lunes, 9 de octubre de 2017

Emiratos Árabes Unidos lleva 30 años comprando misiles a Corea del norte

La hipocresía no tiene fronteras, ni sociales ni religiosas. Tampoco es propia sólo de los grandes medios de comunicación imperialistas y sus altavoces. Está mucho más repartida porque da mucho juego. Concretamente multiplica el juego por dos: hay un juego aparente para los micrófonos y otro subterráneo, que es el verdadero.

De cara a la galería todos patalean por las pruebas nucleares de Corea del norte. La ONU impone un bloqueo para aislar económicamente al gobierno de Pyongyang... Pero, como en el póker del mentiroso, mientras todos miran el mantel, el verdadero juego va por debajo de la mesa. No es nada nuevo; todos lo saben desde hace muchos años: Pyongyang no sólo lanza misiles sino que también los vende, entre otros a países como Emiratos Árabes Unidos.

En agosto de 1991 la Estimación Nacional de Inteligencia 5-91C, un documento confidencial que elabora la CIA mensualmente para la Casa Blanca, reconoció que Emiratos Árabes Unidos compraba misiles a Corea del norte y que la primera entrega se había hecho en 1988, es decir, hace 29 años.

Los suministros no se han interrumpido nunca, tanto con las sanciones de la ONU como sin ellas. En 2010 los cables de WikiLeaks constataban que las entregas continuaban como siempre, sin que hayamos escuchado a nadie alzar la voz, ni siquiera a Estados Unidos, porque eso supondría poner el dedo acusador sobre alguien más que Pyongyang.

En 1988 los jeques de Abu Dabi pedían un lote de los famosos misiles norcoreanos Hwasong 5 que -por cierto- son una copia muy parecida a los Scud B. Se trataba de un pedido de entre 18 y 24 misiles junto con los vehículos lanzadera.

En 1999 aparece otra remesa de misiles, esta vez Hwasong 6, réplica de los Scud C, con un alcance considerablemente mayor: desde Abu Dabi podían alcanzar el sur de Irán.

Es evidente que el gobierno emiratí tiene los mismos cohetes que Corea del norte, que también son de largo alcance y sometidos a la misma prohibición internacional.

¿Por qué los perros no ladran?, ¿por qué sólo hablan de Kin Jong-un?, ¿no se trata de evitar la proliferación de armamento nuclear?, ¿no es más delicada la situación en Oriente Medio que en el Pacífico?

En 2004 el subsecretario de Estado para Asuntos Militares, Lincoln Bloomfield, hizo gestiones para que los emiratíes dejaran de comprar misiles a Corea del norte. Los cables de Wikilieaks revelaron que, al mismo tiempo, Washington trataba de que los emiratíes compraran cazas F-16, con un contrato de venta que alcanzaba los 6.000 millones de dólares.

Incluso la CIA ha publicado mapas de los que se desprende que la base de misiles de Emiratos Árabes Unidos está en los alrededores de Dubai, junto a la base aérea de Al-Minhad que desde 1990 utilizan muchos países, del tipo de Gran Bretaña, Holanda, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y Canadá.

Dicha base no sólo ha estado siempre operativa sino que se ha ampliado en varias ocasiones.

En 2004 una empresa de Dubai, Al-Mutlaq Technology, gastó 100 millones de dólares en la compra de armamento norcoreano del Komid (Korean Ministery of Mining Developement Trading Corporation), el organismo norcoreano encargado de la exportación de armamento.

Emiratos Árabes Unidos viola, pues, el MTCR o Régimen de Control de Tecnología de Misiles, un acuerdo internacional aprobado en 1987 por Estados Unidos, Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y Reino Unido para limitar la proliferación de las famosas “armas de destrucción masiva”.

El MTCR nació para impedir la nuclearización de Europa central a finales de la Guerra Fría, que entonces tenía por objeto la instalación de misiles de corto alcance en Alemania, tanto por parte de la OTAN como del Pacto de Varsovia. El acuerdo no sólo prohibe la instalación sino también la exportación de misiles de carga superior a los 500 kilos y más de 300 kilómetros de alcance.

La Resolución 1718 de la ONU, aprobada pocos días antes de la primera prueba nuclear de Corea del norte en 2006, también prohibe la exportación este tipo de armamento. Pues fue justo entonces cuando, según los documentos de WikiLeaks, una representación del Komid norcoreano visitó Dubai y otra viajó a Pyongyang.

Puestos a relatar ilegalidades: naturalmente Emiratos Árabes Unidos no sólo compra misiles a Corea del norte sino también a Gran Bretaña y Francia, otros dos violadores de las reglas internacionales que en 1997 vendieron 600 misiles Scalp-EG a los jeques del Golfo, un arma capaz de alcanzar un objetivo a 500 kilómetros de distancia a partir de bombarderos.

A su vez, los emiratíes han vendido el dron United 40 a Egipto y a otros países, lo que también está prohibido. Pero hay ilegalidades y proliferaciones nucleares que nunca aparecen en las noticias.

http://www.middleeasteye.net/fr/reportages/les-mirats-arabe-unis-et-la-cor-e-du-nord-li-s-par-un-programme-secret-de-missiles

No hay comentarios:

Publicar un comentario