jueves, 5 de abril de 2018

Marlene Dietrich: la musa de los comunistas de todo el mundo

La actriz alemana Marlene Dietrich es una de las grandes musas del siglo XX, un mito que la burguesía ha utilizado para esconder su enorme personalidad como mujer de arraigadas convicciones comunistas y antifascistas. De hecho, el nombre de “Marlene” es un acrónimo formado para homenajear a Marx y Lenin y huir el suyo propio: Magdalena o “Lena” para sus familiares más cercanos.

A diferencia de otras actrices de Hollywodd, Marlene era una mujer con una extraordinaria formación artística. Estudió música y al trasladarse a vivir a Weimar descubrió la filosofía y la literatura, de la que fue siempre una apasionada.

Una inflamación en la mano la obligó a abandonar el apredizaje del violón y la condujo al teatro. Se matriculó en la prestigiosa escuela dramática de Max Reinhardt e inmediatamente intervino en su primera película como actriz: “Tragedia de amor” de Joe May.

Alterna el cine con el teatro y el music-hall, donde la conoció el gran director de cine Joseph von Sternberg, iniciando ambos una fructífera carrera en el “séptimo arte”, con películas inolvidables y canciones que marcaron una época, como “Ich bin von Kopf bis Fuß auf Liebe eingestellt” (Estoy hecha para el amor de la cabeza a los pies), que se conoce en el mundo entero por su título en inglés: “Falling in love again”.

Otra canción que le abrirá las puertas del mundo entero fue la conocida “Lili Marlene”, a la que le presta su propio nombre para inmortalizar a los fundadores del socialismo científico. La primera vez que la cantó fue delante de los soldados que combatían al fascismo en los campos de batalla.

El mito que Marlene ha dejado al mundo comienza en 1930 cuando interviene en la película de Von Sternberg “El ángel azul”, que muetsra todo su enorme magnetismo.

El éxito la lleva a las filas de la Paramount, la multinacional de la gran pantalla.

Tras la proclamación del III Reich en 1933, Marlene huye con Von Sternberg hacia Francia, donde el embajador hitleriano le propone regresar para convertirla en el emblema del nuevo régimen, algo que rechazó. Incluso rechazó también a su propia hermana, Liesel, porque se había casado con un nazi, George Will, que dirigía la producción cinematográfica de la Wehrmacht, el ejército alemán.

La actriz viajó a Hollywood en compañía de Von Sternberg y asumió la nacionalidad estadounidense en 1938.

Como tantos otros comunistas estadounidenses, partició activamente en la Segunda Guerra Mundial en las filas del ejército, visitando los campos de batalla para animar a los soldados que combatían a sus “conciudadanos” alemanes, porque ella era así: internacionalista. Siempre puso por delante las diferencias políticas e ideológicas, no las nacionales.

Ya hizo lo propio en la Primera Guerra Mundial, cuando tenía 14 años: el 14 de julio de 1915, aniversario de la Revolución Francesa, cortó rosas blancas para entregárselas a los soldados franceses que estaban presos en los campos de concentración.

En Estados Unidos “El ángel azul” no tuvo tanto éxito como “Morocco”, otra colaboración del dúo que formaba con Von Sternberg. “Él me ha creado”, dijo la actriz del director en sus memorias. Pero también trabajó con directores como Henry Hathaway, Ernst Lubitsch, Billy Wilder, Alfred Hitchcock, Fritz Lang, Orson Welles o Richard Quine, en una larga carrera artística que no acabó hasta 1978, cuando acabó el rodaje de “Just a gigolo” de David Hemmings.

El ejército de Estados Unidos la condecoró con la Medalla de la Libertad. El francés también la condecoró en 1949 y la nombró comandante honoraria por los servicios prestados en la lucha contra el fascismo. Mitterrand, Presidente entonces de la República francesa, quiso organizar un acto oficial en el Elíseo, que ella rechazó.

Marlene murió en 1992 en París, donde vivió los últimos años de su vida. Era un 6 de mayo, justo el día en el que el Festival de cine de Cannes le rendía homenaje.

Está enterrada en el cementerio de Schöneberg, en Berlín. Su tumba, donde yace con su madre, sólo está identificada por un nombre de guerra legendario, “Marlene” y un epitafio: “Yazco aquí en conmemoración de mis días”.

5 comentarios:

  1. Excelente trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Soy un gran admirador de Marlene Dietrich, su obra y personalidad. Como de Leni Rifensthal (sugiero que hagan una entrada sobre esta última). Soy comunista. Muy interesado en la cultura popular. De la cual, Marlene Dietrich es un gran icono. Algunas informaciones en esta artículo no son verdad. Es cierto que la última película como actriz de Marlene Dietrich fue “Just a gigolo” de David Hemmings, en la que trabajaba David Bowie, sobre el ambiente de la prostitución masculina en el Berlín decadente de los años 20, que Marlene también había conocido. Pero, su último trabajo fue el documental que sobre su vida hizo Maximilian Schell: Marlene, en 1984. Con Schell había trabajado en Vencedores y Vencidos, sobre los procesos de Nuremberg. Marlene puso su voz, puesto que no quería que apareciese su rostro y su casa. El documental está ambientado en un escenario, con escenas y grabaciones suyas intercaladas, junto a su voz y la del narrador. A Marlene no le gustó puesto que echaba por tierra muchos mitos sobre su figura. Que ella misma había cultivado. Pero ante su buena acogida (se le nominó al Oscar), le acabó dando el placet. Para mi su mejor película es Sed de Mal, dirigida por Orson Wells. Hay otras matizaciones que hay que hacer a su entrada. Marlene es la típica contracción alemana para Marie Magdalene (su nombre de pila). Se casó con el actor de origen checo Rudolf Sieber (del que nunca se divorció), el cual tuvo la idea de vestirla de hombre para darla una imagen andrógina, con la que que tener mas gancho. Con el que tuvo su único hija (Maria Riva, nombre de casada). Nunca vivieron juntos, y Marlene tuvo numerosas relaciones con hombres y mujeres, pero la mas duradera fue con el actor francés Jane Gavin. Su primer gran éxito fue el Angel Azul primera película sonora europea. Su película Marocco de 1930, con Gary Cooper, era para Serguey Eisenstein la mejor película que había visto (que no eran pocas). Hizo Devil is a Women (El diablo es mujer), basada en el libro de Pierre Louys La mujer y el pelele. En el que interpretaba a una española "de carácter fuerte". Lo que motivó una queja formal del gobierno de la II República Española, y que fuese prohibida en la España republicana. Marlene conservó hasta su muerte la única copia original que se conserva de esta película como un tesoro. Su acogida en EEUU no fue tan favorable como se dice en la entrada. El tipo de mujer que representaba, su andróginia, moralidad ... no gustaban mucho al público americano (eran los tiempos del Código Hays). Tuvo que adelgazar 15 kilos y refinar su cuerpo y manera, para dar una imagen menos "germánica". Rodajes conflictivos (hay películas inacabadas), sus elevados honorarios (450000 dólares de la época por Caballero sin armadura, rodada en 1939), lo que repercutía en baja rentabilidad de la películas, y su encasillamiento en un determinado tipo de mujer, hizo que se la catalogase de "veneno para la taquilla".

    ResponderEliminar
  3. Abandonó Alemania, junto con Sternberg cuando Hitler llegó al poder. Su posicionamiento político progresista y anti-nazi es notorio. Ya antes de la guerra colaboraba con dinero en un fondo de ayuda a la oposición alemana contra Hitler. En la 2GM mundial colaboró con la propaganda de guerra aliada, desde EEUU, contra Hitler. Obtuvo la ciudadanía de EEUU e hizo campaña por los bonos de guerra. Pero, en los noticieros de la época se la presentó como de origen checo, para evitar que el público americano se volviese en su contra siendo alemana. Una ridiculez, sabiendo todo el mundo su origen . Hay que decir que su entrada tiene un dalló tremendo. La canción Das Lied eines jungen Soldaten auf der Wacht (La canción de un centinela), mas conocida por Lily Marleen, es una canción de 1939, que se basaba en un poema de un soldado alemán de la 1 GM, Hans Leip. Musicada por el compositor alemán Norbert Schultze. En la Alemania de Hitler. Se grabó en 1939. pero empezó a tener una fama arrolladora desde 1941. Cuando la cantante que la había gravado en 1939 LELE ANDERSEN (no Marleen Dietrich) la interpretó desde Radio Belgrado. Esta era una radio nazi que emitía desde esta ciudad para toda Europa. La primera unidad en cantarla como "canción de compañía" fue el Africa Korps. Empezó a haber versiones en distintos idiomas, y los propios aliados la adoptaron. Hay una versión en ruso de Natalija Smitch (cantante soviética que se pasó al bando nazi), y otra, también en ruso que adoptó el Ejército Rojo. Después de la guerra Marlene siempre fue vista en Alemania occidental como una traidora. En una gira que hizo en Alemania Occidental en 1960 fue abucheada por el público. Ante la pregunta de:"por que durante la guerra se había pasado al enemigo", ella respondía siempre: "por decencia". Sin embargo en la DDR (Alemania socialista) hizo varias giras, como la de 1960, en las que siempre fue aclamada como una gran artista. A partir de 1960 se dedicó al musical, mas que al cine.Como muestra de su carácter digamos que en 1972, ante un programa musical que se iba a hacer en TV sobre su espectáculo, exigió que se gravase en directo en un teatro de verdad ante público de verdad. Cobró 250000 dólares por la actuación. Creo que hemos dicho ya bastante de esta grandísima artista. Como curiosidad dejo el enlace de la versión rusa de Lily Marlene
    https://youtu.be/gbNxqyUJx4o

    ResponderEliminar
  4. Siempre la he admirado...ahora todavía más....muchas gracias desde cdmx!!!

    ResponderEliminar
  5. Oscar Natalichio14 abr. 2018 21:06:00

    Si hubiese millones de personas como ellas, el capitalismo no existiría más y en el mundo prevalecería la paz, la amistad y la justicia real.

    ResponderEliminar