. Afortunadamente aún hay quien exige explicaciones a las personas por ello. Naturalmente no nos referimos a España sino a otros países.

El redactor jefe del diario belga Le Soir lo cuenta así: “Hacia las 9,30 recibí dos llamadas, una del centro de crisis y la otra del gabinete del Primer Ministro, pidiéndonos que nos distanciáramos, que no citáramos precisamente los barrios en los que ocurrían las operaciones para no comprometerlas. Reuní a los jefes de servicio y tomé la decisión de aceptar”.

El periodista, pues, reconoce que no se debe al periódico, ni a sus lectores, sino al Primer Ministro. Es posible que luego, a pesar de todo, no le importe hablar de entelequias como “objetividad” e “independencia”.

No es la primera vez que ocurren este tipo de cosas. Sophie Lejoly, de la Agencia Belga, confiesa que ya ocurrió tras los atentados de París en enero del año pasado.

En privado los periodistas reconocen que su tarea se subordina a las necesidades de las operaciones policiales y no necesitan que nadie les diga lo que deben o no deben hacer. Simplemente impera la autocensura como la cosa más natural del mundo.

¿Saben? La policía es lo primero y lo más importante.

La nueva estrategia de Rusia en Siria

The Saker

Son tiempos sorprendentes. Hace solo dos semanas, indiqué la probabilidad de una intensa escalada de la guerra en Siria, y esta semana Vladimir Putin  anunciaba la retirada de lo que yo llamaría el  componente de “ataque aéreo táctico” de las fuerzas rusas en Siria. ¿Cómo es posible esto? ¿Cómo pueden los rusos avisar de que hay tropas turcas listas para invadir Siria y luego retirar repentinamente una importante porción de su potencia de fuego en Siria?

La explicación más tonta de todas se dio en cuanto Putin hizo su anuncio: “Los rusos tienen miedo y corren para abandonar Siria”. Esta explicación fue adoptada inmediatamente por una variada colección de gente muy diversa: norteamericanos cuya ilusiones sobre el poder militar estadounidense fue golpeado por las humillante comparación de la actuación de ambos países, patrioteros rusos que siempre acusarán a Putin de traicionar algo o a alguien, estrategas de sillón que siempre jalean la acción militar independientemente de cualquier otra circunstancia, etc.

Como mencioné en un anterior artículo, el hecho es que los rusos han cumplido todos sus objetivos, y los que acusan a Rusia de “huir” o bien ignoran deliberadamente los clarísimos objetivos que tenía la misión (“estabilizar la autoridad legítima y crear condiciones para un acuerdo político”) o bien nunca se molestaron en saberlos. Parece que esta gente elude la imposibilidad lógica de “huir” después de haber conseguido todas las metas.

Para los interesados en el tema, recomendaría el absolutamente soberbio análisis de Alexander Mercuris en su artículo “La retirada rusa de Siria. Por qué tuvo lugar y por qué el cambio de régimen no esta en el programa”, que yo considero la mejor y más profunda discusión sobre el tema.

Pero nada de esto responde a la pregunta de por qué los rusos retiran fuerzas cuando turcos y saudíes están preparados para entrar.

Como la mayoría de las vías muertas lógicas, esta cuestión hace dos suposiciones falsas.

1. Que la mejor/única manera de mantener a los turcos fuera es disuadirlos mediante la fuerza militar.
2. Que si los turcos invadieran la única/mejor solución para impedir su objetivo es usar las capacidades militares de las bases rusas en Siria.

Las trataremos una por una. Pero antes repetiré una vez más mi mantra desde Las trataremos una por una. Pero antes repetiré una vez más mi mantra desde hace 22 semanas: la fuerza militar rusa en Siria es pequeña. Nunca se diseñó para repeler una agresión turca (ni pensar en proteger a Siria de la OTAN o de los Estados Unidos), y mucho menos para una guerra regional con Turquía, Arabia Saudí y dios sabe cuantos otros pequeños Estados. Nunca fue el objetivo ruso, y por tanto las fuerzas enviadas a Siria nunca tuvieron este tipo de capacidad. Ni hace 22 semanas no ahora.

En segundo lugar, si Erdogan y la casa de los Saud tienen poco que perder en una invasión a lo loco de Siria, Rusia tiene mucho que perder y la última cosa que Putin o Rusia desea es algún tipo de enfrentamiento militar con Turquía (aunque no esté la OTAN detrás) o Arabia Saudí. Si consideramos esto se hace evidentemente obvio que usar una fuerza pequeña y vulnerable para disuadir a Turquía más Arabia Saudí es la peor estrategia posible, especialmente si esto se elevara a una guerra regional.

Lo que los rusos hacen es otra vez, de nuevo, el típico movimiento  de judo al estilo Putin contra los turcos. En vez de la escalada, simulan abandonar (si, simulan; más sobre esto después). Para los turcos sería muy duro invadir Siria de repente cuando incluso los Estados Unidos y Europa están siguiendo, aunque sea a disgusto, las iniciativas rusas de paz. No es que yo espere ningún sentido de los plazos, o para este caso, decencia, por parte de Erdogan.

Pero creo que sus consejeros son los suficientemente inteligentes para darse cuenta de que si Turquía entra cuando Rusia sale presentaría a los turcos como asquerosamente malvados (otra vez). Aun más importante, presentaría a los que rechazaran una invasión turca como el partido de los que repelen agresiones.

Examinemos la segunda proposición: si los turcos invaden ¿tendría sentido utilizar las fuerzas rusas en Khmeimim para contener la invasión? Lo primero, tengamos en cuenta que los cazas aire-aire (SU30SM y SU-35) no se han retirado. De hecho, yo espero que el contingente sea lenta y discretamente aumentado. En segundo lugar, los SU-34 son aviones de largo alcance y pueden atacar objetivos en Siria despegando del sur de Rusia (o de Irán). Como los SU-24M y los SU-25SM, serian muy útiles contra los turcos, pero también serían vulnerables, especialmente a un ataque directo contra Khmeimim. Finalmente, los misiles de largo alcance TU-22M3 y TU-160 nunca tuvieron base en Siria. Como los misiles de crucero rusos, tienen un alcance de 1.500 kilómetros (Kalibr) y 4.500 kilómetros (X-101), y pueden ser lanzados desde el Caspio, desde el Mediterráneo o desde el aire. Así que mientras el actual despliegue de fuerzas reduce las capacidades de taque de las fuerzas rusas contra objetivos en Siria, no reducen de ninguna manera el total de la capacidad de ataque rusa contra objetivos en Siria. En Khmeimim, la base seguirá totalmente atendida, conservará su formidable capacidad de defensa aérea (S-400 y Pantsir-F) y un desconocido número de avanzados cazas rusos.

El mismo Putin ha dicho claramente que Rusia seguirá controlando el espacio aéreo sirio.

“Todos los componentes del sistema aéreo de defensa, incluyendo los de corto alcance Pantsir-F y los de largo S-400 Triumph estarán en funcionamiento. Quisiera destacar que hemos restaurado significativamente el potencial de las fuerzas aéreas de defensa siria, también. Todas las partes implicadas son conocedoras de esto. Ponemos en práctica las normas fundamentales internacionales; nadie tiene derecho a violar el espacio aéreo de un país soberano, Siria en este caso. Hemos creado junto con la parte norteamericana un mecanismo eficiente para evitar incidentes aéreos, pero todos nuestros socios han sido avisados de que nuestros sistema de defensa aéreos se usarán contra cualquier objetivo que consideremos que amenaza a personal de Rusia. Quiero resaltar que cualquier objetivo”.

Bastante claro, ¿no?

Durante el mismo discurso envío un mensaje clarísimo a cualquier aspirante a invasor.

“Si es necesario, desde luego, Rusia estará en disposición de aumentar su grupo en la zona en cuestión de horas al tamaño requerido para una situación determinada y para usar todas las opciones posibles”. De nuevo, diríase que el mensaje es clarísimo: lo que Putin anuncia esta semana es una nueva estrategia, y no un repliegue, ni mucho menos una retirada.

La puntuación final de esta primera fase es bastante impresionante, especialmente cuando se compara con el pálido resultado de la coalición dirigida por los Estados Unidos, cuyas operaciones coinciden con un aumento masivo de efectivos del DAESH. Veamos.

“En total, durante los cinco meses y medio de ataques aéreos, las fuerzas aeroespaciales rusas efectuaron más de 9.000 vuelos, siendo alcanzadas 26.000 infraestructuras terroristas. Entre ellas: 2.584 unidades de comunicación y mando, 401 campos de entrenamiento, 181 plantas de munición, 2043 depósitos de munición y combustible, 9318 fortificaciones de todo tipo, 287 infraestructuras petrolíferas, 2.912 camiones cisterna, 400 poblaciones más de 10.000 kilómetros cuadrados liberados por el ejército sirio. La provincia de Latakia totalmente liberada, las comunicaciones con Alepo restauradas, Palmira está bajo cerco y el control sobre los campos de gas y petróleo restablecido. La mayoría de las provincias de Hama y Homs limpias, la base de Kweires desbloqueada. El número total de daños de personas ruso”.

Pero estos (soberbios) resultados militares eran solo un medio para un fin muy concreto, “estabilizar la autoridad legítima y crear condiciones para un acuerdo político”. Ahora, sin embargo, será la tarea de los diplomáticos rusos capitalizar el trabajo de sus colegas militares. Sin embargo, desde ahora estos diplomáticos estarán en la “sombra” de las fuerzas armadas rusas y cada persona con la que hablen recodará que los rusos pueden regresar en cuestión de horas, golpeando dentro o alrededor de Siria en cuestión de minutos. Esta nueva realidad puede ser una forma mucho mas sofisticada de disuasión que mantener un pequeño contingente aéreo en Khmeimim. ¿O no?

Saliendo del foco de una posible invasión turco-saudí, podemos empezar a discernir el perfil de lo que puede realmente  ser la estrategia rusa: en vez de derrotar primero al Daesh y luego intentar reformar  Siria mediante el diálogo político, Rusia puede estar intentando invertir la secuencia, reformando primero Siria  con diálogo político y solamente después ayudar a una Siria “formateada” y unida a derrotar verdaderamente el Daesh. Si este es efectivamente el plan ruso es un plan atrevido y ambicioso, y exigirá un esfuerzo enorme de la diplomacia rusa, que tendrá, meticulosamente, vencer a cada facción opositora siria de una en una mientras, al mismo tiempo, vencer los esfuerzos de todas las partes que querrán sabotear el proceso de paz y denegar tanto a Rusia como al pueblo de Siria una victoria muy merecida.

Si la alianza tóxica de otomanos, wahabíes y sionistas dirigida por Estados Unidos tiene éxito descarrilando la iniciativa de paz, los rusos tal vez tengan que usar de nuevo su fuerza milita. Con los S-400 en su lugar y respaldados por (un desconocido número de) cazas, los cielos sirios quedan bajo el control de Rusia en un futuro previsible. Las condiciones para la resolución del conflicto aquí, pero si serán suficientes para asegurar una paz duradera es algo imposible de predecir.

Fuente: http://www.unz.com/tsaker/week-twenty-two-of-the-russian-military-intervention-in-syria-putin-announces-a-new-strategy/

lunes, 28 de marzo de 2016

Los Stones en Cuba

Bianchi

Nunca actuaron “Las Piedras Rodantes” en Cuba (tampoco en la España de Franco, lo que sí hicieron “Los Escarabajos” en 1966, hoy nos ha dado por traducirlo todo, como ven) y van y lo hacen el otro día, y gratis.

¿A qué fueron? ¿Por qué? Mick Jagger dijo en el escenario que “parece que algo está cambiando, no?” Todo cambia en la vida, en la naturaleza y en las personas, por supuesto, pero la pregunta pertinente, sin embargo, es “en qué sentido”, en qué dirección. Y en qué forma y, sobre todo, con qué contenido.

No nos precipitaremos acá aventurando nada, pero algo intuimos. Y no muy plausible. Visitas recientes a la isla caimán del Papa actual (antes fueron los dos precedentes, Wojtyla y Ratzinger) o la recientísima del presidente gringo B.Obama y ahora los “Rolling Stones” no presagian que vengan precisamente a apuntalar un régimen nacionalista, antiimperialista y socialista; más bien, lo contrario, esto es, “exportar” la “democracia” a la occidental manera, como en los años sesenta del siglo pasado se hablaba de “exportar la revolución”, por ejemplo, el gran Che Guevara (“hay que crear un Vietnam, dos, tres Vietnams..."). El problema es si el Gobierno cubano, o el Partido Comunista cubano, quiere “importar” esa “democracia” y lo que conlleva, ya saben, elecciones, partidos políticos, libertad de expresión, liberación de “gusanos”, etc., o sea, igualito que las democracias del “mundo libre”. Por las pintas y trazas nos tememos que vayan por ahí los tiros, aunque, desde luego, no tenemos a la dirigencia cubana por estúpida, ni mucho menos.

La “estasiología”, palabro raro este, lo admitimos, algo así como la ciencia de los Estados, inventó las “Transiciones” de un régimen a otro distinto, al menos en apariencia. Ejemplo ya clásico es la llamada “Transición” española desde la Dictadura franquista a la democracia de manera pacífica, tratan de vender mintiendo a sabiendas, incluso proponiendo esa “Transición” como modelo a exportar, por ejemplo, al Chile de Pinochet. Ocurre, según la pacotilla de la sociología norteamericana o la de la nefasta Hannah Arendt, que, dicen insaculando grano y paja y mezclando churras y merinas, hay dos clases de dictaduras; la fascista y la comunista. La primera se resolvió mediante los polvos mágicos que convirtió a los fachas en demócratas de toda la puta vida prometiendo participar en la tarta -como vemos hoy- a la “leal oposición” que empezó a asomar el morro en cuanto vieron que Franco la espichaba. Como decimos con alguna y no poca sorna, la Transición española fue “modélica”. Ahora bien, llegados a este punto, ¿lo será -modélica- la Transición desde un régimen comunista -cosa que nunca fue Cuba, pero lo exigía la propaganda yanqui para asustar a ancianas-, como el “castrista” -así le dicen- a la bienaventurada, adventista y adventicia “democracia”? ¿Se dejarán los hermanos Castro? Pensemos que Cuba es una “dictadura”, y, además, la peor de todas: comunista. Si de una dictadura fascista, como la franquista, pareció sencillo pasar a una democracia de tres centavos, sí, pero homologable a las occidentales (aunque estén en Oriente algunas, según su patrón de “democracia”), no parece que de una férrea, dura y granítica “dictadura comunista” se pueda pasar tan fácil y grácilmente a la democracia de verdad, o sea, la verdadera, la democracia “de cojones”, como la religión católica. En fin, permaneceremos atentos a la pantalla, que las revoluciones no se televisan, pero las contrarrevoluciones parece que sí.

De momento, el concierto de los Stones parece remar en el sentido de acelerar ese tránsito a la democracia verdadera, no la socialista, no, esa va a ser que no. Y tendremos que decir que los músicos británicos han coadyuvado a esa transición feliz si no queremos pasar -algunos- por trogloditas.

Y lo dice un hijo -ni siquiera nieto- del “ryhthm and blues” y del “rock‘n’roll” que morirá con ese sonido y esas vibraciones en las venas. Es decir, un amante de esa música que en los años sesenta, por cierto, se decía desde ciertas tribunas que era un invento de los laboratorios norteamericanos para “comer el coco” a la juventud occidental entreteniéndola y no pensara en otras cosas, la “política”, ya saben... Si ese era el propósito, es evidente que le salió el tiro por la culata en muchísimos casos, sin mencionar la época hippie o la música contestataria californiana, bien es cierto que todo eso pasó... como lágrimas en la lluvia.

Tampoco entraremos, en el terreno puramente estético, en la longeva edad de los miembros de los Rollings (Jagger tiene 72 tacos) para criticar y valorar su ejecutoria musical. Parece claro que su momento creativo pasó hace ya varias décadas. Pero también lo es que siguen llenando velódromos y escenarios al aire libre. A algunos les parecerá patético, que se arrastran, y a otros no. Yo, aquí, ni entro ni salgo, o sea, voy de “ninista”, ¿quién lo iba a decir? Se ve que voy degenerando cosa mala... No me consta que tocaran la antibelicista “Gimme Shelter” o la psicodélica “Paint It Black”. O “Street Fighting Man” (con Brian Jones todavía vivo).

Buenas tardes.

¡Abandonad la carrera de las ratas!

Robert Kiyosaki
Robert “Toru” Kiyosaki Kiyosaki es el fundador de la empresa Cashflow Technologies. Además de especulador, es escritor y conferenciante. Ha escrito un total de 15 libros, alguno de ellos en colaboración con Donald Trump.

En 2002 escribió un libro titulado “La profecía del padre rico” en el que aseguraba que este año se produciría la peor crisis financiera de la historia.

Recientemente ha repetido su profecía: “Los ingresos por intereses o el flujo del ahorro es prácticamente inexistente. Las ganancias de capital jugadas en el mercado de valores se ven frustradas porque los precios de las acciones están en niveles récord. La situación se agrava por los acontecimientos internacionales. China ha estado en una burbuja durante más de 20 años. La economía de Estados Unidos se ha apuntalado en falso. Cuando China deje de importar, el mundo se estrellará con ellos. Habrá productores de materias primas como Australia, Canadá y los países de África que arrastrarán al resto de las economías del mundo”, asegura Kiyosaki.

Él mismo tiene tiene serios problemas empresariales. Su empresa se ha declarado en quiebra y ha sido demandada por diferentes clientes.

Nació en Hawai. Tuvo dos padres, uno pobre, que era su progenitor, un alto y respetado académico de la isla, y otro, su padre adoptivo, es al que él llama rico.

En su libro “Padre rico, padre pobre” cuenta que su padre rico le enseñó los principios básicos de la gestión del dinero, tales como “Páguese a usted primero” para poder prosperar en la vida, a diferencia de su padre pobre que primero pagaba sus deudas antes de ahorrar algo para él.

En sus obras Kiyosaki propone abandonar la “carrera de la rata”, es decir, dejar el trabajo asalariado y la presión de tener que vivir toda la vida dependiendo de un salario, para tomar la “vía rápida”: convertirte en un burgués.

Pero ni siquiera se trata de uno de esos burgueses “emprededores” que llaman ahora. No. Se trata de convertirte en un parásito que vive de las rentas, del esfuerzo y del trabajo de los demás.

Para divulgar sus estúpidas teorías, Kiyosaki creó un juego de mesa supuestamente “educativo”, conocido como “El flujo del dinero” (“cashflow”). Para este especulador, la denominada “educación financiera” es una necesidad académica de vital importancia, que debería ser incluida dentro del sistema educativo de los diferentes países del mundo.

Más basura para nuestra cabeza. Por algo no somos más que ratas.

Podemos se lava las manos ante los desahucios en Cádiz

Luz Sela

De las esperanzadoras promesas a la dura realidad no ha mediado, en el caso de José María González “Kichi”, ni siquiera un año.

El alcalde de Cádiz se convirtió en el último pleno municipal en protagonista de una escena que dejó en papel mojado su discurso como activista antisistema y candidato electoral.

Ocurrió cuando Juan Antonio Albiol y Tamara Escarcena, una pareja gaditana que atraviesa una situación desesperada por falta de trabajo y vivienda, irrumpieron en la sala municipal para exigirle que cumpliese con todo lo prometido antes de las elecciones. Entre ello, sobre todo, empleo y vivienda para los gaditanos, y fin de los cortes de luz. Nada de eso, afirman, lo está cumpliendo.

“Lo que no vais a conseguir nunca en la vida es que cometa un delito”, fue la respuesta del alcalde. El matrimonio tiene dos niños pequeños, de uno y cuatro años, un negocio de zapatería a punto de cerrar y varios recibos del alquiler en deuda. Hace más de una semana que la empresa eléctrica, perteneciente al ayuntamiento, les cortó el suministro.

Aseguran que, hace meses, se encontraron por la calle con el alcalde, y le pidieron una cita. “Kichi” llamó entonces al concejal de Servicios Sociales para tratar de encontrar alguna medida. Desde entonces, no saben nada.

“Mucho prometer y ahora no nos dejas a hablar. Y luego te vas a protestar por los sirios. Ayuda a los gaditanos”, le reprocharon en el pleno.

Ahora mismo está reunida aquí la soberanía del pueblo de Cádiz y nadie puede interrumpirlo, nadie”, prosiguió “Kichi”. Pese a la repercusión mediática de la escena, la situación sigue igual. Sin soluciones.

El primer edil de Cádiz llegó a la alcaldía tras el 24-M como segunda fuerza más votada y sostenido por el PSOE. En sus promesas coincidía con el resto de denominados “alcaldes del cambio”, pertenecientes a las distintas marcas municipales de Podemos.

Auditoría de las deudas municipales, servicios básicos garantizados y paralización de desahucios de primera vivienda. “Kichi” prometía, para esto último, tomar “medidas valientes” y lograr que la empresa municipal de vivienda, Procasa, fuese “un garante bien dotado del derecho constitucional de la vivienda”.

“No podemos permitir ni un solo desahucio más en Cádiz. Vamos a trabajar para declarar Cádiz ciudad libre de desahucios, y para poner al servicio de todos y todas un parque público de viviendas en alquiler”, se leía en la candidatura de “por Cádiz sí se Puede”.

No es la primera vez que el regidor gaditano se convierte en protagonista a cuenta de un desahucio. De hecho, apenas unos días después de llegar a la alcaldía, el alcalde no pudo impedir que la Policía desalojara a una familia de la casa en la que vivían en Cádiz en régimen de alquiler.

Entonces, el alcalde y cuatro concejales de su grupo municipal “Por Cádiz sí se puede” acompañaron a un grupo de activistas antidesahucios para tratar de evitarlo. “Kichi” admitió entonces haber sentido una “gran impotencia” por no haber podido evitar el desahucio de la familia.

Aún así, el edil defiende el trabajo del Consistorio en estos primeros meses y afirma que el protocolo contra los desalojos ha logrado parar más de 140 desahucios.

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/politica/Kichi-desahucios_0_902609915.html

¿Qué guardaban las cajas de seguridad de Banco Madrid?

La actuación de la Fiscalía en España no deja de sorprender. Después de actuaciones tan chocantes como las de los casos Bankia en la Audiencia Nacional o Nóos en Mallorca, en que parece más el abogado defensor que el acusador, resulta que también ha perdido una oportunidad de las que se presentan muy pocas veces en la vida: fisgar el contenido de las cajas de seguridad de un banco, para más señas especializado en la gestión de altos patrimonios. Se trata de Banco Madrid, cuyos administradores concursales invitaron a Anticorrupción a echar un vistazo antes de que los clientes retiraran sus posesiones secretas... y no recibieron respuesta.

“El 27 de abril de 2015 se comunicó (burofax) a la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada la intención del banco de resolver los contratos de alquiler de las cajas de seguridad, como consecuencia del cese de actividad, con citación de sus propietarios para que pudieran retirar el contenido de las mismas, salvo instrucción expresa en contrario de la mencionada Fiscalía respecto a algún cliente en particular. Una vez transcurrido el plazo estipulado sin haberse recibido ninguna respuesta en contra, con fecha 12 de mayo de 2015 se comunicó a todos los clientes por parte de la administración concursal la resolución de todos los contratos de alquiler de cajas de seguridad, estos procedieron de forma ordenada a retirar sus pertenencias a lo largo del segundo semestre del año, explica el primer informe trimestral sobre el estado de la liquidación de la entidad.

La cosa es más grave todavía si tenemos en cuenta que Banco Madrid fue intervenido y se encuentra en liquidación no por problemas de solvencia, sino por las acusaciones de blanqueo de capitales del Tesoro de Estados Unidos a su matriz, BPA (Banca Privada d’Andorra). Unas acusaciones luego referidas también a la filial española en el famoso informe del Sepblac, aquel que se perdió siete meses entre el Ministerio de Economía y el Banco de España y que apareció con nuevas acusaciones, casualidades de la vida, el mismo día de la intervención de BPA.

La cosa es más grave si tenemos en cuenta que Banco Madrid fue intervenido y se encuentra en liquidación por las acusaciones de blanqueo de capitales

Pues bien, si eres fiscal, tienes un banco acusado oficialmente de colaborar con el blanqueo y sus administradores te dan la oportunidad de echar un vistazo al contenido de las cajas de seguridad de clientes sobre los que pueden recaer sospechas de este delito, lo lógico parece que la aproveches. Aunque luego no encuentres nada. En todo caso, la gente no suele alquilar cajas de seguridad en los bancos privados para guardar cosas que son del dominio público, sino más bien las que no quiere que nadie encuentre.

En descargo de Anticorrupción hay que reconocer que han estado bastante liadillos en las últimas fechas con la auténtica cascada de casos de corrupción que padece nuestro país y que parece no tener fin. Y ya se sabe la queja secular de la falta de medios materiales y humanos de la Justicia, lo que imposibilita llevar a cabo todas las actuaciones que le gustaría.

Para más inri, ha habido gente que no ha ido a retirar sus pertenencias, algo que puede obedecer a una disparidad de causas: olvido, fallecimiento, irrelevancia del contenido... o miedo precisamente a que te pillen con las manos en la masa sacando lo que no debería estar ahí. Los administradores concursales, Pedro Bautista Martín y Francisco Vera, han abierto esas cajas en una notaría de Madrid que tiene allí guardado su contenido. A disposición de la Fiscalía, si tiene un ratillo para pasarse por allí.

Fuente: http://blogs.elconfidencial.com/espana/el-confidente/2016-03-28/anticorrupcion-pasa-de-mirar-que-habia-en-las-cajas-de-seguridad-de-banco-madrid_1173666/