martes, 10 de enero de 2017

El actor Danny Glover rinde homenaje al Che en Cuba

El actor estadounidense Danny Glover, un conocido luchador que ha sido varias veces detenido en su país por motivos políticos, ha participado en un homenaje al Che Guevara en Santa Clara, la ciudad cubana cuya liberación encabezó en 1959 al frente de las fuerzas armadas revolucionarias.

Jorgelina Pestana, presidenta del Asamblea Provincial del poder popular en la ciudad de Santa Clara, entregó al actor una estatua del Che Guevara y una revista especial que recoge la huella de Fidel Castro en aquella provincial del centro de la Isla.

Tras depositar una flor delante del nicho que alberga los restos del Che, Glover pronunció un breve discurso en el que glosó su admiración hacia el dirigente guerrillero que murió heroicamente en Bolivia.

“El recuerdo de esta visita permanecerá en mí. Es un lugar que quería visitar cuando planificamos este viaje a Cuba”, dijo el actor estadounidense, que estaba acompañado por su mujer, Elaine Cavalleiro, y por James Early, un intelectual y luchador político estadounidense.

“El Che siempre evoca una pasión extraordinaria para todos aquellos que asumen el desafío de cambiar la historia. Son momentos especiales. Cuando uno está en este sagrado sitio, el corazón empieza a latir más rápidamente. Haber venido hasta aquí será uno de los momentos más importantes para mí”, confesó emocionado.

Mucho antes de ser actor, Glover ya era un luchador comprometido, una faceta que nunca ha abandonado. Muchos actores aprovechan su fama para apoyar determinadas causas políticas, pero el caso de Danny Glover es al contrario. Es hijo de militantes políticos y desde su juventud participó, junto con su mujer, en el movimiento negro estadounidense.

Además de títulos comerciales, en su carrera como actor hay varias películas de denuncia política y social, como Bopha! (1993) o Boesman & Lena (2000), contrarias al apartheid sudafricano, un tema que trató en otras películas como Mandela (1987), donde encarnó al dirigente africano,  En busca del sueño americano (1996), Freedom Song (2000), o la genial Manderlay (2005) de Lars Von Trier.

En 2002 debutó como director con el drama Sólo un sueño, al que siguió Toussaint, una película basada en la biografía del hombre que dirigió la revolución de los esclavos en Haití en el siglo XVIII. Glover realizó la película con dinero del gobierno bolivariano de Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada