sábado, 15 de abril de 2017

Los crímenes de guerra de Estados Unidos en Vietnam fueron mayores de lo que se creía

Hace 42 años el último soldado de Estados Unidos abandonaba Vietnam desde un helicóptero que se logró posar en el tejado de su embajada en Saigón, hoy Ciudad Ho Chi Minh, mientras un tanque de las fuerzas de liberación embestía la puerta de entrada al Palacio Presidencial. Los imperialistas se marcharon con el rabo entre las piernas y los vietnamitas lo celebran cada año con desfiles y manifestaciones populares.

No solamente celebran una victoria militar contra el imperialismo, sino también la reunificación nacional. Las calles de Ciudad Ho Chi Minh se llenan de pancartas rojas deseando una “larga vida al glorioso Partido Comunista” mientras el país aún tiene las heridas abiertas.

Durante la guerra Estados Unidos cometió incontables y bárbaros crímenes, y causó pérdidas y dolor incomparables a todos los pueblos de Indochina, incluido el vietnamita.

Unos tres millones de civiles y soldados murieron durante la guerra, frente a los 58.000 estadounidenses y 250.000 aliados de lo que entonces era Vietnam del sur, un país títere.

El tonelaje de bombas lanzado en Indochina fue más del doble de la cantidad arrojada por Estados Unidos y Reino Unido en Europa durante la Segunda Guerra Mundial.

Aún hoy siguen naciendo niños con terribles malformaciones por el “agente naranja”, un gas tóxico que la aviación estadounidense diseminaba en la jungla.

En 2006 el diario Los Ángeles Times publicó documentos confidenciales del Grupo de Trabajo de Crímenes de Guerra de Vietnam del Archivo Nacional de la Universidad College, en Maryland.

Según el diario, la documentación demuestra que las matanzas de civiles a manos de soldados estadounidenses durante la guerra fueron mucho más numerosas de lo que se creía y, como es lógico, quedaron impunes.

Los archivos mencionan siete masacres cometidas en Vietnam desde 1967 hasta 1971, período en el que, al menos, 137 civiles murieron. Esto no incluye la masacre de los casi 500 habitantes del pueblo de My Lai.

Hubo otros 78 ataques a no combatientes en los que al menos 57 personas fueron asesinadas, 56 resultaron heridas y 15 violadas. En total, suman 320 crímenes cometidos por soldados estadounidenses.

“Los abusos no se limitaban a unas pocas unidades indisciplinadas”, informó Los Ángeles Times. “Estaban encubiertas en cada división del ejército que operaba en Vietnam”, añadía.

La cuarta parte de los 203 soldados acusados de herir a civiles o prisioneros vietnamitas fueron enviados ante un tribunal militar, pero sólo 23 fueron condenados, según el informe del periódico.

El archivo incluye 241 casos que relatan más de 300 atrocidades probadas por parte de fuerzas de Estados Unidos y otras 500 sospechas sin confirmar.

El periódico dijo que había examinado casi todos los documentos y que tenía copias de 3.000 páginas, es decir, un tercio del total, antes de que funcionarios del gobierno los retiraran del acceso público.


1 comentario:

  1. El pueblo elegido... como modelo a seguir, triunfa por todo el mundo, y más allá que lo haya hecho cualquier otro imperio. ¡Claro que sus designios no son, ni de lejos, los nobles designios de los imperios romano o inca! ¡La pucha que los tiró a estos innobles genocidas malévolos y a sus seguidoras cabras, gansos y cruzados mentecatos!

    Y ahora una pregunta: ¿Cuál creéis que es el símbolo del diablo: "el diablo" con cuernos, rabo y tridente; oh, por el contrario, la Santa Cruz? Quienes estén en lo cierto se podrán considerar a sí mismo como mis hermanos del alma.
    >>
    Tened en cuenta lo que os digo a continuación:
    «Privada la poderosa palabra de la divinidad, sólo quedan los hombres con su pluralidad de opiniones y su disensión en las representaciones respectivas, sin que ninguna de ellas pueda ser superior a las demás».

    Y también que:
    «Nada hay más confuso que dejarse guiar por los rumores y opiniones del vulgo (los no sabios), pues arrojan a quienes de ellas se sirven en la incertidumbre e infortunio».

    ResponderEliminar