domingo, 15 de abril de 2018

Siria: concurso de tiro al plato con misiles

La mafia Washington-París-Londres ha vuelto a bombardear Siria. Han enviado a sus aviones de guerra contra un Estado miembro de la ONU para destruir lo que ya está más que destruido.

Han vuelto a experimentar con la táctica de los golpes quirúrgicos, ensayados desde tiempos de Clinton.

Operan a distancia, con misiles, teniendo cuidado para no enfrentarse a un adversario capaz de darle réplica en el campo de batalla.

El ataque relámpago de ayer es militarmente inútil. Es sólo una venganza por la derrota que no va a cambiar el equilibrio de fuerzas.

Está destinado para la galería, para el consumo de los medios y la propaganda de guerra.

No tuvo ningún resultado operativo, ni ningún impacto sicológico. Fue lo más parecido a un concurso de tiro al plato.

Eso han sido los misiles “inteligentes y bellos” de Trump, que acabarán como piezas de chatarra en el futuro museo de la guerra de Damasco.

La defensa antiaérea siria, que ha sido la única en responder, ha disfrutado de un ejercicio de entrenamiento a escala real absolutamente exitoso: ha destruido las tres cuartas partes de los misiles lanzados.

Si el bombardeo hubiera sido una batalla real, no cabría lugar a dudas de que Siria ha vuelto a ganar. De ahí que las primeras imágenes de Damasco sean las de una población feliz que ondea con orgullo la bandera árabe y el retrato de Bashar Al-Assad.

Los portavoces del imperialismo dicen que el objetivo era castigar al gobierno sirio por el uso de armas químicas contra civiles en Guta, pero las únicas pruebas que muestran son los vídeos que los yihadistas han subido a Youtube.

Nos aseguran que tienen otras pruebas “abrumadoras” pero que no nos las pueden enseñar porque son “secretas”.

Se reproduce la misma cantinela de 2003 con las “armas de destrucción masiva” que nunca aparecieron en Irak.

Primero disparan y luego preguntan. La Organización Internacional para la Prohibición de las Armas Químicas aceptó la invitación del gobierno sirio para investigar el asunto, pero el mismo día en que llegaron los expertos, los imperialistas ya habían bombardeado Damasco.

La guerra a distancia que han emprendido está perdida de antemano. La salva de misiles que ha caído sobre Siria no cambiará absolutamente nada el curso de los acontecimientos. Guta ha sido liberada y las demás provincias serán lo serán muy pronto.

Todo el mundo se ha dado cuenta, si es que antes no lo sabía. También lo saben los criminales de Washington, Londres y París. Por eso tensan pero no rompen la cuerda. Sus intereses inmediatos ya no están en Siria. Este país es una batalla perdida para ellos.


Fotografía nocturna de Damasco con el lanzamiento de un misil de la defensa antiaérea siria para interceptar las bombas lanzadas por los bandidos imperialistas

No hay comentarios:

Publicar un comentario