martes, 17 de octubre de 2017

Crímenes del franquismo: la historia de los dos asesinatos del kilómetro 411

El frío y la humedad de noviembre acompañaban los palazos de tierra que, en silencio, los voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) retiraban de aquel espacio del cementerio de Villafranca del Bierzo (León). La búsqueda de los muertos del kilómetro 411  de la carretera general Madrid-La Coruña había comenzado meses atrás, cuando los familiares de Vicenta López Digón y Jesús Camuñas López reclamaron la recuperación de la madre y el hijo asesinados por el franquismo en 1948.

El silencio sólo se rompía de vez en cuando por la temblorosa voz de Milagros Camuñas López. La niña, que perdió a su madre y a su hermano a la edad de diez años, esperaba el momento de reencontrarse con sus familiares en compañía de su hija y de su nieta. Aún conserva una cicatriz en el labio que le hizo un guardia. “Tú lo que no sabes es ladrar”, cuenta que le gritó el hombre, empujándola contra un banco. “Pasé de ser una niña mimada, a la que había que cuidar como un grano de perejil, decía mi padre, a ser una huérfana desgraciada”, relata emocionada. Milagros reside hoy en Badalona, donde se fue con trece años huyendo del horror que había vivido.

De repente, uno de los voluntarios retiró algo de tierra con un pincel. No había dudas: eran los restos de un pie humano. Debajo de los kilogramos de arena apelmazados entre aquellas dos tumbas apareció una fosa común. La fosa donde reposaban los cuerpos sin vida de Jesús y Vicenta.

El arqueólogo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, tras examinar con cuidado los huesos, se dirigió hacia Milagros. Aquella niña a la que “arruinaron la vida”, como contó, es hoy una anciana que quiere ver los restos de su madre y su hermano para que “la entierren con ellos”. René Pacheco le explicó el hallazgo de la fosa común y bajó con ella para mostrarle los cuerpos. “¿Ése es su pie? ¿Es el pie de mi hermanito?”, preguntó visiblemente emocionada. Quien hablaba no era la señora de pelo rizado y canoso que había viajado desde Barcelona, sino la pequeña que, de la noche a la mañana, se convirtió en “una huérfana desgraciada”.

Milagros decidió pedir el certificado de defunción de su madre y su hermano, donde consta como motivo la muerte natural. “Esa es la mayor injusticia”, nos relata entre lágrimas. “Me vine para Barcelona con un disgusto tremendo, solo quiero que quiten eso de ahí porque no es verdad”. Según el registro de la autopsia al que hemos tenido acceso, Vicenta López y Jesús Camuñas fallecieron por “rotura traumática del corazón”.

Las labores de exhumación continuaron durante todo aquel fin de semana de noviembre. Junto a los restos de Vicenta y Jesús aparecieron numerosas balas. Los huesos, cosidos a disparos en aplicación de la llamada “ley de fugas”, son el retrato del cruel destino que sufrieron. El 27 de junio de 1948, nueve años después del final de la Guerra Civil, la familia acogió en su casa de Castañeiras a un grupo de maquis, la guerrilla antifranquista que se escondía por los montes de los Ancares. No imaginaron que aquel gesto terminaría con sus vidas. En uno de los controles de la policía por la aldea, una joven del grupo disparó y mató a uno de los guardias, Sabas Andrés Salazar, conocido también de la familia Camuñas López. Vicenta y Jesús fueron arrestados acusados de “auxilio a huidos”. Milagros jamás volvió a verles.

Según la investigación histórica realizada por la ARMH, madre e hijo fueron interrogados en las dependencias del cuartel de la Guardia Civil. Posteriormente serían conducidos a la cárcel de Villafranca del Bierzo, prisión a la que nunca llegaron. Las fuerzas policiales franquistas les asesinaron en el camino, justificando el homicidio mediante la aplicación de la conocida como 'ley de fugas', una práctica parajudicial empleada durante la dictadura para fusilar a decenas de personas. Vicenta y Jesús fueron dos represaliados más por el franquismo. El hermano mayor, Aquilino Camuñas, corrió mejor “suerte”. Permaneció siete meses y siete días en la cárcel donde, según narró Milagros a este medio, “le azotaron a palos y le quemaron los dedos con cerillas”. El joven no quiso volver a hablar de lo sucedido en vida. Después de su fallecimiento, Milagros decidió emprender la búsqueda de su madre y de su hermano.

Tras contactar con la ARMH, el historiador Alejandro Rodríguez comenzó a recopilar los datos sobre la desaparición de Vicenta y Jesús. Sus restos, según la información a la que tuvo acceso, debían reposar en algún lugar del cementerio de Villafranca del Bierzo. La exhumación comenzó durante el verano pasado, aunque la primera búsqueda resultó infructuosa. En noviembre, a pesar del frío y la lluvia, Milagros se encontraba casi setenta años después con sus familiares. “Una vez exhumados los cuerpos, se procedió a limpiar y restaurar los restos en el laboratorio de la Asociación, un trabajo previo al análisis antropológico”, explica Pacheco.

El estudio fue realizado por el antropólogo forense Gonçalo Carnim, de la Universidad de Coimbra (Portugal). “Vino de manera totalmente voluntaria a analizar e identificar los cuerpos de Vicenta y Jesús”, comenta Marco González, vicepresidente de la ARMH. Las múltiples evidencias de carácter histórico, antropológico y forense recopiladas permitieron a los investigadores determinar que, tal y como parecía, los restos encontrados pertenecían a la madre y el hijo. “No hizo falta el análisis de ADN, aunque se tomaron muestras genéticas tanto de los esqueletos como de Milagros por si algún día la Justicia quisiera investigar el caso. Así no tendríamos que exhumar de nuevo los cuerpos”, dice Pacheco al otro lado del teléfono. Además de los proyectiles, los investigadores encontraron diversos objetos personales junto a los huesos. “Vimos un mechero de yesca, que posiblemente estaba en el bolsillo derecho del pantalón de Jesús y una hebilla del cinturón, aunque ya no quedaban restos de cuero. Entre ambos cuerpos también había una tabla de madera, que probablemente fuera empleada para su transporte al cementerio”, describe el arqueólogo.

Casi un año después de la primera búsqueda de los muertos del kilómetro 411, la familia Camuñas López regresa a Villafranca del Bierzo. Este pequeño municipio leonés acogió un acto en recuerdo de todas las víctimas del franquismo. En el evento participarán los allegados de Vicenta y Jesús, además de la familia de Antonio Gabelas, alcalde de la localidad que sería fusilado en 1936 tras el golpe de Estado del 18 de julio, y Emilio Silva, presidente de la ARMH y nieto del primer desaparecido del franquismo identificado mediante una prueba genética. El homenaje, que ha contado con el apoyo de todos los grupos políticos del municipio, servirá para recuperar la memoria histórica de las 57 personas de Villafranca desaparecidas o enviadas a campos de concentración nazis, “que nunca tuvieron un reconocimiento”, lamenta González.

El acto se celebrará en el salón de plenos, un espacio anexo al lugar donde un día como hoy hace ochenta años toda la corporación municipal permanecía detenida por los sublevados. “Se paralizó la democracia”, explica el vicepresidente de la ARMH. Durante el homenaje se hizo “entrega de los restos a Milagros, que siempre ha querido tener un lugar donde llevarles flores”, añade González. El evento también recordará a las más de 114.000 víctimas de desapariciones forzosas, una cifra que convierte a España en uno de los países del mundo con más desaparecidos. Debajo de las aguas de pantanos, en las cunetas de las carreteras y en barrancos, miles de personas siguen aún hoy sepultadas y olvidadas. Víctimas como Vicenta y Jesús que sólo reclaman un entierro digno y el recuerdo de aquellos que hoy disfrutan de los derechos y las libertades que les arrebataron.

Solo en el Bierzo, diez personas fueron asesinadas mediante la aplicación de la “ley de fugas” entre 1945 y 1951.

https://hipertextual.com/2016/08/memoria-historica-muertos-kilometros-411, https://hipertextual.com/especiales/memoria-historica-muertos-kilometro-411

Los incendios forestales los provocan las empresas que cobran por extinguirlos

Daniel Toledo

Parece complicado relacionar los 64 muertos, 200 heridos y 53.000 hectáreas que sucumbieron a causa del incendio de Pedrógão Grande, en junio de 2017, con una serie de reuniones informales convocadas cada año, desde 2001, por un grupo de empresarios españoles en el hotel de carretera El Cruce, en una salida de la Autovía de Andalucía, en Manzanares (Ciudad Real). En realidad parece complicado relacionar las muertes de Pedrógão, y la superficie calcinada por incendios en Portugal y España en lo que va de año —118.000 hectáreas sólo en Portugal—, con otra causa que no sea la ineptitud política, los intereses de empresas locales y de pequeños propietarios de tierras, la plantación descontrolada de eucalipto o los pirómanos. Y sin embargo, los fuegos que arrasan cada año la Península Ibérica se alimentan no sólo de oxígeno y madera, sino sobre todo de corrupción. Los servicios de extinción se han privatizado en las últimas dos décadas, y existe un cártel empresarial que acude a todos los concursos públicos y los gana. El dinero público y los recursos que se debían dedicar a la prevención se desvían casi exclusivamente a la extinción privada. Los bosques, abandonados, son una pira en potencia. El Estado mira hacia otro lado, y permite que la mafia del fuego se enriquezca cada vez más: la Audiencia Nacional cifra en 250 millones de euros la cantidad defraudada durante casi 20 años de concursos amañados.

Esta es la conclusión a la que se llega si se estudian las investigaciones por corrupción en la adjudicación de contratos públicos de extinción de incendios realizadas en Valencia, Andalucía, Baleares, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, Canarias, Cataluña y Aragón. En Portugal comienza a haber denuncias de casos similares, con los mismos empresarios que en España, interpuestas por particulares y por trabajadores de empresas públicas y privadas anti incendios. Incluso hay un proceso abierto desde 2015 que mantiene como imputado al exministro de Administración Interna portugués Miguel Macedo. Es un modus operandi que se ha extendido a otros países como Italia, Francia e incluso Chile, pero en todas existe un denominador común: todas llevan la marca España.

En 2001 comenzaron una serie de reuniones periódicas entre los administradores de cuatro grandes empresas españolas de extinción de incendios: Avialsa, Faasa, Trabajos Aéreos Espejo y Trabajos Aéreos Martínez Ridao. Con el tiempo, a estas se les unirían otras dos, Compañía de Extinción General de Incendios, S.A. —CEGISA—, que incluía el conglomerado de Inaer y ambas, hoy, como filiales del gigante Grupo Habock, y Transportes Aéreos Extremeños, S.L. Estas seis empresas forman lo que la Policía Judicial denomina el “Grupo 6”, de cuyas primeras reuniones saldría un sistema delictivo que atraería a un total de 14 empresas, agrupadas en la Asociación Española de Compañías Aéreas —AECA—, según el sumario que llegó, desde el juzgado de Instrucción 2 de Sagunto, en Valencia, a la Audiencia Nacional en enero de 2017.

En el auto de las diligencias previas elaborado por el juzgado de Sagunto, al que hemos tenido acceso gracias a Armando Cáceres, de Ecologistas en Acción —organización personada como acusación en la causa abierta en Andalucía—, queda “suficientemente acreditada la existencia de una organización, englobada en el conjunto de catorce empresas asociadas en AECA, que [...] alteraban el precio de los concursos públicos tanto en relación a aviones de ala fija como de helicópteros, tanto a nivel nacional como autonómico, para o bien dejar desiertos los concursos, a los efectos de incrementar el precio de licitación, o acudiendo en la mayor parte de los concursos tan solo una empresa, por el precio máximo de licitación y por ende, adjudicándoselo por dicho importe, o presentando varias ofertas, de las que previamente eran conocedoras cuál iba a ser la adjudicataria [...] y causando por ello un importante perjuicio económico para el erario público”.

Las catorce aeronáuticas llevan, presuntamente, casi veinte años vertebrando un sistema de manipulación de un mercado del que no sólo dependen la supervivencia de bosques, parques naturales o reservas, sino también de casas, fincas, propiedades y vidas humanas. El auto del juez Héctor Ignacio Santamaría habla de un desembolso de más de 250 millones de euros en concursos manipulados en menos de 15 años, pagados por las administraciones públicas. Voces dentro del sector hablan de sobrecostes que a veces han incrementados los costes en un 30%, gracias a la colusión de varias empresas que han logrado poner al Estado contra las cuerdas, obligándole a retirar fondos de un lado para pagar los precios abultados de otro.

El Grupo 6 llegó a redactar y firmar un pacto de asociación en el que se acordaba “respetar las zonas en las que cada compañía tiene su área de influencia, así como los nuevos contratos que cada empresa consiga que salgan a concurso público”. Así reza en el documento redactado por la “Asociación”, firmado en una primera reunión en Palma del Río, localidad cordobesa donde se encuentra la sede de la mercantil Faasa, por Miguel A. Tamarit Campuzano —Faasa—, Vicente Huerta Domínguez —Avialsa—, Fernando Espejo Delgado —Trabajos Aéreos Espejo—, y Ángel Martínez Ridao —Trabajos Aéreos Martínez Ridao—, todos ellos imputados.

Los firmantes especificaron las áreas de influencia de cada empresa que el resto debía respetar: Avialsa en Valencia y Cataluña; Martínez Ridao en Mallorca, Castilla la Mancha, Andalucía y Galicia; Espejo en Canarias y Andalucía; Faasa en Castilla y León, y Cegisa —por medio de Inaer— en Portugal. El acuerdo firmado entre los gerentes de las empresas, cuyo acto fue filmado para asegurar su cumplimiento en un futuro, estipulaban el pago de una cuota para adquirir nuevas naves anti incendios, o para compensar a una empresa que hubiera perdido un contrato en una de sus áreas de influencia, ya fuera a manos de otra empresa fuera del cártel o de una perteneciente a éste. Los representantes de las 14 empresas investigadas en la causa iniciada en Valencia se enfrentan a acusaciones de pertenencia a organización criminal, alteración de precios en concursos públicos y delito continuado de falsedad en documento mercantil.

Diversos cargos públicos se enfrentan a su vez a penas por cohecho, delito de malversación de caudales públicos, prevaricación, falsedad en documento público y negociación prohibida a funcionario público. Entre ellos se encuentran: el exalcalde de Quartell (Valencia), Francisco Huguet, del Partido Popular —al que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal le achaca un enriquecimiento ilícito de alrededor de 800.000 € como alcalde de un municipio de 1.500 habitantes—; su mujer, María del Carmen Peiró; el exconcejal del Partido Popular Emilio Máñez; el exsecretario del Partido Popular Valenciano, exconsejero y ex delegado del Gobierno, Serafín Castellano; el ex director general de Interior de Valencia, Pedro Hidalgo; un ex alto cargo de la consejería de Interior de la Generalitat Catalana, Ramón Dinarés Bosque; el ex jefe de contratación del Departamento de Interior de Cataluña, Xavier Palmés Cosido, y el ex jefe de la Sala Central de Bomberos de la Generalitat, Manel Bosch Serch.

Andalucía: el funcionario que tiró de la manta


Los casos investigados en casi todas las autonomías españolas se están unificando en una macrocausa en la Audiencia Nacional, pero para entender el fondo del problema hay que conocer las diferentes fuentes de las que se alimentaba, y se alimenta, el cártel del fuego. El primer caso que vio la luz en los medios de comunicación fue el denunciado en Valencia, en 2014, por un exgerente de Avialsa, Francisco Alandí. La trama se remontaba a 2012. Ese año, 9 meses antes de que Alandí dejara la empresa, éste contrató los servicios de un técnico informático para introducirse en el ordenador de otro gerente de Avialsa, el hoy investigado Vicente Huerta Domínguez. Sabía lo que buscaba, y dos años más tarde Alandí acudiría a la policía con los documentos privados que demostraban que Vicente Huerta había conseguido contratos por valor de 33 millones con el gobierno valenciano y la consejería de Sanidad de forma fraudulenta.

Y si bien en Valencia la primera denuncia surgió del ámbito privado —probablemente fruto de una venganza o de un intento de extorsión a Huerta por parte de Francisco Alandí—, en Andalucía lo hizo desde el ámbito público. El 9 de noviembre de 2015, Jaime González Díaz, funcionario del servicio de contratación de la consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, denunció una serie de irregularidades en los contratos firmados para el Plan Infoca 2015-2018 —plan de la Junta andaluza para la lucha contra los incendios en parajes naturales—, y ponía así la primera piedra para entender que el cártel del fuego no se había atrincherado únicamente, ni mucho menos, en territorio valenciano.

Después de 12 años trabajando para la Administración y de escuchar decenas de historias sobre corruptelas, “lo más grosero y descarado que la gente se pueda imaginar”, el funcionario público se decidió a acusar a algunos compañeros y, sobre todo, jefes de su departamento. Jaime González accedió a hablar de su situación, de lo que significa enfrentarse a un gigante como la Junta de Andalucía, y sus palabras, su historia, suenan escalofriantes.

González afirma que en Andalucía la corrupción llega hasta las entrañas mismas del funcionariado, y en relación al llamado cártel del fuego asegura que “es la Administración de la Junta de Andalucía la que hace los trucos para que no se detecte el cártel. No es que no hagan nada en contra del cártel o le favorezcan incluso, sino que realiza una serie de actuaciones y omisiones ilegales para ocultar que la colusión se produce, como valorar criterios de solvencia como criterios de adjudicación para que las empresas se lleven algún punto, o no publicar en el perfil del contratante qué empresas se han presentado. En Andalucía no hace falta que se haga un cártel porque ya la Junta les da un cheque en blanco que va contra la más elemental normativa de contratación”.

Cuando acudió al Juzgado de Instrucción 8 de Sevilla, González denunció “irregularidades e indicios de posibles actuaciones delictivas”, lo que llevó a la Policía Judicial a confirmar, en el atestado de noviembre de 2015, que “se vislumbra cómo efectivamente las empresas que licitan en los distintos concursos del Plan Infoca —a la sazón Inaer, Sociedad Aeronáutica Peninsular, Trabajos Espejo, Saeta y Faasa Aviación— parecen responder a un patrón fijo de adjudicación, observándose por tanto indicios de colusión ilícita de empresas, o el equivalente en Derecho Penal: acuerdos para la alteración de concursos públicos”. La Policía Nacional pidió a la Junta la relación de subvenciones e incentivos recibidos por Faasa entre 2003 y 2015, ya que las sospechas apuntaban a que era esta empresa, con sede en Córdoba y al parecer anfitriona de las reuniones celebradas por el Grupo 6, la que encabezaba la trama en Andalucía.

“Yo he intentado buscar”, declara Jaime González, “en qué puede beneficiarse la Administración dando 300 millones de euros a precios corrientes desde 2003 a Faasa y al resto de empresas solo por los medios aéreos del Plan Infoca. Son redes institucionales y formas de actuar, son modus operandi, ellos juegan con el grado de tolerancia de la gente, ven hasta dónde pueden llegar sin que salte el negocio, y luego tiran por ahí”. En efecto, el presupuesto de licitación de los cinco lotes del Infoca era de casi 70 millones de euros, y Faasa acabó por llevarse el premio gordo, el lote número 5, por valor de 43 millones.

González amplía el grado de corrupción a otros ramos de la administración, a todo lo relacionado con los contratos públicos, las subvenciones e incluso los famosos cursos de formación de la Junta. “Desde los sindicatos de bomberos al parecer no ha habido una buena acogida —para presentarse en la causa—, y eso que denuncian habitualmente que la Junta les escatima y les recorta en equipos, en material, en medios materiales y personales. Creo que todo viene motivado porque Juan Espadas, el actual alcalde de Sevilla (PSOE), cuando ejercía como alto cargo de la consejería de Medio Ambiente facilitó a la cúpula de estos sindicatos unas prejubilaciones muy generosas, financiadas por el fondo de reptiles que incumplían la legalidad, y que están siendo investigadas por la Justicia”.

María de los Reyes Flores Canales, la juez de la Audiencia Nacional que aceptó el caso por la “propia complejidad de la causa”, asegura en el auto que “se ha producido un daño patrimonial contra una multiplicidad de sujetos pasivos de las acciones imputadas, pues no sólo se daña el interés económico de cualesquiera otros competidores del sector, sino el funcionamiento de diversas administraciones e instituciones”. Muchas veces, el cártel llegaba a maniobrar para dejar los concursos desiertos, obligando así a las administraciones a elaborar nuevos concursos con mejores condiciones para las empresas. Esto implicaba dejar a los entes públicos sin medios para combatir los fuegos hasta que se redactaban, aprobaban y sacaban a concursos los nuevos contratos.

En diciembre de 2015, declaraba como imputado el jefe de la Mesa de Contratación del Plan Infoca, Antonio Martínez López. En enero de 2016 se enviaba copia de las diligencias al Juzgado de Instrucción de Sagunto, informando de que se estaban realizando investigaciones en Sevilla por un caso similar al investigado en Valencia, y se iniciaba la cadena de imputaciones, detenciones, registros y declaraciones judiciales en relación a la trama andaluza: Miguel Ángel Martínez Ridao y Miguel Ángel Martínez Bonilla, por Saeta; Antonio Miguel Román Guillén, por Sap Aviación; Manuel González Gabaldón, Héctor Tamarit Almagro, Miguel Ángel Tamarit Campuzano y Javier Ortiz Marín, por Faasa, y Fernando Espejo Delgado por Trabajos Aéreos Espejo. Más adelante las investigaciones se extenderían a las 14 empresas incluidas en la trama por la Audiencia Nacional.

Jaime González se enfrenta cada día al acoso de jefes y compañeros en una batalla judicial que se ha extendido a su vida laboral y personal. “Con el sistema que tenemos, establecido, no por los gobiernos autonómicos como te quieren hacer ver, sino por el Congreso de los Diputados y a pesar de la Constitución de 1978, la situación actual es que es mucho más fácil echarme a mí la calle con cualquier falsa excusa, por vana que sea, que echar a un corrupto, haga lo que haga”.

Como afirma Jaime González, a veces su peor enemigo es el pesimismo. “Cuando les acusan a ellos de llevarse, imaginemos, 90 millones de euros que es el importe del contrato de medios aéreos del plan Infoca para 2015-2018, el que está vigente y yo denuncié…, primero, en el juzgado no hay medios para impulsar una clase de acusación de ese tipo en el que hay involucrados tales cantidades y tales volúmenes de documentación; segundo, un abogado de la Junta experto en esos temas les defenderá a tiempo completo y de forma gratuita; tercero, los que se supone que están de tu parte son el juez y el fiscal, Y si el que va a estar de mi parte es el fiscal Moix —Manuel Moix— o De Llera —Emilio De Llera—, mejor que no te ayuden; cuarto, hay un límite temporal a las causas de corrupción que lo puso hace poco el Partido Popular; quinto, muchos están aforados y serán juzgados por jueces que ellos mismos han nombrado; sexto, los delitos del título XIX del código penal, delitos contra la Administración Pública, imponen unos tipos penales altamente inoperantes y poco sistemáticos. La prevaricación es el único delito del código penal que no tiene cárcel, solo inhabilitación, y séptimo, los pueden incluso indultar si todo lo de atrás no ha surtido efecto; de hecho es lo más corriente, me remito al BOE, de donde se extrae que la mayor parte de los indultos se producen por condenas de corrupción.

Incluso existe otra causa paralela por las presiones y amenazas recibidas por González, admitida por la juez Flores Canales por acoso laboral. “En cuanto a la gente que está de mi lado”, asegura, “en mi causa se han personado tres entes: Ecologistas en Acción, CGT y Podemos. Los que no me van a apoyar son los que hayan pillado algo de los 300 millones de euros desde 2003 —yo tengo pruebas de que el contrato del INFOCA se realizaba desde 1994 al menos— a precios corrientes —sin actualizar— que estas empresas consiguieron solo por los amaños de los medios aéreos del Plan Infoca —sin añadir otro tipo de contratos ni otro tipo de ayudas como fondos de formación—. En Sevilla los contratos siguientes —2018 en adelante— los están planificando para que sigan igual”.

Empresas investigadas por prender fuego a los bosques:

1. AVIALSA, T-35, siendo el beneficiario el socio único, VICENTE HUERTA DOMÍNGUEZ, si bien, siendo partícipe en el mismo, FRANCISCO ANTONIO ALANDI ESCRG
2. FUMIGACIÓN AÉREA ANDALUZA, S.A., (FAASA), representando a la misma, MANUEL GONZÁLEZ GABALDÓN, HECTOR TAMARIT ALMAGRO, MIGUEL ÁNGEL TAMARIT CAMPUZANO y, JAVIER ORTIZ MARTÍN
3. COMPAÑÍA DE EXTINCIÓN GENERAL DE INCENDIOS, S.A., (CEGISA), que del mismo modo incluía a las siguientes; INAER AVIONES ANFIBIOS, S.A., INAER HELICOPTEROS, S.A., HELICSA HELICOPTEROS, S.A. y TRANSPORTES AÉREOS DEL SUR, S.A., representando a la misma, RUBEN MARIANO GARCÍA PASCUAL y JAIME ARQUE GINERNAU
4. MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ RIDAO, no solo como empresario individual, sino del mismo modo respecto de MARTÍNEZ RIDAO AVIACIÓN, S.L., y SERVICIOS AÉREOS EUROPEO Y TRATAMIENTOS AGRÍCOLAS, S.L., en adelante (SAETA), representadas por aquél, y por MIGUEL ÁNGEL MARTÍNEZ BONILLA
5. TRABAJOS AÉREOS ESPEJO, S.L., representada por FERNANDO ESPEJO DELGADO
6. TRABAJOS AÉREOS EXTREMEÑOS, S.L., compareciendo en representación de la misma, SANTIAGO EDUARDO GARCIA CID, en lo que se refiere a la llamada “Asociación” o “Grupo 6”, si bien, también gira en torno de las siguientes empresas, en cuanto a servicios de que le son accesorios
7. ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE COMPAÑÍAS AÉREAS, (AECA), representada por Dámaso Castejón Amenedo
8. HELICÓPTEROS SANITARIOS, S.A. representada por María José Cañete Sánchez
9. COYOTAIR, S.A. representada por Francisco Lucas Muelas
10. SKY HELICÓPTEROS, representada por Josep Teno Pujol
11. HELICÓPTEROS DEL MARE NOSTRUM, S.A., representada por José María  Montalt Saurí
12. TAF HELICOPTERS, S.L., representada por Josep Carol Quintán
13. HISPÁNICA DE AVIACIÓN, S.A. representada por Francisco Julián Ríos Campuzano
14. SOCIEDAD AERONÁUTICA PENINSULAR, (SAP AVIACIÓN SA), representada por Antonio Miguel Román Guillén

http://ctxt.es/es/20170906/Politica/14827/ctxt-incendios-corrupcin-portugal-Avialsa-Faasa.htm

La Audiencia Nacional también irrumpe contra Catalunya con otra de sus típicas farsas

Anoche la Audiencia Nacional envió a la prisión sin fianza a Jordi Sànchez, presidente de la Assemblea Nacional Catalana, y Jordi Cuixart, presidente de Ómnium Cultural, por convocar concentraciones de protesta contra los registros que empezó a practicar la policía antes del referéndum en dependencias públicas catalanas.

Por órdenes del gobierno, el fiscal Miguel Ángel Carballo pidió prisión incondicional para ambos y la jueza es Carmen Lamela, la misma que orquestó el Caso Altsasu, donde aún mantiene encerrados a los detenidos después de un año de comedia. En esta ocasión su proeza ha sido convertir el derecho de manifestación en un delito de “sedición”.

La resolución de la jueza es un verdadero mitin político que ya hemos escuchado muchas veces a los tertulianos de las radios más casposas. Es un verdadero ejercicio de ficción, en los hechos y en el derecho, donde tiene un lugar especial la consideración del referéndum de Catalunya como “ilegal”, un auténtico mantra de las últimas semanas.

Pero España es el país de las prohibiciones; casi todo es ilegal, incluso las drogas. Sin embargo, a nadie se le ha ocurrido meter a nadie a la cárcel por promover su legalización, ni han invadido las calles para capturar por las esquinas cada uno de los gramos de cocaína.

Tras la transición, España y sus funcionarios son verdaderos malabaristas en el arte de las argucias y las falacias, tanto políticas como judiciales que son capaces de convertir lo negro en blanco, y al revés si es necesario.

A la Audiencia Nacional no le ha importado justificar un encarcelamiento preventivo porque las concentraciones no eran pacíficas, en una época presidida por los móviles, los vídeos y las redes sociales, donde cualquiera puede ver justamente lo contrario.

En los tiempos medievales la sedición, un delito de raigambre militar, conducía al “diezmo”. Cuando se producía un levantamiento popular (sedición) y la tropa llegaba al cabo de un tiempo al lugar en el que se había cometido tamaño crimen, no recurría a ningún juez. Seleccionaba a uno de cada diez lugareños, los ponía ante la tapia del cementerio y los fusilaba.

A nadie le importaba que los malhadados no hubieran participado en la “sedición”; se trataba de dar un escarmiento a eso que la Audiencia Nacional llama “la masa”. Es el fundamento de la represión política, que siempre necesita un “cabeza de turco” al que rebanarle el pescuezo, tanto en sentido literal como figurado.

La ley marcial que han impuesto en Catalunya es premonitoria de una profunda crisis del Estado fascista, un punto sin retorno posible hacia la agonía.

Emiratos Árabes Unidos planeó una invasión de Qatar con mercenarios de Blackwater

El ex primer ministro de Qatar Abdulá bin Hamad Al-Attiyah ha revelado que miles de soldados mercenarios de la empresa norteamericana Blackwater –hoy rebautizada como Academi– se entrenaron en Emiratos Árabes Unidos para invadir Qatar, pero los planes no recibieron finalmente el visto bueno de la Casa Blanca y fueron abandonados.

Los planes de invasión, impulsados por las autoridades de los Emiratos, comenzaron a prepararse incluso antes del anuncio del boicot económico contra Qatar por parte del bloque árabe formado por Arabia saudí, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, el pasado 5 de junio.

Las autoridades de Abu Dabi contrataron en su día los servicios de la empresa norteamericana de seguridad para sus operaciones en la guerra de Yemen, como parte de su participación en la alianza militar dirigida por Riad para frenar la rebelión huti en aquel país. Este verano, los mercenarios de Academi sufrieron varios reveses militares en Yemen y tuvieron que abandonar sus posiciones. No obstante, los Emiratos solicitaron sus servicios para una tarea en apariencia más sencilla: invadir el pequeño y rico emirato de Qatar para derribar al actual monarca y sustituirlo por otro miembro de la familia real más dócil a los intereses de Emiratos Árabes Unidos y de Arabia saudí.

El entrenamiento de los mercenarios extranjeros se llevó a cabo en la base militar emiratí de Liwa, en el oeste de Emiratos Árabes Unidos. “Calculamos que Blackwater entrenó a unos 15.000 empleados, gran parte de ellos de nacionalidad colombiana y suramericana”, señalaron.

Los planes finales debían contar con el visto bueno de la Casa Blanca, pero no recibieron la “luz verde” final del presidente Trump. Nada más desatarse el conflicto entre las ricas monarquías del Golfo, a comienzos de junio, Donald Trump se mostró cercano a la dialéctica incendiaria de Riad, que tomó la iniciativa al acusar a Qatar de colaborar con el terrorismo yihadista. Pero, posteriormente, Trump se distanció de los saudíes y se ofreció incluso como mediador entre las dos partes enfrentadas. Estados Unidos tiene en Qatar su mayor base militar en el área, y cuenta además con muchos intereses económicos en el país.

Blackwater decidió cambiar de nombre después de la aparición de numerosos reportajes en la prensa mundial sobre abusos contra la población civil por parte de sus mercenarios –por lo general exmilitares–, en particular durante sus operaciones en la guerra de Irak. Su fundador y consejero delegado, Erik Prince, está vinculado a la Casa Blanca por su relación personal con exasesores del presidente, además de que es hermano de la ministra de Educación de Donald Trump, Betsy DeVos.

Diversas informaciones aparecidas el pasado mes de julio dieron cuenta de la presencia en Emiratos Árabes Unidos de exmilitares colombianos, sudafricanos, sudaneses y de otras nacionalidades, para ser entrenados en el país por instructores norteamericanos, británicos, franceses y australianos.

Aparentemente, los ejercicios tenían como única finalidad preparar las operaciones de Academi en la guerra de Yemen, por cuenta del Gobierno de Abu Dabi. Un amplio reportaje del New York Times publicado en mayo de 2011 relató con detalle el inicio de los contactos empresariales del jefe de Blackwater, Erik Prince, con la Corona emiratí, que presume de ser aún más liberal y prooccidental que la catarí. Los servicios de la multinacional de mercenarios fueron contratados de modo indefinido, tanto para tareas de seguridad dentro de Emiratos como para sus operaciones en el exterior.

¿Qué tiene Abu Dabi contra Doha para decretar un bloqueo y además preparar una acción militar? “Para nosotros, las razones del boicot siguen siendo un misterio”, comenta Al-Attiyah, que también fue ministro de Energía de Qatar. Pero la rivalidad comercial y política –también en el patrocinio del deporte– entre las dos pequeñas y riquísimas naciones del Golfo no son ningún misterio, pese a los muchos puntos que tienen en común: ambas son más liberales que Arabia saudí, son musulmanes suníes, y tienen una alianza con Estados Unidos.

Uno de los corresponsales más reconocidos en el área, Robert Fisk, escribió este verano que en cierta ocasión preguntó al anterior emir de Qatar, Hamad bin Kalifa, “por qué no expulsaban a los norteamericanos del país”. El monarca no dudó en la respuesta: “Porque en el momento en que lo haga, mis hermanos árabes me invadirán”.

http://www.abc.es/internacional/abci-mercenarios-blackwater-entrenaron-para-invadir-qatar-201710080136_noticia.html

Los fondos buitre carroñean con lo más básico en España: techo, pan y luz

Fátima Martín

Los fondos buitre carroñean con lo más básico en la “Finca España”: Con el techo, con el pan y con la luz, entre otras necesidades. En la España postburbuja inmobiliaria, los buitres, a menudo alimentados por conocidos bancos nacionales e internacionales y guiados por los serviles córvidos políticos estratégicamente situados en las Administraciones Públicas, tal que el ministro de Economía, el banquero de inversión Luis de Guindos, devoran los despojos de un pueblo esquilmado. El resultado son cientos de miles de familias desahuciadas y con deudas de por vida en un país con un gravísimo problema de vivienda irresuelto; unos productos agroalimentarios menos saludables y más caros producidos por empresas que han adelgazado sus plantillas y precarizado a sus trabajadoras; y una cadena de demandas por una gestión energética que ha pasado de las primas envenenadas a las renovables de Zapatero a la imposición del impuesto al sol de Rajoy. En esta fase del saqueo, tras la socialización de las pérdidas, buitres privados engordan a costa de lo público, sacando tajada de una deuda pública estratosférica ilegítima que pagaremos con sangre, sudor y lágrimas durante generaciones si no logramos impedirlo.

El sector inmobiliario es, sin duda, uno de los preferidos por los buitres en un país donde entre 1997 y 2007 se permitió construir al año, “más viviendas que Alemania, Francia, Italia y Reino Unido juntos” (1). Las consecuencias de aquella exuberancia irracional las seguimos pagando las mismas.

Entre los objetivos de los buitres hay hoteles, oficinas, activos logísticos, hipotecas y viviendas, muchas viviendas. Las de protección oficial protagonizan algunos de los casos más sangrantes. Como las mil 860 viviendas de alquiler social que Blackstone compró a la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) siendo alcaldesa Ana Botella, la mujer de José María Aznar, por 127,5 millones de euros, a una media de 69 mil euros por vivienda. Las consecuencias de la gestión buitre para los inquilinos no se hizo esperar: Subidas de las rentas, condiciones abusivas, arbitrariedades y desahucios indiscriminados. Hasta que en mayo de 2017, el Tribunal Supremo cortaba las alas al buitre Blackstone (a través de su filial Fidere) protegiendo los derechos de las inquilinas de esas viviendas sociales (2). En junio, la EMVS, dependiente del Ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena, ha propuesto declarar nula la venta (3).

En una operación similar, en junio de 2017, el Tribunal Supremo ha admitido a trámite un recurso presentado por los afectados por la venta de 2.935 viviendas públicas del IVIMA, dependiente de la Comunidad de Madrid, a los buitres Azora-Goldman Sachs por 201 millones de euros. Afectados y la Asociación Corruptil han pedido a los tribunales que investiguen posibles “acuerdos entre tres fondos de inversión (Goldman, Blackstone y Cerberus) para adjudicarse cada uno las operaciones inmobiliarias de envergadura realizadas en Madrid por administraciones del Partido Popular (PP)”. Otra de esas operaciones fue la concesión de la SAREB (banco malo) de 52.000 préstamos de Bankia a Cerberus. Casualmente, el hijo del expresidente del Gobierno, José María Aznar, y la exalcaldesa de Madrid, Ana Botella, José María Aznar Botella, es consejero de Cerberus a través del córvido local Poniente Capital (4).

El top ten de inversores en deuda “distressed” (en dificultades) inmobiliaria en Europa en el segundo trimestre de 2015, según el informe “From Puerto Rico to the Dublin Docklands; vulture funds and debt in Ireland and the global south” ha sido, por este orden: Cerberus, Deutsche Bank / Apollo, Lone Star, JP Morgan, Oaktree Capital, Fortress / Eurocastle, Sankaty, Blackstone, Goldman Sachs y Otto Group. La gran mayoría de ellos se ha puesto las botas en la hiperendeudada España tras el descalabro del ladrillo.

Singer: de Argentina al Banco Popular

El especulador buitre por antonomasia, Paul Singer, que acorraló a Argentina (5), también quiso pillar cacho en España. Uno de sus fondos buitre, Elliott, se hizo en 2015 con pisos de Bankinter por 60 millones de euros. Previamente, adquirió 1.354 millones de euros en créditos fallidos de Bankia (junto con Cerberus y la empresa noruega de recobros Lindorff) y 300 millones del Santander, con unos descuentos del 95%. A partir de ese momento, Lindorff acosa a sus clientes vía telefónica, presencial y judicial y los maltrata con frases como ésta: “Estás hablando por teléfono, alguien te lo pagará. Quien te paga el teléfono, que te pague la deuda. En algún sitio vivirás. Quien te acoge, que te pague la deuda” (6).

Elliott también compró la firma de recuperación de deudas doméstica Gesif para convertirla en su base de operaciones en el mercado español. Su directora general era Melania Sebas­tián, exresponsable de Ges­tión de Información de Banca Co­mercial de Caja Madrid, quien seguiría en la usurera Gesif. Nótese cómo una exdirectiva de Caja Ma­drid hace de intermediaria entre la ya nacionalizada Bankia y el fondo buitre Elliott.

Paul Singer no ha sido el único en ponerse las botas en el muladar ibérico. Ni mucho menos. A finales de 2014, 41 mil 200 millones de euros de los 50.000 del banco malo o SAREB pasaron a ser gestionados por tres fondos oportunistas estadounidenses: Cerberus (Haya Real Estate),TPG y Apollo, que se hicieron con las plataformas inmobiliarias de algunos de los principales bancos españoles: Bankia, CaixaBank y Santander, respectivamente (7).

Los tres fondos más Solvia, del Sabadell, desembolsaron inicialmente 600 millones de euros por 126 mil activos, entre préstamos e inmuebles. Fuera del banco malo, Blackstone se adjudicó la plataforma inmobiliaria de Catalunya Caixa, Cerberus la de Cajamar, Centerbridge la de BMN, Lone Star la de Kutxabank y Värde-Kennedy la del Popular.

La tendencia sigue a día de hoy. Unos meses antes de que el Santander comprara el Popular por un euro en junio de 2017, éste vendió una cartera de deuda de 220 millones de euros de principal aportando como colateral activos hoteleros. También colocó 400 millones de euros con activos colaterales de viviendas, plazas de garaje y trasteros. Los compradores fueron Apollo y Blackstone, respectivamente.

Las pérdidas ocasionadas por el colapso del Popular han provocado decenas de demandas, entre ellas, por parte de la estadounidense Pimco, una de las mayores gestoras de fondos del mundo, que baraja demandar desde al Santander hasta al Banco Central Europeo (BCE), o al fondo de rescate europeo (8).

El propio Paul Singer, a través de Elliott Management está sondeando el mercado para comprar antiguos bonos del Popular a precio de saldo (valorados en menos del 5% sobre su valor nominal) y negociando con otros fondos un frente común para pleitear contra el proceso de resolución del banco. También a través de su filial Bentham Ventures, “explora oportunidades en relación a Popular con vistas a una actuación coordinada”, según fuentes cercanas a la entidad citadas por Expansión. El fondo pagaría los gastos legales de los fondos en el proceso, y en caso de éxito se llevaría una parte de la potencial compensación (9).

Hasta marzo de 2017, la inversión inmobiliaria en España superaba los 3 mil 400 millones de euros. Sus protagonistas, conocidos fondos que operan como buitres: GreenOak, Värde, Blackstone... A la altura de abril de 2017, sólo Bankia, Sabadell, Deutsche Bank y BBVA habían colocado 1.600 millones de euros a Blackstone, Grove u Oaktree.

A la espera del rescate de autopistas de peaje en quiebra
Los buitres no le hacen ascos a nada. Por ejemplo, a las autopistas de peaje que se construyeron también en la era Aznar, hoy en quiebra. En total, nueve. Cuatro buitres (Taconic, Kingstreet, Strategic Value y Atlestor) se han quedado con la mayor parte de su deuda financiera, que asciende, junto con la que está en manos de bancos como Deutsche Bank, JP Morgan, Goldman Sachs o Bankia y concesionarias, a cerca de 6.000 millones de euros, que pretenden que asuma el Gobierno. Los fondos han contratado a la firma especializada Houlihan Lokey, conocida por su intervención en Lehman Brothers o Abengoa.

Los citados fondos compraron la deuda a bancos españoles y extranjeros que habían participado en la financiación de las obras y que decidieron irse ante la dificultad de llegar a un acuerdo. Lo hicieron con pérdidas, ya que en algunos casos los cobros se aproximaron al 10% del valor nominal. Entre los bancos que vendieron están Santander, BBVA, Popular, Natixis, Société Générale, ING y Bank of Tokyo -Mitsubishi, informa El País. La cifra, cualquiera que sea, iría contra el déficit del Estado, lo cual compromete el cumplimiento de los objetivos impuestos por Bruselas (10).

Los buitres tampoco le hacen ascos a otros activos inmobiliarios llamados “alternativos”, como los sanitarios, residencias de ancianos o de estudiantes. En estas últimas hozó Oaktree, con residencias en Madrid y Barcelona cuya venta ha complicado la llegada a las alcaldías de Madrid y Barcelona de Manuela Carmena y Ada Colau (11).

Oaktree, que lo mismo se da un atracón de ladrillo merendándose el banco malo del Deutsche Bank en España o zampándose las promociones fallidas en la costa que heredó el Sabadell con la compra de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), también es capaz de hincar el diente a Panrico, empresa de pan de molde y bollería, cuyos trabajadores no han parado de sufrir, incluso un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), desde que el buitre puso en ella sus garras. Finalmente, se la vendió al grupo mexicano Bimbo por 190 millones de euros, 89 millones más de lo que aportó (12) Oaktree también ha querido sacar tajada de la fábrica de productos cárnicos Campofrío.

Con las cosas de comer no se juega, dice el refrán. A los buitres eso les da igual. PJT Partners, una escisión de Blackstone, es una firma especializada en servicios de asesoramiento a la banca de inversión. Entre sus consejeros cuenta con James Costos, exembajador de EEUU en España bajo la administración Obama. Y entre sus operaciones en España, buitreras como la reestructuración de Isolux o la citada venta de Panrico a Bimbo.

PJT Partners también han participado en la venta de la mayor panadería de España, Berlys Corporación Alimentaria, anteriormente conocida como Panaderías Navarras (Panasa). Artá Capital, la firma de capital riesgo participada por Corporación Financiera Alba, y N+1, ahora rebautizada como Alantra, decidieron poner a la venta Panasa, la empresa líder en fabricación, distribución y comercialización de pan, bollería y pastelería fresca y congelada de España (13).

Del pan al aceite

Y del pan, al aceite. Resulta que la mayor productora mundial de aceite de oliva español está en manos de un fondo de capital riesgo británico, CVC Capital Partners, que opera con la lógica buitre: se hizo con la aceitera tras el fortísimo endeudamiento, que llegó a los 1.500 millones de euros, al que llevó a la compañía la irregular gestión de SOS Cuétara (germen de Deóleo), por parte de los hermanos Salazar, hoy en el banquillo por múltiples delitos societarios. Desde que el fondo de capital riesgo manipula Deóleo, que cotiza en bolsa, ha italianizado la cúpula de la compañía, los precios del oro líquido no paran de subir, alcanzando precios máximos en una década, y las condiciones tanto de la empresa como de los trabajadores no paran de empeorar. A principios de 2017, aprobó un ERE que afectó a un centenar de trabajadores, después de ir vendiendo las plantas a trozos. “El objetivo del fondo CVC es desguazar la empresa”, se temen los minoritarios, que sospechan que su objetivo es no poder pagar la hipoteca para ejecutar la deuda y quedarse con los activos a precio de saldo. CVC está presente actualmente en España en otros sectores como el textil (Cortefiel), el geriátrico (Vitalia Home), o el energético (CLH).

Precisamente, los mismos fondos buitre que encarecen el aceite de oliva español o echan de sus casas a familias enteras no tienen empacho en chupar la sangre también al sector energético. Los fondos CVC, KKR y Blackstone sobrevuelan la eléctrica que fuera española y pública Endesa para hacerse con su control, actualmente en manos del Estado italiano a través de Enel. Troceada y amputada su pata latinoamericana, los italianos destinan el 100% de los beneficios de la segunda eléctrica española a dividendos (14).

La propia Endesa negocia la compra de Renovalia Energy a Cerberus, que compró la renovable en 2015 a los exdueños de los quesos Forlasa. Algo debió de ver Cerberus en las renovables españolas pese al impuesto al sol del Gobierno Rajoy, porque en 2015 adquirió cuatro parques eólicos y varios fotovoltaicos. Por su parte, también en 2015, Oaktree compró la empresa de renovables Eolia. Son sólo dos ejemplos. Hay muchos más (15).

Recientemente, a primeros de mayo de 2017, España perdió su primer arbitraje ante la Corte Internacional de Arreglo de Diferencias del Banco Mundial, el Ciadi, por los recortes aplicados desde 2010 a las ayudas a las renovables. El laudo dio la razón a la británica Eiser Infrastructure Limited, fondo ligado a ABN Amro, y su filial luxemburguesa Energia Solar Luxembourg y condenó a España a pagar 128 millones de euros más intereses. Esta Corte del Banco Mundial considera ilegal la transformación radical del marco regulatorio renovable español, con Zapatero primero, a finales de 2010, con Rajoy después, en 2013 y 2014.

Sobrevolando las renovables

Detrás de ésta, hay esperando otras 27 denuncias pendientes de empresas que invirtieron en renovables. “Se trata principalmente de fondos de renta variable privados que entraron en el mercado después de que la crisis hubiera comenzado, según el informe publicado por las ONG Transnational Institute y Corporate Europe Observatory”, cita Juan Hernández Vigueras, miembro del Consejo Científico de ATTAC España, que ha escrito el libro Los fondos buitre. Capitalismo depredador (16).

En un artículo titulado “Fondos buitre en España: de la especulación a los pleitos”, Hernández Vigueras explica que estas demandas se basan en el Tratado de la Carta de la Energía, un convenio multilateral que proporciona protección a los inversores en el sector energético, reconociéndoles derechos similares a los de los tratados bilaterales de inversión (TBI) y que también permiten a las empresas demandar a los gobiernos ante los tribunales internacionales de arbitraje.

Llama la atención que muchos de estos demandantes están asesorados por la firma de abogados Allen & Overy, que casualmente ha asesorado a Eiser, la que ha ganado el primer arbitraje ante el Banco Mundial. Otro aspecto que destaca el informe citado por Hernández Vigueras en su artículo es cuándo invirtieron estos fondos: “Cuando llegó la mayoría de estos inversores extranjeros, España estaba en plena crisis económica y ya habían comenzado las restricciones a las subvenciones a la energía solar. Lo que permite pensar que estas firmas practicaban estrategias especulativas similares a los fondos buitre, buscando la rentabilidad en la garantía del Estado que lograrían vía pleitos” (17).

De este modo, vemos cómo los mismos buitres son capaces de especular con la vivienda, con la alimentación y con la energía. Han picoteado en muchos otros sectores, como el de las apuestas deportivas (Blackstone jugó en Codere) o las clínicas dentales, como la polémica Vitaldent, donde opera Javier Botín, de la familia que preside el Santander. En muchas ocasiones, los buitres vienen de la mano de presuntamente prestigiosos bancos nacionales e internacionales, que aunque se escondan tras cambios de nombre y se protejan en paraísos fiscales, tienen igualmente las garras manchadas de sangre.

Notas:

(1) En España se construyen más viviendas que en cuatro países europeos juntos. Idealista.com (30/04/2004). Ver online: https://www.idealista.com/news/inmobiliario/vivienda/2004/04/30/3233-en-espana-se-construyen-mas-viviendas-que-en-cuatro-paises-europeos-juntos

(2) El Supremo corta las alas al negocio del fondo buitre que compró viviendas sociales en Madrid. eldiario.es. (24/05/2017) Ver online: http://www.eldiario.es/sociedad/Supremo-quieren-negocio-viviendas-sociales_0_647085712.html

(3) Carmena buscará la anulación de la venta de vivienda protegida al fondo Blackstone. CincoDias.com. (16/06/2017) Ver online: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/06/16/companias/1497634918_077435.html

(4) Amplían el cerco judicial a las operaciones de los fondos buitre con viviendas sociales. ElConfidencial.com. (12/02/2016). Ver online: http://www.elconfidencial.com/espana/2016-02-12/amplian-el-cerco-judicial-a-las-operaciones-de-los-fondos-buitre-con-viviendas-sociales_1147271/

(5) Los fondos buitre que acorralan Argentina también van a por ti. Diagonalperiodico.net. (05/07/2014). Ver online: http://www.diagonalperiodico.net/global/23371-fondos-buitre-acorralan-argentina-tambien-van-por-ti.html

(6) “Quien te paga el teléfono, que te pague la deuda”, al habla los fondos buitre. Diagonalperiodico.net (14/10/2013).

(7) Sabadell, Haya, TPG y Apollo gestionarán la cartera de Sareb. Cinco Días. (4/12/2014). Ver online: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2014/12/04/mercados/1417704038_416470.html

(8) El gigante de los fondos Pimco estudia demandas tras perder 280 millones en Popular. Vozpópuli.com. (12/06/2017). Ver online: http://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/empresas/Pimco-estudia-demandas-Banco-Popular-perdidas-280-millones-rescate-Santander_0_1033998128.html

(9) El gigante de la inversión Elliott se ofrece a financiar pleitos por Popular. Expansion.com. (27/06/2017). Ver online:
http://www.expansion.com/empresas/banca/2017/06/27/59516ff0e2704e9a7c8b4617.html

(10) El delirio de las autopistas de peaje en quiebra. ElPais.com. (02/03/2017). Ver online: https://economia.elpais.com/economia/2017/03/02/actualidad/1488480732_950079.html

(11) Colau y Carmena retrasan a Oaktree la venta de residencias de estudiantes. ElEconomista.es (20/10/2016). Ver online: http://www.eleconomista.es/construccion-inmobiliario/noticias/7903127/10/16/Colau-frena-a-Oaktree-la-venta-de-residencias-de-estudiantes.html

(12) Bimbo. El fondo Oaktree gana 190 millones con la venta de Panrico, 89 más de los que aportó. Hispanidad.com. (10/07/2015). ver online: http://www.hispanidad.com/el-cierre-de-la-venta-de-panrico-otorga-al-fondo-oaktree-190-millones-89-millones-mas-de-los-que-aporto-a-la-compania.html

(13) Los March y Alantra venden la mayor panadería de España por 400 millones. ElConfidencial.com (20/01/2017). Ver online: http://www.elconfidencial.com/empresas/2017-01-20/march-alantra-venta-panaderia-panasa_1317923/

(14) CVC, KKR y Blackstone reactivan la compra de Endesa con el apoyo de Madrid y Roma. ElConfidencial.com (08/03/2017). Ver online: http://www.elconfidencial.com/empresas/2017-03-08/cvc-blackstone-reactivan-compra-endesa_1344129/

(15) Endesa negocia la compra de Renovalia al fondo de Aznar Jr. por 1.700 millones. ElConfidencial.com (10/02/2017). Ver online: http://www.elconfidencial.com/empresas/2017-02-10/endesa-negocia-compra-renovalia-fondo-cerberus-aznar-junior_1328210/

(16) Juan Hernández Vigueras, Fondos buitre, capitalismo depredador, Clave Intelectual, Madrid, 2015 Disponible en: http://www.claveintelectual.com/titulos/los-fondos-buitre-capitalismo-depredador/

(17) Fondos buitre en España: de la especulación a los pleitos. Attac.es (03/09/2015). Ver online: http://www.attac.es/2015/09/03/fondos-buitre-en-espana-de-la-especulacion-a-los-pleitos/

http://www.cubadebate.cu/especiales/2017/07/24/los-fondos-buitre-carronean-con-lo-mas-basico-en-espana-techo-pan-y-luz/

Economía Política de un capitalismo podrido: el fútbol como mercancía especulativa

Hace ya mucho tiempo que el fútbol no es un deporte; ni siquiera es un negocio, ni una industria, sino un mercado especulativo, financiero, parecido a la bolsa o los casinos.

Dado que España es el país de cabecera del fútbol, el único sector económico de punta que tenemos, merece la pena dedicarle alguna reflexión.

Cuando el fútbol dejó de ser un deporte, dejó de haber clubes, que se reconvirtieron en sociedades anónimas mercantiles. Pasó a depender de las televisiones y, por lo tanto, del mercado audiovisual, es decir, de la publicidad, que lo invadió todo, empezando por las camisetas, asociadas desde entonces a marcas comerciales.

Entonces el fútbol pasó a ser un negocio, normalmente dedicado a blanquear dinero negro. Los empresarios del ladrillo desembarcaron en los clubes de fútbol: Jesús Gil y Gil, Lopera, Lorenzo Sanz...

Si hoy el fúbol siguiera siendo un negocio, habría inversiones, como en cualquier otro. Pero en el fútbol lo que hay son apuestas. No se trata, sin embargo, de que los apostantes se jueguen su dinero en cada partido, sino de que apuestan sobre el fútbol como mercancía.

No sólo los clubes están en manos de fondos de inversión, sino también los futbolistas. Son los chaperos. El Real Madrid y Cristiano Ronaldo son la mercancía del fondo Exness e Iniesta es la de UFX. En la jerga, a estos futbolistas que son la mercancía de los especuladores, se les llama TPO (Third-Party Ownership, propiedad de terceros). No juegan para ningún club sino para una empresa financiera.

Como en cualquier club de alterne o garito de prostitución, donde hay un fondo de inversión hay un intermediario, un “gancho” (broker) que los capta, sobre todo si uno es un minorista ingenuo.

En términos de Economía Política, la especulación futbolística es de las calificadas como “alto riesgo”, que se caracteriza también por la alta rentabilidad y el corto plazo. Es dinero rápido o, en otras palabras, si no espabilas los listillos te lo quitan de las manos antes de que te des cuenta.

La mayor parte de los intermediarios tienen su sede en paraísos fiscales dentro de la Unión Europea, como Chipre, que es tanto como decir que son capitales rusos.

No es necesario insistir en lo que rodea a este mundillo financiero, como la opacidad y el lavado de dinero negro. En los años ochenta los equipos y los organizadores de eventos, como los trofeos veraniegos, blanqueaban dinero negro inflando los ingresos de los partidos. Abrían las puertas de los recintos y dejaban entrar a gente sin entrada. Así parecía que se producía una gran recaudación por la cantidad de espectadores que se congregaban, pero en verdad el dinero lo aportaba la propia organización. En ese momento, el dinero pasaba de ser negro a blanco.

Cuando en 2015 la FIFA trató de regular el mercado, los primeros en oponerse fueron las Ligas de España y Portugal, que llevaron el caso ante la Comisión Europea con la excusa de que vulneraba las leyes de la libre competencia. El recurso no fue necesario; 13 meses después llegó la rectificación de la propia FIFA.

En un mundo muy sucio, como el del fútbol, hay que resaltar a los indómitos que nadan contra la corriente, como Bruno de Carvalho, Presidente del Sporting de Lisboa, que emprendió una batalla contra los fondos de inversión y no ha necesitado de ellos para llevar al equipo a jugar la Champions League.

“El fútbol no puede ser el santuario de todo el dinero sucio sólo porque necesita dinero”, afirmó el año pasado. “Mi lucha no es contra la opción de que los clubes recurran a entidades financieras, sino contra la llegada al mundo del fútbol de dinero que no se sabe de dónde viene, cuyos dueños no se sabe quiénes son, que tienen relación con paraísos fiscales, que pueden tener que ver con las apuestas ilegales, que pueden tener que ver con [el tráfico de] drogas”, alertó.

En efecto, el “crack” lo mismo denota a una estrella del fútbol que a un tipo de droga.

lunes, 16 de octubre de 2017

La postura de Trump contra Irán acercará a Alemania a Rusia y China

Gabriel, ministro alemán de Exteriores
La postura anti-iraní de Donald Trump y en contra del acuerdo nuclear ha sido mal recibida en Alemania. El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, fue explícito cuando dijo que Europa se aproximaría a Rusia y China si Estados Unidos cancelaba el acuerdo nuclear con Irán.

“Esto es una señala problemática y peligrosa. El acuerdo con Irán mostró, por primera vez, que es posible evitar una guerra a través de negociaciones e impedir que un país adquiera armas nucleares... Esto (la ruptura del acuerdo) supondría un golpe devastador al desarme nuclear. Algunos estados podrían ver en el abandono del acuerdo una señal de que deben adquirir armas nucleares lo antes posible”, dijo Gabriel.

“Sería completamente inútil presionar a Corea del Norte para que adopte un tratado de seguridad nuclear si el de Irán se quiebra”. De este modo, señaló, el acuerdo no debe ser abandonado.

La disputa creciente con Estados Unidos muestra un choque de intereses que puede llevar a Alemania, y a Europa en general, a adoptar una postura diferente hacia la alianza con Washington, por primera vez desde la ocupación estadounidense de una parte del continente europeo tras la Segunda Guerra Mundial. La propia canciller alemana, Angela Merkel, dijo hace varios meses que Estados Unidos ya no era, después de la elección de Donald Trump, un socio en quien Europa pudiera confiar.

Alemania ha manifestado su apoyo a la creación de un Ejército Europeo independiente de la OTAN y Estados Unidos que garantice la seguridad europea. Este proyecto fue durante un tiempo rechazado por el Reino Unido, pero tras el Brexit este último país ya no está en condiciones de frenar el proyecto. Otros países como Francia y Bélgica apoyan de buen grado esta idea.

“La seguridad de Europa es nuestra propia responsabilidad”, señaló Gabriel. “Debemos actuar en la esfera de seguridad y exterior. Esto incluye el definir nuestros propios intereses y articularlos de forma independiente de Estados Unidos. El logro de nuestro interés nos exige hasta cierto extremo una emancipación del curso determinado por Washington”.

La nueva estrategia de Trump podría ser el momento elegido para poner en práctica estas aspiraciones. “El comportamiento de Washington nos lleva a los europeos a adoptar una postura común con Rusia y China frente a Estados Unidos en la cuestión de Irán”, dijo Gabriel.

Por su parte, el presidente del Comité de Exteriores del Parlamento alemán, Norbert Röttgen (miembro del partido de la canciller Merkel, la CDU) dijo que el tema del cumplimiento del acuerdo era muy fundamental. “Los europeos no les seguiremos [a los estadounidenses] y tendremos una disputa transatlántica entre Estados Unidos y Europa.

http://spanish.almanar.com.lb/135848

Irak va de la invasión imperialista a la guerra civil

Las fuerzas gubernamentales iraquíes han tomado la totalidad de la ciudad de Kirkuk, en el norte de Irak, controlada hasta ahora por el Ejército de la región del Kurdistán, los Peshmerga, en lo que ha sido calificado por las autoridades kurdas como una "declaración de guerra".

Un convoy de vehículos blindados de la Fuerza Antiterrorista, una unidad de élite del Ejército iraquí entrenada por Estados Unidos, ha irrumpido hoy en la ciudad y ha tomado la sede del gobierno provincial en apenas unas horas.

El Ejecutivo central ha informado de que sus tropas han logrado tomar el aeropuerto de Kirkuk y otras posiciones -entre ellas la compañía de Petróleo del Norte de Irak- tras una serie de combates registrados durante la noche. La toma de la ciudad ya durante la mañana se ha producido sin combates de importancia.

Las Unidades de Movilización Popular, la milicia chií, han izado su propia enseña en los edificios oficiales en sustitución de la bandera del Kurdistán y parte de la población estaría huyendo de la ciudad.

El primer ministro iraquí, Haider Al-Abadi, en calidad de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, ha ordenado a su Ejército que alce la bandera irakí en las zonas en disputa, un simbólico gesto con el que quiere volver a situar Kirkuk bajo la órbita de Bagdad.

También en la localidad de Tuz Jurmatu, igualmente en disputa entre el Kurdistán y el Gobierno federal iraquí, las milicias chiíes han tomado el control y han destituido al alcalde. El cargo ha sido ocupado por un chií nombrado por el gobierno provincial de Salahudín.

La ofensiva militar, iniciada el domingo, es la mayor lanzada hasta la fecha desde que el Gobierno Regional del Kurdistán celebrase el 25 de septiembre un referéndum independentista.

http://www.europapress.es/internacional/noticia-fuerzas-gubernamentales-iraquies-arrebatan-totalidad-kirkuk-peshmergas-20171016173232.html

3 estados de ánimo sucesivos en la batalla de Catalunya

1. Ilusión

El movimiento independentista catalán lucha por una causa que es absolutamente justa y como tal ha gozado siempre de un apoyo masivo. Está dirigido por una clase social, la burguesía, que lo ha dotado de sus señas de identidad, expresadas en lo que hasta hace poco se llamó “desconexión”, una expresión absurda donde las haya que, sin embargo, generó entusiasmo popular. Es algo tan sencillo que muchos creyeron que eso se podía lograr con gestos puramente simbólicos, casi por las buenas, sin echar toda la carne en el asador.

Al principio del placer le sucedió el de realidad, la cruda realidad. Desde el Estado central Catalunya no ha recibido siempre más que desprecios e insultos, al más puro estilo imperial que trata de preservar los últimos restos en los que antes no se ponía el sol. Este Estado ganó una guerra en 1939 y no cede ni negocia nunca con nadie.

No es algo propio de un gobierno, ni de un partido, ni de otro; es algo consustancial al Estado surgido en 1939, impuesto a sangre y fuego, que sólo admite la capitulación del contrario.

Cualquier otra cosa la interpreta como en el “procès”: como un “desafío”, un pulso que tiene que ganar de la manera que sea porque, a diferencia de los catalanes, el Estado sí lo tiene claro: él sí va a poner toda la carne en el asador.

2. Represión


Da lo mismo que las reivindicaciones sean pacíficas o violentas. Por eso los antidisturbios están resentes en todas las manifestaciones antes de que empiecen. De esa manera el Estado muestra su poderío, una absoluta disparidad de fuerzas que empieza siempre por un alarde de medios intimidatorios (cascos, escudos, porras) seguido del empleo de los mismos.

La reivindicación nacional pasó inmediatamente a un segundo plano frente a la represión y a la brutalidad, hasta tal punto que se volvió en contra de sus patrocinadores, que se pusieron en evidencia a sí mismos como lo que son realmente, a los ojos de todos, pero especialmente los catalanes, que han perdido definitivamente la inocencia de que venían haciendo gala.

La invasión puso las cosas en su sitio. Demostró que Catalunya no es el problema; el problema es España, un tipo de Estado burgués muy característico que fabrica independentistas todos los días sin necesidad de que en las escuelas de Catalunya “adoctrinen” a los niños contra nadie.

Al contemplar las cabezas abiertas de los catalanes, algunos se alarmaron porque hasta entonces creyeron que aquello no era más que un juego. Propusieron algo complemente antinatural después de que en una pelea te hayan machacado: había que “hablar”. ¿Acaso nadie intentó “hablar” antes de la pelea?, ¿era mejor hacerlo después?, ¿cuál es el tema de la conversación?

“Dos no hablan si uno no quiere” y hasta ahora este último ha dejado bien claro que no tiene nada de qué hablar (seguramente porque no sabe hablar).

3. Depresión

Un movimiento popular, por amplio que sea, no se basta a sí mismo. Necesita dos cosas más, organización y dirección, sin las cuales es como las burbujas del cava, que desaparecen a los pocos minutos. Catalunya no tiene ninguna de ambas cosas y hasta que no se dote de ellas no podrá lograr sus reivindicaciones nacionales.

Por el contrario, a cada paso el movimiento nacional ha puesto sus esperanzas en una fuerza social, la burguesía, que no puede representarle, así como en medios institucionales que no son los suyos.

Ahora mismo la burguesía catalana sólo está dispuesta a llevar la batalla en los términos en los que la ha planteado, como una colección de gestos, declaraciones y símbolos que ni siquiera son inequívocos.

Es lógico que tras la euforia llegue la resaca y se hable de “traición”, como en la transición. Pero para que te traicionen tienes que depositar tu confianza en alguien que haya demostrado que se la merece.

Afortunadamente, la lucha por las legítimas reivindicaciones de Catalunya no es un acto, como muchos habían creído, sino un “procès” del que sólo hemos conocido los primeros pasos y que será largo.

Piqué o cómo me la maravillaría yo

B.

Alguno, quizá, de nuestros miles y miles de lectores se preguntará qué hacemos hablando de asuntos deportivos en un blog tan riguroso como éste. La respuesta es que no separamos "deporte" por un lado, y "política" por otro, como hace la hipócrita burguesía cuando le conviene, siendo que entendemos que todo es "política" y, por lo tanto, nada humano nos es ajeno, que decía el clásico (Terencio, creo, y frase que gustaba mucho a Marx).

El vamos a llamar "caso Piqué" ofrece muchas aristas, pero nos detendremos brevemente en unas pocas dando por hecho que el lector limaría mejor esas aristas con observaciones más precisas. Lo primero que hay que decir es que Piqué (cuyo segundo apellido es Bernabeu, lo que tiene alguna guasa) es catalán, culé y antimadridista, es decir, ejerce y no lo oculta. Lo segundo es que lleva años jugando en el combinado estatal de fútbol o selección nacional española (nos negamos a llamarla "La Roja" pues este título corresponde legítima y originalmente al seleccionado chileno). Sus declaraciones han sido polémicas lo que, en principio, no tenían por qué serlas por aquello de la libertad de expresiön, pero han sido infladas por la prensa y medios de comunicación deportivos amarillistas -a excepción de los catalanes, más senys- para inflamar  el hooliganismo más irracional y fascista de la hinchada española alienada que le pita e insulta cuando juega con los colores de "España" una, grande y libre, como decían los falangistas. Hay otro segmento que cree que Piqué no debería jugar en las filas españolas porque entiende que el jugador no "siente" la camiseta nacional como, por ejemplo, un alucinado -cuando suena el himno (sin letra) español- Sergio Ramos, o Camacho o Juanito en su día, y, por lo tanto, ve en el catalán una ambigüedad que les repele, otrosí: no le quieren. Estos son más civilizados y hasta tienen una percepción lógica, léase coherente en alguna forma. Luego están los que ni fú ni fá y, si encima mete goles el Piqué este de los cojones, pues mira qué bien.

Tampoco lo tiene muy bien Piqué entre, vale decir, "los suyos", esto es, los catalanes, pues los más "puristas", digamos, los más consecuentes, le reprochan que si blasona de barcelonismo, ergo: catalanismo, ¿qué coño pinta defendiendo los colores de España? Oleguer Presas se negó y el gallego Nacho, hace un tiempo, con Clemente, también. Ni el franquista Luis Aragonés ni el peneuvista Javier Clemente les pusieron ninguna pega en absoluto (si te llaman tienes obligación de ir o te multan). Piqué no ayuda a responder a esa pregunta con sus declaraciones anfibológicas que se prestan a interpretaciones varias, esto es, a las especulaciones.  Por ejemplo cuando dice que él ve posible "ser independentista y poder jugar en las filas españolas", lo que -añade y recalca dos veces- "no es mi caso" o cómo me la maravillaría yo. Y esto no es serio. Y menos tal y como está la situación en su tierra, en Catalunya. No se puede ser ambiguo, como hace Piqué jugando como un crío que parece divertirse con la que lía y está cayendo. La agudización de los acontecimientos en Catalunya, sobre todo en Barcelona, obliga o bien a pronunciarse, lo que no hará el cobarde gremio futbolista, o bien a decantarse claramente y sin disfraces, como ha hecho, por ejemplo, Guardiola, pero no "fer la puta i la Ramoneta", esto es, marear la perdiz confundiendo al personal.

Si no evidente, parece que Piqué es independentista -y así lo perciben hooligans fanáticos y civilizados españoles-, pero no su familia paterna, lo cual le condiciona, pero esto es pura suposición que no lleva a ninguna parte, de modo que concluimos dos cosas de este apasionante caso que intriga a la humanidad entera sin dejarla dormir: el "caso Piqué" demuestra, en la variante futbolera, que Catalunya no es España, no hay más que ver el tratamiento que se le da, y, en segundo lugar, que en vista de que Piqué va a recibir palos de ambos lados, no puede quedar en medio, que es justo lo que ha hecho. Claro que estos lujos se lo pueden permitir los gladiadores de estos tiempos.

Ubusuku Obuhle (buenas noches en zulú).

Sayonara.

La victoria de Siria remodela Oriente Medio

Alastair Crooke

El fracaso del proyecto de “cambio de régimen” en Siria entre los Estados Unidos, Israel y Arabia cambia el futuro del Medio Oriente, posiblemente iniciando una era de mayor laicidad y tolerancia.

Es evidente que el éxito de Siria para resistir -a pesar de la advertencia del presidente Bashar Al-Assad al afirmar que las señales de éxito no son el éxito en sí mismo- en contra de todo pronóstico, todos los intentos de derribar el Estado sugieren que ha ocurrido un punto de inflexión en la geopolítica de la región.

Hemos escrito antes que el resultado de Siria empequeñece el de la guerra de 2006 de Israel contra Hezbollah, aunque el resultado de esa guerra también fue significativo.

Ambos eventos juntos han llevado al final del frente unipolar de Estados Unidos en Oriente Medio (aunque no totalmente, ya que Estados Unidos aún conserva su collar de bases militares en toda la región). Los éxitos han corroído la reputación de los Estados del Golfo y han desacreditado el yihadismo suní instrumentado como una herramienta política de “uso” para Arabia Saudita y sus partidarios occidentales.

Pero, aparte de la geopolítica, el resultado de Siria ha creado una conectividad o continuidad física que no ha existido desde hace algunos años: la frontera entre Irak e Irán está abierta; la frontera entre Siria e Irak se está abriendo y la frontera entre Líbano y Siria también está abierta. Esto constituye una masa crítica de tierra, recursos y población de peso real.

La región escuchará atentamente lo que estos vencedores tendrán que decir acerca de su visión futura para la región y para el islam. En particular tendrá una profunda importancia la forma en que Siria articule las lecciones para las sociedades de Oriente Medio a la luz de su experiencia de la guerra.

Esta discusión apenas ha comenzado en Siria y no ha llegado a una conclusión ni lo hará por algún tiempo, pero podemos especular un poco.

En la actualidad la cuestión se divide entre el levantismo, que se basa en la idea de la diversidad cultural tal como ha existido -junto con agudas tensiones periódicas- en el Líbano y Siria y el nacionalismo árabe. El marco para ambos conceptos se entiende como un laicismo parcial dentro de una estructura estatal que abarca la igualdad ante la ley.

El nacionalismo árabe mira hacia una amplia unidad cultural árabe, arraigada principalmente en la lengua árabe. El levantismo era esencialmente una herencia otomana. Entonces, en tiempos otomanos, no había “Siria” (en el sentido de un Estado-nación), sino viliyat (provincias otomanas), que eran más como ciudades-Estado a las que se les permitía una gran cuota de autoadministración para que las diversas las sociedades y sectas vivieran con sus propios valores culturales y espirituales, incluyendo el derecho a hablar en sus idiomas propios. (La diversidad siria históricamente representaba el legado de muchas ocupaciones extranjeras, cada una de las cuales dejaba algo de su ADN de sus culturas y religión).

Estrategias de dominación colonial


Bajo el subsiguiente dominio colonial francés, los colonizadores crearon por primera vez miniestados separados de estas minorías sirias, pero cuando esa política fracasó, invirtieron en la unificación forzada de las diversas partes de Siria (aparte del Líbano), aplicando la estrategia de imponer la lengua francesa en lugar del árabe, la ley francesa en lugar de la ley otomana y sus costumbres y promover el cristianismo con el fin de socavar el islam. Inevitablemente esto creó el retroceso que dio a Siria su característica de recelo por la intervención extranjera y su determinación de recuperar una visión de lo que era ser sirio. (Francia “cambió el régimen” en Damasco en 1920, 1925, 1926 y 1945 e impuso la ley marcial durante la mayoría de los lapsos entre los golpes).

Pero el nacionalismo, algo que la represión francesa había incitado durante su mandato, atrajo dos diferentes vertientes: la Hermandad Musulmana, el principal movimiento islámico, que quería hacer de Siria un Estado islámico suní, mientras que, en contraste, las élites urbanas más occidentalizadas querían “tomar” a Siria -no exactamente como un Estado-nación separado-, sino más bien como una parte del todo del mundo árabe y organizarse internamente como un Estado unificado, laico y por lo menos parcialmente occidentalizado.

Como señaló Patrick Seale en The Struggle for Syria: “Sobre todo [para los nacionalistas laicos], la desunión tenía que ser superada. Su respuesta fue tratar de salvar las brechas entre ricos y pobres, encarando una versión modificada del socialismo, y entre musulmanes y minorías a través de un concepto modificado del islam. El islam, en su opinión, necesitaba ser considerado políticamente no como una religión, sino como una manifestación de la nación árabe. 

“Así, proclamaban que la sociedad que deseaban crear debía ser moderna (entre otras cosas con igualdad para las mujeres), laica (con la fe relegada a los asuntos personales) y definida por una cultura de ‘arabismo’ que sobrepasara los conceptos tradicionales de etnicidad”
.

En resumen, lo que buscaban era la propia antítesis de los objetivos de la ya fuerte y creciente Hermandad Musulmana. Y en 1973, en un intento de cuadrar el círculo entre el sunismo conservador y asertivo y el islam “blando” y nacionalista, la fatwa (lanzada por un clérigo chií) confirmando a Hafez Al-Assad como musulmán chií (en vez de hereje como los sunitas veían a todos los alauitas), explotó la situación. (La constitución francesa negociada requería que el jefe del Estado fuera “musulmán”).

Un ciclo de violencia

La Hermandad Musulmana estaba molesta con la nominación del entonces presidente Hafez Assad como musulmán y así comenzó un ciclo de violencia sangrienta con ataques terroristas organizados contra el gobierno y sobre el círculo íntimo de Al-Assad -con los ataques de represalias del gobierno- que, de hecho, sólo están llegando a su conclusión con la derrota del intento del sunismo militante y yihadista de apoderarse del Estado y expulsar al hereje alauita.

El resultado de esta lucha emblemática tiene profundas implicaciones regionales (aunque ahora no podamos ver cómo finalizarán las deliberaciones sobre la visión para el futuro del Levante).

Podemos decir, en primer lugar, que el islamismo en general es el principal perdedor en la lucha por el Levante. Tanto en Siria como en Irak, los sunitas levantinos ordinarios han sido dañados por el Islam intolerante y puritano. Esta orientación del islam (wahhabismo) que exigía (con pena de muerte) una singularidad lineal para definir al islam, que afirma su “verdad” por la certeza transmitida desde un enfoque mecánico, procesal, a la validación de los “dichos” seleccionados del profeta Mahoma (conocido como salafismo “científico”), ha fracasado.

El yihadismo armado no ha logrado fijar esta singularidad lineal como la “idea” con la que aplastar el modelo levantino polivalente y sustituirlo por un carácter rígido y monovalente. Sólo para ser claros, no son sólo los no musulmanes, la minoría sunita y las sectas chiítas las que han tenido suficiente de ella: los sirios sunitas y los iraquíes, en general, también lo tienen (especialmente después de la experiencia de Raqqa y Mosul).

Es probable que la reacción pública a las intervenciones wahabitas en ambas naciones empuje al islam suní primero a abrazar políticamente la polivalencia en el islam (incluso quizá hasta el punto de mirar a Irán y su “modo de ser” como posible modelo). Y en segundo lugar, abrazar aún más el “camino” laico árabe. En resumen, una “reverberación” puede ser un estilo más laico del islam, en contraste con el énfasis de la Hermandad Musulmana en la política de la identidad externa, visible, excluyente.

Pero si el impulso islámico nacionalista sirio e iraquí ha terminado, ¿qué hay del otro “doble aspecto” de Siria, su legado de diversidad y polivalencia levantina frente a la perspectiva laica nacionalista de que la diversidad constituye una causa primaria de debilidad nacional, y que considera como su tarea primaria la integración de la población en una única estructura política y social?

Nuevo esquema de Israel

Pues bien, de este último aspecto se encargaría Washington: los colonos franceses apalancaron a las minorías sirias contra la mayoría siria (en interés de Francia). Y ahora Estados Unidos parece intentar, con Israel  empujando fuertemente por detrás, posicionar a los kurdos contra el Estado sirio (con el interés de limitar el alcance de la presencia iraní en Siria e incluso tratar de romper la contigüidad entre Irak y Siria).

Esta última perspectiva parece improbable. El “proyecto” de Estados Unidos e Israel de un Kurdistán en Siria puede fallar si los kurdos (mucho menos concentrados en el noreste de Siria de lo que están en el norte de Irak) concluyen que sería mejor y más prudente llegar a un acuerdo con Moscú (y por tanto encontrar algún modus vivendi con Damasco), en lugar de confiar en las perseverantes promesas estadounidenses de autonomía, en medio de la casi universal hostilidad regional hacia este proyecto de independencia de alto riesgo. En última instancia debe de ser obvio para los kurdos que Rusia (e Irán) representan la tendencia entrante en los estados del norte.

Los kurdos sirios nunca estuvieron en el campo de MasoudBarzani y durante mucho tiempo mantuvieron relaciones de trabajo con el ejército sirio y las fuerzas rusas (contra el Califato Islámico) durante el conflicto. De cualquier manera, parece que el enfoque principal de Estados Unidos se está desplazando de Siria a Irak, como el lugar en el que esperan empujar a Irán. Una vez más, las perspectivas de que los Estados Unidos alcancen este objetivo son pobres (Irán está bien atrincherado) y si se maneja mal, el “proyecto” de la independencia kurda fácilmente podría convertirse en violencia e inestabilidad regional.

El dirección de Barzani no es segura (los turcos están indignados por su doble rasero de pretender que el referéndum fue sólo para fortalecer su posición de negociación con Bagdad). Y el riesgo de un conflicto más amplio, si Barzani fuera removido del poder, dependería de quién finalmente lograse la hegemonía.

En resumen, el “proyecto” kurdo estadounidense-israelí parece, paradójicamente, reforzar más fuertemente el impulso nacionalista en la región del Levante, Turquía e Irán y hacerlo más asertivo, pero no a la vieja manera: no hay vuelta atrás al statu quo anterior de Siria. Los procesos de retroceso y reconciliación facilitados por Rusia, en sí mismos, cambiarán fundamentalmente la política de Siria.

Un cambio histórico en Oriente Medio

Si en el pasado la política era de arriba hacia abajo, ahora será de abajo hacia arriba. Aquí es donde vemos algo de una síntesis que tiene lugar entre el levantismo y el nacionalismo. Las necesidades de la política local, en toda su diversidad, serán por mucho más las impulsoras de la política futura. Se puede ver ya que este cambio hacia la política de abajo hacia arriba ya se está haciendo evidente también en Irak. (Una vez más ha sido acelerado por la guerra contra el extremista yihadismo del Califato Islámico, pero ahora puede llegar a ser más energizado por las reivindicaciones kurdas de los territorios iraquíes en disputa).

En algunos aspectos el “terreno” en Irak -la movilización del pueblo contra estos movimientos armados reaccionarios- se está adelantando y alejándose del dirección político iraquí, ya sea político o religioso. Los disturbios pueden crecer, y el gobierno -cualquier gobierno- tendrá que someterse a presiones de su base.

El apalancamiento occidental de las minorías contra el Estado, ahora los kurdos, ya ha tenido un impacto geoestratégico importante: traer a Turquía, Siria, Irak e Irán a una estrecha alianza política y militar para impedir que este “proyecto kurdo” se materialice y se disuelvan los grandes estados, precisamente en su coyuntura más sensible.

Esencialmente esto representa otro caso donde los intereses de Israel no coinciden con los de Europa o Estados Unidos. La búsqueda de este “proyecto kurdo” está potenciando una alianza -incluido un importante estado de la OTAN- que será explícitamente hostil a estos objetivos estadounidenses (aunque esto no implica ningún aumento de la hostilidad hacia los kurdos como pueblo, aunque eso también puede ocurrir). La alineación de estos estados difícilmente parecería estar en el interés occidental, pero sin embargo, esto es lo que está ocurriendo.

Y por último las “consecuencias” del conflicto de Siria han llevado a los estados del norte a “mirar hacia el este”, como el presidente Assad ha dado instrucciones a sus diplomáticos recientemente para que lo hagan. Para Irán puede ser principalmente China (así como Rusia), pero para Siria es más probable que sea Rusia en una forma predominantemente cultural, con China observando a Siria como un nodo importante en su Ruta de la Seda.

Esto representa un cambio histórico en Oriente Medio. Los funcionarios occidentales pueden imaginar que tienen un control sobre Siria, manteniendo a los fondos de la reconstrucción como rehenes para salir adelante con el futuro de Siria. Si esto es así, estarán tan equivocados sobre esto como lo han estado en casi todo lo relativo a Siria.

https://consortiumnews.com/2017/09/30/how-syrias-victory-reshapes-mideast/

¿Qué buscan en Moscú los príncipes saudíes?

Para responder a la pregunta no tenemos más que traducir el extraordinario artículo que publicó ayer la joven periodista argelina Lina Kennouche en El-Watan: “Rusia-Arabia saudita, el acercamiento que inquieta a Washigton”.

El fructífero viaje del rey saudí a Moscú estaba previsto con antelación y no supone un acercamiento espectacular, afirma Kennouche, aunque muestra el carácter “menos estable” de las alianzas y una voluntad de reducir la dependencia hacia Washington por parte de Riad, “consecuencia del retroceso de la potencia americana”.

Riad ya no confía en Washington como antes. Las señales que han llegado a los jeques tras la crisis con Qatar les han resultado muy preocupantes. El 15 de junio Qatar compró aviones de combate F-15 a Estados Unidos por valor de 12.000 millones de dólares, una intensificación de los acuerdos de seguridad justo en el momento de una crisis sin precedentes en el Golfo Pérsico.

Los saudíes buscan salidas en múltiples direcciones, Rusia entre ellas. Durante la visita a Moscú han firmado varios acuerdos bilaterales que demuestran que el bloqueo económico a Rusia es papel mojado. Riad refuerza claramente la cooperación militar y energética. Ambos países son los mayores productores y exportadores mundiales de hidrocarburos y regulan los precios en el mercado internacional, para lo cual prorrogarán el acuerdo OPEP-Rusia para reducir la producción y mantener los precios hasta el año que viene.

Otros compromisos económicos alcanzan los 3.000 millones de dólares. Moscú construirá una fábrica química y, según el ministro ruso de Energía, Alexandre Novak, está prevista una inversión de 150 millones de dólares por parte de un fondo común ruso y saudí, Eurasia Drilling Company, en la sociedad rusa del petróleo.

Riad comprará material militar ruso, como el sistema de defensa S-400 Triumph, sistemas de misiles antitanque Kornet, lanzacohetes Tos-1A, lanzagranadas AGS-30 y fusiles de asalto kalashnikov AK-103. Además, el acuerdo supone una transferencia de tecnolgía para que el armamento se puede reproducir en suelo saudí.

Rusia ha pasado a desempeñar un papel central en Oriente Medio, afirma Kennouche, un interlocutor que no se le puede sortear, mientras el peso de Estados Unidos se reduce en países clave, como Irak o Siria.

El cambio en la correlación de fuerzas en Siria ha reorientado a los saudíes para volverse hacia Moscú, que no quieren verse marginados de las resoluciones de Astana. No obstante, Riad quiere seguir manteniendo su hostilidad hacia Teherán, lo cual es un equilibrio difícil de mantener. “En una fase de reconfiguración de las relaciones de fuerza mundiales, las alianzas estables tienden a ser reemplazadas por políticas multidireccionales y convergencias sectoriales”, asegura la periodista argelina.

La volatilidad saudí es paralela a la de Turquía, otra pieza capital de la estrategia estadounidense en Oriente Medio que gira sobre sí misma y también diversifica su círculo de amistades. Lo mismo que Rias, el gobierno de Ankara también ha firmado otro contrato con Rusia para la adquisición de los sistemas rusos de defensa antiaérea S-400, con el añadido que Turquía sigue siendo miembro de la OTAN, al menos de manera formal.

“Los aliados de Estados Unidos ya no aparecen solamente como simples auxiliares de la política americana sino cada vez más como actores deseosos de independizarse”, concluye Kennouche. Es un signo de estos tiempos; el otro es que quienes quieren independizarse siempre miran hacia Moscú.

(*) http://www.elwatan.com/-00-00-0000-354689_112.php