martes, 29 de agosto de 2017

El Mossad asesina en Suecia a un palestino que había sido liberado de las cárceles israelíes

Mohammed Tahsin Al-Bazam
Es la típica noticia que nunca aparece en los medios de comunicación: un palestino, Mohammed Tahsin Al-Bazam, de 29 años de edad, nacido en la Franja de Gaza, fue asesinado en  Limmared, Suecia, el 19 de agosto de dos disparos realizados a quemarropa. Uno le alcanzó en el cuello y otro en la cabeza.

Si el autor de los disparos hubiera sido el palestino (árabe, musulmán), la noticia habría tenido su alcance, pero no es el caso, sino al contrario. La condición de víctima ya no es la misma, luego no hay noticia.

Los medios palestinos acusan al Mossad de ser el autor del asesinato. Según los testimonios obtenidos por la policía sueca, el crimen fue cometido por varias personas que ocultaban su rostro con máscaras. Entraron en la vivienda del palestino por un balcón y dispararon contra él.

Como tantos otros palestinos, Al-Bazam había estado encarcelado en Israel por “delitos relacionados con el terrorismo” y tras salir de la cárcel se refugió en Suecia.

Según el periódico israelí Haaretz, el hermano del palestino asesinado, Iyad, que también murió en un “accidente” en 2009, había sido guardaespaldas de Ismael Haniyeh, un dirigente de Hamas, y miembro de las Brigadas Ezzedine Al-Qassam, su brazo armado.

Desde hace medio siglo, el Mossad tiene una larga trayectoria de crímenes cometidos contra palestinos en todo el mundo. En 2010 asesinaron atrozmente en Dubai a otro dirigente de Hamás, Mahmud Al-Mabhoud.

La policía confirmó la autoría del servicio secreto israelí y aseguró que la víctima había sido electrocutada y luego ahogada, según confirmó la autopsia, tras un “breve interrogatorio”.

Para cometer el crimen, 26 pistoleros del Mossad llegaron a un hotel falsificando la identidad de otros tantos europeos, turistas y hombres de negocios. Sin embargo, las personas a las que correspondían las verdaderas identidades afirmaron que no les habían sustraído sus pasaportes, por lo que los asesinos contaban con cómplices entre los policías europeos encargados de la documentación.

La Unión Europea no condenó el brutal asesinato sino sólo que los asesinos del Mossad hubieran utilizado sus pasaportes.

 Mahmud Al-Mabhoud, asesinado en Dubai en 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario