miércoles, 5 de julio de 2017

El imperialismo no podría imponer su hegemonía en el mundo sin imponer sus medios de intoxicación

La falsa campaña de los medios de propaganda del imperialismo contra las ‘noticias falsas’ (y 6)

Para finalizar esta última parte, en la medida de lo posible hasta la fecha, volvamos al comportamiento de “Le Monde” sobre la reacción de Donald Trump tras el ataque de gas de Jan Sheyjun. Poco preocupado por el derecho internacional, el nuevo presidente estadounidense ha firmado su primer acto unilateral de guerra ilegal.

Sin embargo para el diario “Le Monde”, para el poder político y para la prensa occidental, sería el momento de lanzar un hurra al sheriff que está de vuelta. A estos efectos, “Le Monde” recupera un artículo de la AFP titulado “Tras el ataque químico de Jan Sheyjun, Donald Trump apunta contra el régimen sirio”. Recordemos que hace todavía poco, a los ojos de la prensa internacional y de “Le Monde”, Donald Trump no era mas que un analfabeto, un deficiente mental, en resumen un espeso bruto. Y hay que constatar que desde que se ha mostrado como un espeso bruto su cota de popularidad en la prensa está subiendo. Incluso estaría en el camino de la respetabilidad.

Es un tratamiento de la información que recuerda otro: las elecciones estadounidenses de noviembre de 2016. “Le Monde”, antes de ellas, había difundido una perfecta teoría del complot según los criterio de su “Decodex”. La famosa declaración urdida por el equipo de Hillary Clinton, que acusaba a Donald Trump de ser una “marioneta” del presidente ruso Vladimir Putin. El presidente ruso “prefiere tener una marioneta como presidente de Estados Unidos”, había lanzado en numerosas ocasiones Hillary Clinton.

Tres meses después de la investidura de Donald Trump, la declaración de Hillary Clinton desaparecía de los radares mediáticos al mismo tiempo que el presidente norteamericano cambiaba de rumbo diplomático y actuaba en la línea marcada por sus predecesores. Y ahí está que sobre este asunto el “Decodex”, siempre muy selectivo en sus críticas, no muestra hasta la fecha el cartel rojo en dirección de aquellos medios que han transmitido esta afirmación inverificable procedente del campo Clinton.

Si se cree a sus creadores, el “Decodex” es una herramienta informática que permite a un público amplio y variado desentrañar la información sin demasiado esfuerzo. Así se nos dice, que los usuarios de “Decodex” pueden hacer un cruce entre las informaciones pertinentes y las falsas noticias comúnmente llamadas “fake news”. Sin embargo, la casa materna de “Decodex” que es nada menos que el diario “Le Monde”, se contradice en sus principios
elementales, como acabamos de ver.

“Le Monde” minimiza todo lo posible la influencia de la extrema derecha en Ucrania, y la prensa británica (clasificada como fiable) y algunas ONG están ahí para recordárnoslo.

Las fuentes primarias de “Le Monde” son muy frecuentemente puros productos de la industria de guerra de los EE.UU.

“Le Monde” no tiene el menor escrúpulo en utilizar un portavoz paranoico como Pierre-André Taguieff, ex editorialista de la web Dreuz, una web conspiranoica según los propios términos del “Decodex”.

Bajo el pretexto del derecho de ingerencia humanitario, “Le Monde” avala una intervención militar norteamericana en Siria, incluso a pesar de que hasta ahora ninguna prueba aceptada por la comunidad internacional se ha presentado en la ONU, quien señala a los responsables de los actos que esta administración está encargada de castigar. Una actitud adoptada también por Jean-Marc Ayrault [Ministro francés de Defensa], que recuerda en todos los puntos las de abril y agosto del año 2013, estrechamente ligados a una investigación sedicentemente abrumadora del diario “Le Monde”, y también extremadamente discutibles.

El ataque unilateral ordenado por Donald Trump fue pues perfectamente ilícito, y describe una Administración estadounidense generosa en mentiras cuando se trata de sus intereses, defendidos con complacencia por medios versátiles que habían apoyado a Hillary Clinton, destacadamente contra el supuesto complot pro-ruso de Donald Trump.

“¿Por qué, sin el menor retraso, no habéis denunciado el “Decodex”?, nos dirán con razón los que piensan que hay mucho que decir sobre esta iniciativa de “Le Monde”, que evidentemente tiene como objetivo la puesta en el “Índice” de las ideas divergentes de los dirigentes de los países de la OTAN. A esta pregunta legítima responderemos simplemente que ese trabajo ha sido hecho otros. Por ello nos ha parecido de utilidad examinar el propio “Le Monde” a través del prisma de su “Decodex”. Y lo menos que se puede decir es que el diario se desacredita por medios de investigación de su propia herramienta.

Al final, esa herramienta nos permite sobre todo apuntar las influencias, el dogmatismo y las contradicciones de un diario que se jacta de cultivar un cierto retroceso. Diga lo que diga el periodista Samuel Laurent, “Le Monde” es un diario militante y parcial, en el sentido de que apoya la política imperialista de la OTAN. Su posicionamiento, totalmente alineado con Asuntos Exteriores, tiene como principal consecuencia la justificación de los recientes conflictos.

“Le Monde” cierra los ojos ante los regímenes autoritarios aliados a Occidente, criminalizando los activistas anti-guerra y anti-imperialistas. Por ello, los periodistas del “Decodex” se alinean con el cortejo de los que se esfuerzan, con más o menos éxito, en proporcionar a Occidente coartadas para todas las guerras en las que la OTAN está directa o indirectamente implicada.

https://anticons.wordpress.com/2017/06/17/le-monde-a-lepreuve-de-la-methode-de-son-decodex/

Más información:

— La OTAN reconoce que está detrás de la ola de censura en la Unión Europea
— ‘Crosscheck’, el último mecanismo de censura en internet

No hay comentarios:

Publicar un comentario